Conecte con nosotros
"La tecnología y la inteligencia artificial es la respuesta natural a los retos de la abogacía moderna" "La tecnología y la inteligencia artificial es la respuesta natural a los retos de la abogacía moderna"

Tecnología

“La tecnología y la inteligencia artificial es la respuesta natural a los retos de la abogacía moderna”

Avatar

Publicado

en

Irma Cebrián y Silvia Perea, Partners & CEO de Abroading, crearon el primer Proveedor Alternativo de Servicios Legales (ALSP) en España, especializado en la prestación de servicios de soporte legal y externalización de procesos legales. Iniciaron su trayectoria en el año 2011, cuando el mercado legal en España no había comenzado su proceso de transformación, con una única ilusión: prestar un servicio jurídico moderno y diferente dirigido a equipos legales.

¿Qué les hizo dejar el despacho y emprender la aventura de montar una firma propia?

Tras varios años trabajando en grandes firmas, nos dimos cuenta de que existían tareas que por su naturaleza, tenían un componente recurrente, estándar o altamente estandarizable que precisaba la implicación de otro tipo de recursos, no necesariamente la de grandes estructuras y abogados altamente remunerados, así que decidimos iniciar nuestro propio proyecto para dar respuesta a esa necesidad, con la intención de ofrecer un servicio jurídico diferente, moderno y muy cercano, orientado sobre todo a dar soporte a equipos jurídicos.

Han conocido las grandes firmas y también tienen la experiencia de su propio negocio ¿Qué es lo mejor de cada uno de los dos?

El servicio que ofrecemos en Abroading tiene una ventaja clara para el cliente en tareas del día a día, destaca por su flexibilidad, tarifas ajustadas y componente tecnológico, desde el primer día ayuda a agilizar y eficientar con la máxima calidad las actividades de los clientes. Nuestro día a día es muy dinámico, ya que nos permite entrar en la actividad diaria de distintos sectores, lo cual es muy interesante y enriquecedor.

De las grandes firmas destacaríamos principalmente el expertise en determinadas materias, con equipos altamente cualificados y especializados que pueden diseñar con éxito estrategias legales y asesorías complejas.

¿Es difícil emprender en la abogacía?

Actualmente, el mercado legal español está más abierto al nacimiento de nuevos despachos, ya sea en formato tradicional o en formatos cada vez más novedosos, donde se encajarían los ALSP, lo cual es maravilloso porque contribuye a crear un ecosistema legal más dinámico y mucho más creativo, y ello beneficia en última instancia al cliente. Sin embargo, hace 10 años, cuando iniciamos Abroading, no era sencillo iniciar un proyecto empresarial tan disruptivo y tan alejado de los modelos de ejercicio de abogacía tradicional.

“Los ALSP son modelos que nacen de una idea esencialmente flexible en su base, sin estructuras rígidas o jerárquicas”

Lo más difícil de iniciar un proyecto es siempre ganarse la confianza de los clientes. En el sector legal, este punto es especialmente difícil dado que se tratan asuntos sensibles y confidenciales que exigen una base de confianza incluso mayor. Por tanto, lo más complejo tal vez sea consolidar la marca del proyecto de tal forma que se asocie a garantía de éxito.

¿Por qué se decantaron por una ALSP en un momento en que no era lo más común?

En ese momento pensamos que si iniciábamos un proyecto legal, debíamos encontrar un factor diferencial claro, ofrecer algo diferente que no se hubiese explotado, ya que había suficiente oferta legal en otras formas tradicionales de prestar servicios legales. Nuestro factor diferencial era precisamente combinar tecnología y método para reestructurar y redefinir las tareas diarias a las que se enfrentan los equipos legales, ya que ninguna firma había iniciado entonces ese camino.

¿Acertaron con la forma?

Con perspectiva pensamos que sí, sin duda en España el sector de los proveedores alternativos estaba aún por desarrollar, comenzamos ofreciendo un servicio como proveedor de procesos legales (LPO) y con el tiempo hemos ido ampliando los servicios hacia los “managed services” u operativa diaria de los equipos legales, con implementación de tecnología en muchos de nuestros procesos. Hoy en día nuestro sector está en auge ya que hay una necesidad real por parte de nuestros clientes, que precisan combinar y optimizar sus posibilidades con distintos proveedores jurídicos.

¿Por qué los ALSP están siendo una revolución?

Los ALSP hemos nacido en plena digitalización, por lo que tenemos incorporado en nuestro ADN la transformación digital que en otro tipo de empresas supone un proceso más o menos largo. Ello nos permite adaptarnos mejor a los tiempos actuales. Nos distinguimos por resolver necesidades que siempre han existido, pero sin embargo no estaban cubiertas en el sector por la oferta existente hace unos años. Ofrecemos formas de trabajo más creativas y flexibles a un coste mucho más eficiente, y con recursos más adecuados. Por ello, cuando los clientes han encontrado que pueden cubrir estas necesidades de mejor forma, han apostado cada vez más por este tipo de servicios y proveedores.

¿Qué balance hacen de estos 10 años?

Es muy interesante ver la metamorfosis que ha experimentado el mercado legal en los últimos diez años. En nuestros inicios tuvimos que hacer una labor pedagógica importante explicando nuestras propuestas, que entonces resultaban rompedoras, y ahora en cambio, se trata de un modelo conocido y muy demandado por equipos legales que buscan agilizar las tareas de su día a día, lo cual sin duda responde a un cambio de mentalidad de todo el sector. Para nosotras ha sido un privilegio vivir esa transformación en primera fila, y nos sentimos muy orgullosas de haber contribuido de alguna forma a la generación de ese cambio. Sin duda, el balance de esta década de trayectoria en Abroading es muy positivo, no solo a nivel profesional, sino también a nivel personal.

Según el informe ‘Chief Legal Officer Survey 2020’, el 24% de empresas preguntadas dijo que sustituirá, para algunas tareas, a los bufetes por ALSPs. ¿Está cambiando la percepción de los clientes sobre la contratación de servicios legales tradicionales?

Lo que está cambiando es precisamente la percepción de los clientes sobre la contratación de servicios legales alternativos, que en ocasiones se asociaba de forma errónea a la idea de servicio low-cost y en consecuencia de baja calidad. Cada vez son más los directores jurídicos que se dan cuenta de los beneficios que implica incorporar a un ALSP como soporte a su propia estructura. No se trata únicamente de abaratar costes para una tarea concreta (que tal vez sea el factor menos relevante a la hora de contratar a un ALSP), sino de contar con una solución global que da respuesta no solo a los retos de Derecho material, sino también a los retos organizativos y de definición de proyectos. El cliente valora nuestra especialización y experiencia en determinadas materias, y confía en que le acompañemos en ese proceso con fórmulas dinámicas y flexibles que puedan adaptarse a las necesidades tanto del equipo legal como del propio negocio.

¿Cuáles son los retos de la abogacía para el futuro? ¿Y los suyos?

Uno de los retos más importantes de la abogacía es precisamente continuar la implementación tecnológica a los muchos procesos en los que esta puede eficientar y mejorar la actividad diaria de la práctica legal, sin perder de vista el necesario factor humano y ético en el ejercicio de la profesión. A ello, habría que añadir la necesidad de adaptarse a un entorno cada vez más en constante cambio, tanto normativo como de parámetros sociales, y nuevos sectores, lo cual requerirá definir estructuras cada vez más flexibles.

“Ofrecemos formas de trabajo más creativas y flexibles a un coste mucho más eficiente”

Por nuestra parte, uno de nuestros retos es seguir ofreciendo excelencia y seguridad en los procesos como hemos hecho durante esta trayectoria de 10 años, eficientando también los costes, así como seguir creciendo de forma continuada. Además, nos gustaría poder desarrollar software propio para dar soporte a nuestra actividad, en base a todo el expertise que hemos obtenido durante estos años, con la finalidad de ofrecer soluciones de Legal Management mucho más integrales.

¿Terminará la inteligencia artificial y las nuevas tecnologías con el abogado tradicional?

El uso de tecnología e inteligencia artificial aplicada al sector legal es la respuesta natural a los retos que presenta la abogacía moderna, y como tal, ha llegado para quedarse. Está claro que las herramientas tecnológicas aportan un valor añadido adicional en cuanto a la calidad del resultado y al ahorro de tiempos de ejecución, principalmente en proyectos de gran volumen. Por ello, es imprescindible desarrollar habilidades ligadas al manejo de estas nuevas herramientas. Sin embargo, a día de hoy, el elemento humano continúa siendo imprescindible, no sólo porque la gestión de dichas herramientas precisa de validación y supervisión, sino porque además hay muchos asuntos que por su especialidad no pueden resolverse sino es de la mano de un artesano del Derecho. Más que una sustitución, entendemos la inteligencia artificial como una herramienta que acelera y multiplica todo lo que el abogado puede abarcar. Sin embargo, creemos que los profesionales que no integren este cambio acusarán de un modo más profundo las diferencias que esta transformación suponga en el futuro.

