Buenaventura en Linea
Las políticas económicas que propone el BID ante la crisis | Economía

Las políticas económicas que propone el BID ante la crisis | Economía

El panorama económico mundial no es favorable en los próximos y mucho menos para América Latina y el Caribe. Así lo indica el más reciente informe macroeconómico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que asegura que la región sufrirá una fuerte reducción de su crecimiento, de entre 1,8 y 5,5 por ciento del PIB en 2020, debido al impacto de la pandemia del coronavirus.

(‘Coronavirus restaría al menos 0,7% al PIB de Latinoamérica’). 

Así mismo, el daño económico se extenderá en 2021 y 2022 a menos que los gobiernos implementen programas bien enfocados para amortiguar los impactos.

El reporte también incluye recomendaciones de políticas fiscales, monetarias y financieras para los países de cara al mayor desafío económico desde la Gran Depresión de 1929.

De acuerdo con el BID, en la Gran Recesión de 2009 la región sufrió una caída de su PIB del 2 por ciento pero la región pudo recuperarse y crecer al 6 por ciento en 2010, gracias a un renovado acceso a los mercados de capitales, solidez fiscal y altos precios de materias primas.

(Aplazan asamblea anual del BID en Barranquilla). 

El reto en esta ocasión va a ser encontrar la mezcla correcta de políticas que aseguren una rápida recuperación.

“Nuestra región va a sufrir un shock de proporciones históricas”,
dijo el Economista Jefe del BID, Eric Parrado. “Los países necesitan salvar vidas, asegurando el distanciamiento social y otorgando los recursos necesarios a sus sectores de salud.
Medidas complementarias y temporales pueden apoyar a las economías durante el cierre parcial y organizado”.

“Necesitamos preservar el corazón productivo de nuestras economías para aumentar las oportunidades de una recuperación rápida”, agregó Parrado.

“Medidas que van en esa dirección incluyen proveer ayuda a las personas más vulnerables que han perdido su fuente de ingreso, ayudar y proveer incentivos a las empresas para que se mantengan a flote y eviten la separación de sus empleados, y la entrega de liquidez a los bancos para que puedan ser parte de la solución”.

(Asamblea del BID en Colombia). 

El reporte incluye cuatro escenarios de shocks externos: moderado, fuerte, severo y extremo. El escenario severo implicaría una pérdida del 12,2 por ciento del PIB de la región a lo largo de tres años y el escenario extremo se traduciría en una pérdida de 14,4 por ciento.

El uso de escenarios en lugar de un solo número de proyección económica es para ayudar a los formuladores de política a que naveguen mejor las profundas incertidumbres por la naturaleza inédita de la pandemia. De momento, los riesgos están sesgados hacía los escenarios menos optimistas.

POLÍTICAS PARA COMBATIR LA PANDEMIA

Según el BID, la primera prioridad para recuperar el crecimiento económico debería ser detener la propagación del virus, evitar que el sector de salud se vea desbordado, garantizar que cuente con los recursos adecuados y salvar vidas.

Una segunda prioridad debería ser proporcionar alivio a los hogares más vulnerables que han perdido sus fuentes de ingresos como resultado del distanciamiento social y otras medidas. Y una tercera prioridad debería ser apoyar a las empresas para reducir al mínimo el aumento del desempleo, tratar de evitar la separación entre las empresas y sus empleados y las costosas quiebras y liquidaciones.

La estrecha vigilancia del sector financiero debería ser una prioridad adicional para garantizar la estabilidad financiera y permitir que los bancos comerciales ayuden a las empresas y los hogares.

En cada esfera, la mayoría de las políticas deberían diseñarse y comunicarse como medidas temporales y extraordinarias. Debería haber una estrecha vigilancia para asegurar que las intervenciones lleguen realmente a los beneficiarios previstos, y los hacedores de políticas deberían considerar ex ante cómo esas políticas luego se irán eliminando para poder mantener los sólidos marcos fiscales, monetarios y financieros establecidos antes de la crisis.

De acuerdo con la entidad, en la medida que disminuya el número de casos, y a medida que aumenten los recursos para la realización de pruebas y el rastreo de contactos y se puedan hacer cumplir las medidas de cuarentena, volviéndolas más sofisticadas y menos intrusivas y económicamente costosas, se podrán contemplar otras estrategias menos agresivas.

Por lo tanto, será extremadamente importante priorizar las medidas y asegurar que se obtenga el mayor rendimiento por cada peso de apoyo.

El volumen total de los paquetes fiscales dependerá del financiamiento disponible. En primer lugar, se pueden identificar las eficiencias tanto en los ingresos como en los gastos.

En segundo lugar, se pueden ahorrar recursos en algunas esferas y transferirlos a las necesidades prioritarias. En tercer lugar, algunos países pueden acceder a los mercados y pueden pedir más préstamos sin sacrificar la sostenibilidad, aunque es probable que tengan que hacer frente a costos de financiamiento más elevados.

Para el organismo, en América Latina y el Caribe, los países también están aplicando políticas agresivas de distanciamiento social que deberían dar fruto para ayudar a contener el virus. Durante este período, las políticas económicas deberían estar dirigidas a garantizar que los sistemas financieros se mantengan fuertes para que puedan actuar como un vehículo de apoyo a las empresas.

También deberían seguir ayudando a las empresas e incentivarlas para que conserven el trabajo, y ayudar a las familias más pobres y vulnerables del sector formal e informal que podrían perder sus fuentes de ingresos.

Las fuentes de financiamiento pueden estar restringidas, por lo que es esencial utilizar los recursos de manera eficiente. El mantenimiento de la estabilidad económica y financiera será fundamental para evitar mayores costos.

Los programas extraordinarios deben ser establecidos de manera estrictamente temporal. Si se puede preservar el corazón de la economía, mantener los vínculos entre las empresas y los trabajadores, y mantener bajas las liquidaciones de empresas, minimizando la destrucción de capital, entonces la recuperación debería producirse a medida que la crisis de salud disminuya.

Fuente de la Noticia

Comentar

coméntenos

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: