in

Las células T Haywire atacan la proteína en "malo" colesterol

Las células T Haywire atacan la proteína en "malo" colesterol | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Las células T pueden provocar inflamación a medida que se acumulan placas peligrosas en el sistema cardiovascular. Imagen del Instituto de Inmunología de La Jolla. Crédito: Instituto de Inmunología de La Jolla

La prevención de la aterosclerosis, la causa subyacente de la enfermedad cardíaca, significa que los científicos deben comprender cómo las células inmunitarias provocan la inflamación en las arterias.

El desafío es que las células T involucradas en la aterosclerosis son muy raras y extremadamente difíciles de encontrar en el torrente sanguíneo. «Este es un problema clásico de la aguja en el pajar», dice el profesor Klaus Ley, MD del Instituto de Inmunología de La Jolla (LJI).

Pero las células T no pueden esconderse para siempre. En un estudio publicado recientemente en Investigación cardiovascular de la naturalezaLey y sus colegas describen un grupo de células T que atacan una proteína llamada apolipoproteína B (APOB).

APOB es el principal componente proteico del colesterol LDL o «malo». Se pueden formar placas peligrosas en las arterias a medida que aumentan los niveles de LDL en el torrente sanguíneo. Estas placas pueden provocar inflamación, bloquear el flujo sanguíneo e incluso romperse para desencadenar derrames cerebrales y ataques cardíacos.

Ley y sus colegas descubrieron que las células T que se dirigen a APOB pueden contribuir a la inflamación y promover la progresión de la aterosclerosis. De hecho, los experimentos de seguimiento en ratones mostraron que a medida que la enfermedad empeora, un fenómeno llamado «expansión» de las células T conduce a más y más de estas células T reactivas a APOB en el torrente sanguíneo.

«Las células T específicas de APOB se vuelven más agresivas una vez que ha comenzado la enfermedad», dice Ley.

El nuevo estudio es el primero en describir las células T involucradas en la aterosclerosis con un alto nivel de detalle. Ley y sus colegas analizaron muestras de sangre de ocho mujeres en una cohorte diversa de mujeres de entre 50 y 60 años (voluntarias en el Estudio Interagencial de Mujeres sobre el VIH financiado por los NIH).

El equipo de LJI colaboró ​​con científicos del Colegio de Medicina Albert Einstein para analizar cuidadosamente más de 12 000 células T de estos pacientes utilizando dos técnicas de vanguardia: secuenciación de ARN de células individuales y secuenciación de receptores de células T. En este enorme conjunto de células T, se destacaron 110 células, y los científicos descubrieron que estas células eran capaces de atacar APOB.

A medida que se acercaban más, los investigadores encontraron que las células T que se dirigen a APOB se asemejan a un tipo de célula T llamada célula T reguladora (Treg), que normalmente regula la inflamación. Sin embargo, estas células T no se comportaban como Treg normales. Parece que estas nuevas células T desarrollan una nueva identidad a medida que se desarrolla la enfermedad cardíaca.

Este estudio es una buena noticia para el futuro del tratamiento de las enfermedades cardíacas. Ley dice que la detección de estas células T puede conducir a diagnósticos para detectar mejor la enfermedad cardíaca y la gravedad de la enfermedad a través de una muestra de sangre. El conocimiento también acerca a Ley al desarrollo de una vacuna que amortigua esta peligrosa actividad de las células inmunitarias para prevenir la aterosclerosis.

En el futuro, Ley planea observar un grupo de pacientes más amplio que también incluye a hombres con aterosclerosis. Espera conectarse con más pacientes con enfermedades cardiovasculares y trabajar con sus médicos para recolectar pequeñas muestras de sangre para la investigación clínica. «El factor limitante en este trabajo es el acceso a las muestras de los pacientes», dice.


Las células T pueden pasar de ayudar a dañar en la aterosclerosis


Más información:
Ryosuke Saigusa et al, La transcriptómica de células individuales y la reconstrucción de TCR revelan la respuesta de las células T CD4 al epítopo APOB restringido por MHC-II en la enfermedad cardiovascular humana, Investigación cardiovascular de la naturaleza (2022). DOI: 10.1038/s44161-022-00063-3

Proporcionado por el Instituto de Inmunología de La Jolla


Citación: Las células T Haywire atacan la proteína en el colesterol «malo» (20 de mayo de 2022) recuperado el 21 de mayo de 2022 de https://medicalxpress.com/news/2022-05-haywire-cells-protein-bad-cholesterol.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.



Fuente de la Noticia

Redacción
Author: Redacción

¿De dónde vienen las 'jaleas de caja hawaianas'? | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

¿De dónde vienen las ‘jaleas de caja hawaianas’?

Saturday Night Live está perdiendo a Kate McKinnon y más estrellas junto a Pete Davidson | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Saturday Night Live está perdiendo a Kate McKinnon y más estrellas junto a Pete Davidson