Es 8 de marzo, Día Internacional de la mujer, ¿qué dificultades se han encontrado por el camino por ser mujeres para llegar a donde estáis en el sector de la abogacía?

Hemos invertido mucho trabajo, esfuerzo y sacrificio en Abroading, pero es algo que compartimos con todos aquellos que en un momento dado deciden emprender y crear su propio proyecto, con independencia del género, por lo que no sería acertado decir que hemos tenido dificultades por el mero hecho de ser mujeres. Si que puede resultar un reto en el ámbito de la conciliación familiar, y en algunas ocasiones, ha pesado mucho más nuestra edad, sobre todo en nuestras primeras entrevistas, cuando teníamos que explicar nuestras propuestas a abogados que nos doblaban en edad y en experiencia. Entonces, muchos se sorprendían de nuestra juventud y de lo disruptivo del proyecto, pero lo cierto es que, a pesar de que algunos vieron esos elementos como algo negativo o limitativo, muchos otros confiaron en nosotras y en Abroading, y eso nos permite hoy poder celebrar nuestro décimo aniversario, así que estamos enormemente agradecidas.

En concreto en el sector de las ALSPs, ¿hay más igualdad? ¿Aprecian que es igual de difícil que en un despacho llegar a puestos de responsabilidad?

Muchos de los ALSP cuentan con mujeres dentro de su dirección, todas ellas con una trayectoria profesional muy destacada. Puede tratarse de una mera coincidencia, pero sí es cierto que este punto resulta llamativo frente a los ránkings de abogados en los que apenas figuran mujeres. En nuestra opinión, es un signo más de la diferencia que existe entre la cultura empresarial de ambos modelos. Frente a las estructuras tradicionales, los ALSP son modelos que nacen de una idea esencialmente flexible en su base, sin estructuras rígidas o jerárquicas, y tal vez por ello facilitan la visibilidad del talento con independencia del género. En nuestro caso particular, prácticamente todo el equipo de Abroading está formado por mujeres, no por una cuestión de cuotas, sino porque todas ellas han hecho méritos para ocupar sus actuales posiciones, son increíblemente talentosas y están comprometidas con nuestros valores corporativos.

¿Cuál es la gran asignatura pendiente en cuanto a igualdad en el sector?

La conciliación entre la vida personal y laboral. Los puestos de dirección son altamente exigentes en todos los niveles, y en muchas ocasiones resulta complicado compaginar la responsabilidad laboral y familiar, especialmente en el caso de las mujeres, que habitualmente tienen un peso mayor en el cuidado de la familia. Es preciso que todos los operadores legales, con independencia de su modelo, ya sea tradicional o más flexible, trabajen en políticas que permitan esa conciliación. No hay que olvidar que detrás de cada proyecto empresarial hay personas, y por tanto, es preciso dar cobertura no solo a sus aspiraciones profesionales sino también a expectativas que se encuadran en sus necesidades personales y humanas.

¿Qué consejo le darían a dos jóvenes abogadas que, como ustedes, estén pensando en emprender en el sector legal?

Emprender es una aventura tan apasionante como exigente. Se trata de un camino largo, a veces difícil, lleno de esfuerzos y sacrificios, en el que no hay que perder de vista el objetivo del proyecto y su valores. En nuestro caso particular, siempre ha sido importante mantener el foco en entregar al cliente lo mejor de nosotras como equipo, y a día de hoy, ese sigue siendo nuestro horizonte. Sin embargo, también es importante recordar que detrás de cada caso de éxito, se esconden cientos de intentos fallidos, y resulta vital para el proyecto capitalizar cada uno de ellos, no como fracasos, sino como herramientas de aprendizaje y de mejora. Actualmente, el mercado legal español está muy abierto a la innovación, por lo que animamos a todos los abogados jóvenes a explorar su propia creatividad para aportar ideas nuevas.

comentariosforum0WhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Fuente de la Noticia

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: