in

Las mujeres científicas no obtienen la autoría que deberían, sugiere un nuevo estudio

La ciencia es cada vez más conducida por equipos. Pero dentro de esos equipos, el crédito no siempre se asigna equitativamente: Las mujeres son menos propensas a ser autoras que los hombres en su grupo de investigación en la misma etapa de su carreraincluso contabilizando las horas que cada individuo trabajó en el proyecto, según un estudio publicado hoy en Naturaleza. “Es poco probable que las consecuencias de tales disparidades en la retención de mujeres mayores y la atracción de mujeres jóvenes por carreras científicas sean positivas”, escriben los investigadores.

Los estudios en muchos campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas han documentado que las mujeres escriben menos artículos de lo esperado según el porcentaje de mujeres en el campo. Pero ha sido un desafío averiguar por qué ese es el caso, en parte porque es difícil identificar quién quedó potencialmente fuera de las listas de autores. El nuevo estudio superó este obstáculo al basarse en un conjunto de datos únicos y detallados de casi 10 000 equipos de investigación científica con sede en EE. UU., las 128 859 personas que trabajaron en esos equipos entre 2013 y 2016 y los 39 426 artículos de revistas que produjeron. Con estos datos, los autores pudieron vincular quién hizo el trabajo y quién finalmente obtuvo el crédito por ello. (El estudio infirió el género en base a los nombres, un método que implica algún error y no permite la identificación de investigadores no binarios).

“Es casi como si este artículo lograra investigar la ‘materia oscura’ detrás de la desigualdad de género”, dice Dashun Wang, profesor de la Universidad Northwestern que estudia la ciencia de los equipos. “Señala un factor crucial, aunque a menudo pasado por alto, que impulsa la desigualdad: la atribución”.

“Este artículo es fantástico porque aborda algo sobre lo que nos hemos estado preguntando: ¿qué está sucediendo detrás de escena, cuál es la razón detrás de esta brecha de género en la autoría?” agrega Tamara Pico, profesora asistente de ciencias de la tierra en la Universidad de California, Santa Cruz, quien es autora de un estudio de 2020 que investiga la brecha de género en la autoría en su campo. “La gente dirá, bueno, tal vez las mujeres presenten menos documentos o se involucren menos, y por supuesto que hay razones de género por las que ese podría ser el caso, pero este estudio muestra que… al menos de alguna manera sustancial, subestimar las contribuciones es la razón por la cual las mujeres son menos representados como autores.”

Es común escuchar historias sobre mujeres que quedan fuera de las listas de autores, señala la autora del estudio Britta Glennon, profesora asistente de negocios en la Universidad de Pensilvania. “Conozco a muchas mujeres que han tenido esta experiencia”, pero “no sabía la magnitud de la misma”, agrega. “Todo el mundo conoce la historia ocasional, pero creo que la gente podría suponer que son casos atípicos. Y lo que estamos diciendo es que no lo son… en realidad es mucho más sistémico».

Glennon reconoce que el estudio no pudo controlar todos los factores que intervienen en la determinación de quién merece la autoría. Es posible, por ejemplo, que algunos de los hombres que trabajan en los equipos de investigación trabajaron más horas de las que se informaron oficialmente a su institución o tuvieron más contribuciones intelectuales al trabajo del grupo.

Sin embargo, señala que las mujeres informan que reciben menos crédito del que sienten que merecen. En una encuesta de 2446 científicos realizada como parte del nuevo estudio, las mujeres eran más propensas que los hombres a informar que fueron excluidas de la autoría y que sus colegas habían subestimado sus contribuciones a un artículo. Y un estudio de 5575 investigadores publicado el año pasado informó que las mujeres son más propensas que los hombres a ver las decisiones de autoría como injustas.

“Cada IP [principal investigator] de cada laboratorio consiste en idear su propio conjunto de reglas y decidir quién obtiene la autoría, por lo que no hay consistencia entre los laboratorios, entre los campos”, dice Glennon. Eso puede dejar la puerta abierta para que se introduzcan sesgos implícitos. Por ejemplo, los IP pueden recompensar a alguien con quien se llevan bien o que es más visible en el laboratorio, dice ella. Para remediar la situación, las agencias o instituciones de financiación deberían establecer reglas explícitas para la autoría, argumenta. “No puede ser simplemente lo que siente un IP”.

“Realmente deberíamos preocuparnos por la atribución”, agrega el autor principal del estudio, Matthew Ross, economista y profesor asociado de la Universidad Northeastern. Si no se aborda el problema, «esto dará como resultado que menos mujeres sean promovidas y menos mujeres en puestos de liderazgo en la ciencia».

Fuente de la Noticia

Redacción
Author: Redacción

CRQ en alianza con MERCAR harán manejo inteligente de residuos sólidos – Quindío Noticias

CRQ en alianza con MERCAR harán manejo inteligente de residuos sólidos

¿En qué momento se considera que una enfermedad es una amenaza global? aquí está la respuesta | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

¿En qué momento se considera que una enfermedad es una amenaza global? aquí está la respuesta