Buenaventura en Linea
Las 7 lecciones de liderazgo de Steve Jobs

Las 7 lecciones de liderazgo de Steve Jobs


9 min read

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.


Hay algunos libros que mantengo cerca de mi cabecera. No suelen ser grandes clásicos o tratados gordos, sino libros que permiten volver a ellos una y otra vez para buscar inspiración o para reordenar mis ideas. Son libros que he leído y releído muchas veces.  Entre mis librillos de cabecera están El Principito, Cartas del Diablo a su Sobrino, Fueras de Serie, El Hombre más rico de Babilonia, La Vaca Púrpura, El Botón de Like, El Hombre en Busca de Sentido, Las Aventuras de Sherlock Holmes, El Estilo Virgin y, más recientemente, un pequeño compendio de 14 lecciones de liderazgo de Steve Jobs, de su biógrafo, Walter Isaacson. 

La biografía completa bien vale la pena; pero en este pequeño libro, Isaacson hace una labor encomiable de síntesis, abordando las principales lecciones de un hombre que, a pesar de sus muchas fallas, logró transformar el mundo en que vivimos, la manera en que nos conectamos y el contenido que consumimos.

Como su nombre lo dice, el libro presenta 14 lecciones. Son lecciones sobre los negocios, la creatividad, el emprendimiento y la vida. En honor de la simplicidad y el espacio propio en un artículo como éste, te comparto mis siete favoritas. ¡Quizás sean suficientes para despertar tu curiosidad y buscar la otra mitad en su fuente original! 

1. Simplifica

“La sencillez es la máxima sofisticación” afirmaba Apple en su primer folleto publicitario. Eliminar todos los componentes innecesarios permite a un producto o sistema mostrar su verdadera alma. Jobs aprendió a admirar la sencillez cuando trabajaba en el turno de noche en Atari tras dejar los estudios en la universidad. Es difícil de creer, pero los juegos de Atari no traían manual de instrucciones. Las únicas instrucciones del juego arcade de Star Trek eran: 1. Introduce una moneda. 2. Evita los klingons. Esto marcó el estilo de Jobs, quien desde entonces se mantuvo obsesionado con la simplicidad, la limpieza, la usabilidad y la intuición. 

Esto requiere, en nuestro caso, una pasión verdadera por eliminar partes innecesarias en los productos y en los procesos en aras de la economía y la sencillez. Simplicidad no es lo mismo que pereza o descuido. Se requiere ser un gran jardinero para saber qué ramas podar.

2. Responsabilízate de todo el proceso

Las empresas -y el mundo entero- están llenas de personas cuya frase favorita es “ese no es mi trabajo”. Son personas que han sido educadas para presionar un botón, apretar una tuerca, cerrar una puerta. Asumen su parte en el proceso, pero evitan el proceso completo. No les importa el producto final, ni la experiencia, ni la identidad del todo, sino solo hacer su parte, cumplir su trabajo y tener cubiertas las espaldas si algo sale mal. “No fue mi culpa”, dirán. “Ese no es mi trabajo”.

Los líderes se responsabilizan de todo el proceso. Siempre dan más de lo que se les pide, no porque desean aplausos, o quieren lucirse, sino porque, sencillamente, el proceso completo les duele en el estómago, en los huesos, en el alma. Jobs revisaba cada parte del producto, cada tornillo y cada conexión. Revisaba el diseño, la producción, la programación. En especial revisaba cada momento en la experiencia del usuario: la compra, el pago, el unboxing, la instalación y el uso. 

Los líderes no gobiernan desde estados de resultados o briefings. Los líderes se mueven, se asoman, abren las puertas, saludan a las personas, revisan los diseños, abren los archivos, preguntan e invierten tiempo en sumergirse en el proceso completo. Es verdad que los líderes saben cuándo delegar, pero sobre todo, saben cuándo no hacerlo.

3. Distorsiona la realidad

El “campo de distorsión de la realidad” es una de las características más famosas de Steve Jobs, y fue llamado así por Steve Wozniak debido al impacto que tenía la confianza de Jobs en las demás personas. Cuando alguien -ya fuera un ingeniero de Atari, el mismo Wozniak o un ejecutivo de Macintosh- le decía a Jobs que algo “no era posible”, Steve los miraba con intensidad. “Tú puedes hacerlo. Sé que puedes. Pero tienes que creerlo”.  La mayoría de las veces, éstas personas lograban lo que antes habían llamado “imposible”.

¿Y en tus propios proyectos? Hazte el hábito de no aceptar un “no” por respuesta, o un “imposible” por toda explicación. Como líder, tienes que creer que tú puedes dar más, que otros pueden dar más y que, mientras tu competencia espera sentada a que sucedan las cosas “posibles”, tú estás dando un paso más allá.

Pero claro, antes tienes que creerlo.

Cuando alguien -ya fuera un ingeniero de Atari, el mismo Wozniak o un ejecutivo de Macintosh- le decía a Jobs que algo “no era posible”, Steve los miraba con intensidad / Imagen: Depositphotos.com

4. Combina las humanidades y las ciencias

Steve Jobs era un genio, de eso no hay duda. Pero su genio no consistía en ser un gran científico -había otros mejores, como Wozniak o Gates- y tampoco en ser un gran artista -también los había mejores-. Su genio consistía en funcionar como catalizador, como punto de unión entre ambos mundos: en crear algo nuevo en este punto dulce en donde la ciencia y el arte se mezclaban.

Jobs era apasionado del diseño y la estética casi tanto como de la funcionalidad y la velocidad. Sus programas y aparatos no solo tenían que funcionar bien: tenían que ser hermosos. En los negocios, en muchas ocasiones estas dos nociones se encuentran en constante tensión y pelea: los diseñadores y los ingenieros; los de ventas y los de administración.

Un buen líder debe tener conocimiento e intuición en ambas partes de la ecuación, y llevar a todos a trabajar con miras a un mismo producto o servicio. 

5. Trabaja solo con los mejores

“Mi trabajo consiste en ser sincero”, decía Steve Jobs. Si bien el creador de Apple era famoso por su mal genio y su temperamento que podía parecer grosero, algo hay de verdad en su sistema. Muchas veces -y aún más, quizás, en nuestra cultura latinoamericana- podemos ser demasiado amables con las personas que hacen mal las cosas o que, sencillamente, no trabajan. Si tu empresa desea estar en la punta de la ola, entonces, como líder, debes poder encontrar y trabajar con los mejores: personas con el conocimiento, la habilidad y la disposición de hacer las cosas bien.

No te digo que te conviertas en un jefe tiránico, grosero o maleducado. Pero hay un límite de cosas que puedes “dejar pasar” antes de que arrastren a la empresa tras de sí. Exígete primero a ti, comunica tu visión exige a los demás. Grosería es no hacerlo.

6. Concéntrate

Cuando Jobs regresó a la junta de Apple en 1997, la empresa se encontraba desarrollando docenas de distintos prototipos y productos. No era una empresa sólida invirtiendo en investigación y desarrollo: era una empresa quebrada y sin foco.

Jobs caminó hacia una gran pizarra, descalzo, tomó un plumón y dibujó una tabla con dos filas y dos columnas, y después escribió: “Consumidor, Profesional, Escritorio, Portátil”. Después dijo a su equipo: dejen todo lo que están haciendo y concéntrense en solo cuatro productos, uno para cada cuadrante.


 
Imagen: Francisco García Pimentel

Ese mismo día abandonaron más de 18 proyectos y se concentraron en cuatro productos. Estos cuatro productos salvaron a Apple de la quiebra y reinventaron el siglo XX. A veces no es falta de talento o capacidad lo que falla: es la dispersión. “Decidir lo que no hay que hacer es tan importante como decidir lo que hay que hacer -dijo el mismo Jobs-, y esto sirve tanto para empresas como para productos”

7. Sigue hambriento

“Cambiar al mundo” es una frase tan trillada como absurda. Mientras la cultura y el mercado parecen forzarte a hacer las cosas igual, a seguir los mismos caminos, a comportarte y a encajar. Pero como el famoso anuncio de “1984” de Apple decía: “Piensa diferente. Este es un homenaje a los locos, a los inadaptados, a los rebeldes, a los alborotadores, a las fichas redondas en los huecos cuadrados. Aunque algunos los vean como locos, nosotros vemos su genio, porque las personas lo bastante locas como para pensar que pueden cambiar el mundo… son las que lo cambian”.

Así que no importa si, al final, lo alcanzas: lo importante es que tengas un sueño grande, absurdo, tan gigantesco que parezca imposible. Son estos sueños los que harán que te levantes cada mañana emocionado, hambriento y con ganas de más. Son estos sueños los que te empujarán a buscar la perfección, a buscar a los mejores y a ser mejor tú mismo.

Así, pues, mantente hambriento y ve por todo. ¿Para qué soñar sueños pequeños?

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: