Buenaventura en Linea
La tecnología es la gran aliada de la inversión sostenible

La tecnología es la gran aliada de la inversión sostenible

Esta fue una de las interesantes conclusiones que emergió del Encuentro ‘Soluciones tecnológicas para la gestión de la ISR’, organizado por Spainsif. Durante el evento se analizó el papel que los avances tecnológicos están desempeñando a la hora de facilitar la gestión de la inversión sostenible y responsable (ISR), tanto desde el punto de vista de herramientas y soluciones ESG que emplean los actores del mercado financiero, como desde la integración de la inteligencia artificial, el big data o la medición de impacto en los análisis de las empresas y las carteras.

Los avances tecnológicos tienen importantes beneficios para diversos campos. El ámbito de las finanzas y en particular, de las finanzas sostenibles es uno de ellos. En este sentido, el Encuentro ISR ‘Soluciones tecnológicas para la gestión de la ISR’, organizado por Spainsif, ha analizado el papel que los avances tecnológicos están desempeñando a la hora de facilitar la gestión de la inversión sostenible y responsable (ISR), tanto desde el punto de vista de herramientas y soluciones ESG que emplean los actores del mercado financiero, como desde la integración de la inteligencia artificial, el big data o la medición de impacto en los análisis de las empresas y las carteras.

El encuentro ha contado con cuatro intervenciones especializadas de gestoras y empresas que han encontrado en la tecnología una palanca para el impulso de la inversión sostenible y su actividad. Carmen Orive, senior manager Capital Markets de Accenture España, ha moderado la mesa redonda virtual. Joaquín Garralda, presidente de Spainsif, ha puesto en contexto el desarrollo de la inversión sostenible desde un año 2000 en que los primeros fondos sólo valoraban la exclusión como estrategia de inversión. Sobre esto expresó: “En el crecimiento de la ISR ha jugado un papel fundamental la demanda institucional, el impulso del regulador, la inversión de impacto y, más recientemente, el engagement de los inversores institucionales con los emisores, no sólo en sus propuestas, sino también uniéndose con los activistas y, en un futuro próximo, reflejando también la opinión de los ahorradores individuales. Para propiciar este crecimiento han sido esenciales la influencia de la tecnología y el aumento de las fuentes de información”.

Aitor Jauregui, responsable para BlackRock en España, Portugal y Andorra, ha destacado cómo la tecnología permitirá la transición de la industria de gestión de activos hacia una economía neutra en carbono. En este sentido, el experto afirmó que: “En BlackRock siempre hemos sido conscientes del papel de la tecnología para ofrecer las mejores soluciones y para democratizar la inversión, y por eso es un pilar fundamental de nuestro negocio. Un claro ejemplo de nuestro compromiso es Aladdin Climate, una herramienta que permite medir los riesgos climáticos a los que se enfrentan los inversores”.

Por su parte, Javier Peñalva, director de Estrategia y Operaciones de Clarity AI, ha señalado las limitaciones técnicas a las que se enfrentan los inversores sostenibles, y ha recalcado la necesidad de ir más allá de la simple provisión de datos y ofrecer a los inversores herramientas tecnológicas que integren estos datos de forma intuitiva, sencilla y con un bajo coste, así como innovaciones en las metodologías científicas para medir el impacto social y medioambiental.

En esta misma línea, Fernando Ibáñez, director general de Ética, ha afirmado que “además de las soluciones tecnológicas, es necesario aplicar análisis y conocimiento humano a los datos ESG para poder construir carteras eficientes”. En los últimos dos años, en los que la sostenibilidad y la inversión sostenible han despegado, Ibáñez ha indicado que “las gestoras españolas demandan una solución integral de gestión ESG que no sólo resuelva la parte de análisis y gestión, sino también las necesidades en cumplimiento normativo, estrategias y políticas ESG y formación del equipo”.

Finalmente, Yuliya Plyakha Ferenc, MSCI ESG Portfolio Management Research, ha indicado que, en el caso de este proveedor de información para inversores, “la inteligencia artificial y las diferentes técnicas de extracción de datos alternativos nos ayudan a minimizar la dependencia en información reportada por los emisores”. Además, ha comentado que a través de herramientas como el Machine Learning o el Natural Language Processing ayudan a “incrementar la precisión en la selección, validación y análisis de datos con el propósito de generar contenido ESG financieramente relevante”.

Si bien se ha puesto de manifiesto el importante rol que cumple la tecnología Garralda ha considerado que, en esta nueva etapa de la inversión sostenible “no diluir la relevancia del juicio humano dentro de la inteligencia artificial será uno de los grandes retos para las gestoras y suministradores de información”.

 

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: