Buenaventura en Linea
Las fuerzas de seguridad mueren a tiros en Myanmar en represión militar

Las fuerzas de seguridad mueren a tiros en Myanmar en represión militar

Una niña de siete años murió en su casa después de que las fuerzas de seguridad abrieran fuego en la segunda ciudad más grande de Myanmar, Mandalay, la víctima más joven hasta ahora en la violenta represión militar contra la oposición al golpe del mes pasado.

Según los informes, la niña estaba sentada en el regazo de su padre cuando los soldados entraron a su casa el martes y trataron de dispararle, dijo su hermana a la agencia de noticias Myanmar Now. También murieron dos hombres en el municipio, según el informe.

El personal de un funeral en Mandalay dijo a la agencia de noticias Reuters que la niña de siete años había muerto por heridas de bala en el municipio de Chan Mya Thazi el martes.

El ejército no hizo comentarios inmediatos sobre el incidente.

El gobierno militar ha acusado a manifestantes a favor de la democracia de incendios provocados y violencia durante las semanas de disturbios y dijo que estaba usando la menor fuerza posible para sofocar las manifestaciones diarias.

El martes, el portavoz del gobierno militar Zaw Min Tun expresó su tristeza por la pérdida de vidas y dijo que 164 manifestantes habían muerto en total.

El grupo activista de la Asociación de Asistencia a Prisioneros Políticos (AAPP) dice que al menos 261 personas han muerto en la represión de las fuerzas de seguridad.

Al menos 20 niños han muerto en la violencia en lo que Save The Children, un grupo humanitario, ha descrito como un «total desprecio por la vida humana por parte de las fuerzas de seguridad».

El lunes, un niño de 14 años, también de Mandalay, fue asesinado.

Tun Tun Aung estaba dentro de su casa en una “zona de ocupantes ilegales” y no participó en la protesta cuando lo mataron. El niño fue enterrado el martes.

Condena internacional

«También son nuestros ciudadanos», dijo Zaw Min Tun en una conferencia de prensa en la capital Naypyidaw, un día después de que la Unión Europea y Estados Unidos impusieran más sanciones a grupos o individuos vinculados al golpe del 1 de febrero que destituyó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi.

Al caer la noche, se llevaron a cabo vigilias con velas en la capital comercial Yangon y otras ciudades.

El gobierno militar se ha enfrentado a la condena internacional por organizar el golpe que detuvo la lenta transición de Myanmar a la democracia y por su letal represión de las continuas protestas.

Ha tratado de justificar la toma de posesión diciendo que las elecciones de noviembre pasado, que la Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Aung San Suu Kyi ganó de manera aplastante, fueron fraudulentas, una acusación que la comisión electoral ha rechazado. Los líderes militares han prometido una nueva elección pero no han fijado una fecha y han declarado el estado de emergencia.

Zaw Min Tun, del gobierno militar, culpó del derramamiento de sangre a los manifestantes y dijo que nueve miembros de las fuerzas de seguridad también habían sido asesinados.

«¿Podemos llamar a estos manifestantes pacíficos?» dijo mientras mostraba un video de fábricas en llamas. «¿Qué país u organización consideraría pacífica esta violencia?»

Dijo que las huelgas y los hospitales que no estaban en pleno funcionamiento habían causado muertes, incluso por COVID-19, calificándolos de “deshonestos y poco éticos”.

El miércoles, los manifestantes iniciaron una “huelga silenciosa”, parte de un intento del movimiento de desobediencia civil por encontrar nuevas formas de protesta que no pongan a las personas en riesgo de violencia militar.

Decenas de miles de negocios y otros establecimientos se vieron obligados a cerrar como resultado de la huelga, dejando paralizadas muchas ciudades y pueblos.

Reclamaciones por fraude

En una conferencia de prensa de más de tres horas el martes, el portavoz también acusó a los medios de «noticias falsas» y avivar los disturbios. Dijo que los periodistas podrían ser procesados ​​si estuvieran en contacto con el Comité Representante de Pyidaungsu Hluttaw o CRPH, como se conoce a los restos del gobierno de Aung San Suu Kyi.

El ejército ha declarado a la CRPH una organización ilegal y su afiliación se castiga con la muerte.

El portavoz afirmó que la NLD había creado cientos o incluso miles de boletas adicionales en numerosos municipios al inventar votantes, incluso en el propio distrito electoral de Aung San Suu Kyi. También se mostraron videos de personas que decían que fueron pagados por representantes de la NLD.

La NLD ha negado haber hecho ningún intento de manipular las elecciones.

También se mostró el testimonio en video del ex ministro principal de Yangon, Phyo Min Thein, diciendo que visitó a Aung San Suu Kyi varias veces y le dio dinero «cuando lo necesitaba».

Manifestantes contra el gobierno militar marchan el martes en la aldea de Dawei en la región de Tanintharyi [Handout photo/Dawei Watch via AFP]

Aung San Suu Kyi, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 1991 por su campaña para llevar un gobierno civil democrático a Myanmar, ha estado detenida desde el golpe y enfrenta cargos que, según su abogado, han sido preparados para desacreditarla.

La Unión Europea y Estados Unidos impusieron este lunes sanciones contra personas involucradas en el golpe y la represión de los manifestantes.

Las 11 personas nombradas por la UE incluyen al general Min Aung Hlaing, comandante en jefe del ejército y ahora jefe del gobierno militar.

La UE ya tiene un embargo de armas sobre Myanmar y ha impuesto sanciones a algunos altos funcionarios militares desde 2018.

Washington ya había sancionado a Min Aung Hlaing y las medidas anunciadas el lunes ampliaron los nombres en la lista.

Algunos de los vecinos de Myanmar también se manifestaron en contra de la violencia.

«Creemos que la violencia contra civiles desarmados es imperdonable», dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, en Kuala Lumpur después de conversar con su homólogo de Malasia.

Dijo que aunque no creían en la interferencia externa en los asuntos internos de un país: “Estamos dispuestos a hacer todo lo posible para apoyar al pueblo de Myanmar que, de hecho, se merece mucho mejor en el futuro”.

El gobierno militar dijo que está cooperando con cinco países vecinos – Bangladesh, China, India, Laos y Tailandia – y valora y respeta sus palabras. China tiene considerables intereses comerciales en Myanmar y es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU con poder de veto.



Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: