in

Las razones de la crisis que enfrenta el Centro Democrático

Las razones de la crisis que enfrenta el Centro Democrático

El partido político Centro Democrático atraviesa un momento difícil. Las divisiones internas han llevado al retiro de algunos de sus miembros, el número de curules obtenidas en las elecciones del Congreso de la República fue menor del previsto y se quedó ya sin candidato presidencial directo para las elecciones del 27 de mayo.

En un video publicado en sus redes sociales, el expresidente y máximo líder de ese partido, Álvaro Uribe Vélez, afirmó que aunque el Centro Democrático no está atravesando por su mejor momento, tiene que continuar trabajando por Colombia y concentrarse en no permitir que el exalcalde Gustavo Petro, llegue a la Presidencia.

“A pesar de nuestras dificultades, debemos en el Centro Democrático afianzar nuestras convicciones en favor de la patria, un país seguro, que derrote el narcotráfico, el terrorismo, el microtráfico, que obtenga seguridad rural, urbana, con apoyo a las fuerzas armadas que son tan maltratadas por el doctor Petro y sus líderes, un país con sus libertades, unas libertades tan amenazadas por el doctor Petro”, aseguró Uribe en el video.

El expresidente afirmó que el Centro Democrático debe fortalecer al empresariado, apoyar los emprendimientos y facilitar créditos, además de prevalecer el cuidado ambiental y las zonas ecológicas de Colombia, reiterando nuevamente que el candidato Petro no debería, en su opinión, llegar al poder.

«Hay sectores que están diciendo es necesario que nos movamos, que empecemos a ver otras opciones, no podemos seguir poniendo todos nuestros recursos en una sola persona (Álvaro Uribe)»: Carlos Charry, sociólogo.

Bajas para el Congreso

Como se recordará, hace cuatro años el Centro Democrático fue el partido político más votado en Colombia para los comicios legislativos, logrando 19 curules en el Senado, lo que representó el 16,4% de la corporación.

Para este 2022 la fuerza política tuvo bajas importantes logrando solo 13 escaños en el Senado, hecho previsible para algunos analistas, puesto que el expresidente Uribe no figuraría en las listas.

Y aunque para muchos es un hecho significativo y sinónimo de debilidad, para el analista político Laureano Tirado “los resultados sin Uribe en lista y con los porcentajes de desfavorabilidad del expresidente y del presidente Duque no son tan catastróficos como lo quieren presentar”.
De acuerdo con Tirado, que el CD haya logrado representación en el Congreso “en el peor momento del partido, del Uribismo, y del mismo Álvaro Uribe” es algo a destacar.

No obstante, fue después de las cifras de Cámara y Senado que el mismo exmandatario aseguró que “el principal responsable de esa disminución soy yo, por la afectación a mi reputación” y que el entonces candidato oficial del uribismo, Óscar Iván Zuluaga, adhirió a la candidatura de Federico Gutiérrez.

“En vista de los resultados electorales y de la necesidad de unidad por el bien de Colombia, he tomado la decisión personal de renunciar la candidatura presidencial para acompañar la aspiración de Gutiérrez. Lo hago sin cálculos políticos ni burocráticos y sin esperar nada a cambio”, indicó el excandidato a través de un video publicado un día después de las elecciones a Congreso.

Si bien la renuncia a la carrera por el Ejecutivo fue aplaudido por algunos militantes del CD, por ejemplo por las senadoras María Fernanda Cabal, quien escribió en su Twitter “Buena decisión. Primero la Patria” y por María del Rosario Guerra: “La decisión de apoyar a @FicoGutierrez tiene el espaldarazo de todo su partido y su casa, el @CeDemocratico”, para otro sector del uribismo pudo haber generado malestar.

“La tendencia del partido a no tener un candidato propio y las mismas movidas de Uribe a apoyar a Federico Gutiérrez, han generado cierto inconformismo en algunos sectores que se consideraban más radicales, más de derecha”, manifiesta el sociólogo de la Universidad del Rosario Carlos Charry.

Serie de renuncias

Por los bajos ánimos de los resultados de las legislativas o por el manejo que se le está dando a la colectividad, algunos militantes del uribismo han presentado sus renuncias o están a la expectativa de hacerlo.

El hecho más reciente que marcó al partido fue la salida de la agrupación política de la nueva ministra de Vivienda, Susana Correa, decisión que tomó debido a que, según Correa, los intereses del partido han venido cambiando constantemente.

“Me permito presentar mi renuncia a esta colectividad, la cual he acompañado desde sus inicios y he sido parte de todo su proceso de crecimiento, formación y consolidación con el cual me identificaba plenamente. Sin embargo, en estos momentos no comparto las decisiones tomadas por el partido”, aseguró Correa en un documento que escribió el 16 de marzo, pero que salió a la luz pública la semana pasada.

La ministra aseguró que los ideales con los que fue fundado el partido han cambiado con el pasar de los años y que el Centro Democrático estaría privilegiando a sus directivos e intereses personales y no pensando en los de la colectividad.

“La carta de renuncia a la militancia del Centro Democrático de la actual ministra de Vivienda, Susana Correa, es de una torpeza única”, considera Tirado.

El expresidente Uribe dice que pese a todos los inconvenientes, el partido debe salir adelante y “continuar trabajando por Colombia” y no permitir la llegada de Petro.

Explicando que en primer lugar “la hace en medio de sus funciones de ministra de Estado, en la peor crisis del partido que la eligió sin votos como Senadora en 2014”, pero peor aún, agudizará el distanciamiento entre el presidente Iván Duque y la fuerza política uribista.

Pues bien se sabe, el gobierno del presidente Iván Duque además de contar con altos niveles de desfavorabilidad que llegan al 70 %, ha sido a su vez altamente criticado por facciones del uribismo, explican los analistas.

“A raíz de la mala imagen que tiene el actual gobierno en la ciudadanía, ha dado pie a que el partido de gobierno se vea afectado”, añade Charry.
Correa no ha sido la única figura en renunciar, también lo hicieron los hijos del líder del uribismo, Tomás y Jerónimo.

Con respecto a qué habría motivado a los Uribe a desistir, los rumores dicen que se trata por discrepancias con la gestión de la directora de la colectividad Nubia Stella Martínez y al manejo que se le estaba dando al Centro Democrático, tanto así que anticipaban el fracaso electoral de este 2022.

Y es que de acuerdo con el diario El Colombiano, “todos los caminos llevan a Nubia Stella Martínez, pues otros congresistas de esa corporación apuntaron que varios militantes consideran que su tiempo a la cabeza debería terminar”.

Sin embargo, otras voces aseguran que la renuncia de Tomás y Jerónimo fue con el objetivo de enfocarse en sus negocios, como los centros comerciales Nuestro y la plataforma digital de vivienda La Haus.
De otro lado, se ha visto al representante a la Cámara Gabriel Santos sosteniendo reuniones con integrantes de la Coalición Centro Esperanza.

Y aunque algunos especulan en torno a una renuncia al partido de su parte, Santos aseguró que solo se trata de encuentros casuales con otros congresistas que “se quemaron” para el nuevo período legislativo.

Así las cosas, “ el futuro del Centro Democrático depende de la bancada congresional, de las directivas que deben entender que el partido esta agotado entre los electores y la opinión unos temas que llevan 20 años trajinándose entre la opinión. Deben leer y entender que hay una nueva ciudadanía, unos nuevos problemas que afectan a la sociedad. Ahí esta la nueva plataforma ideológica”, concluye el analista Tirado.

Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

32 Points
Upvote
1649030050 583088 1649030336 miniatura normal

VIDEO: Avalancha bloquea paso por vía Curos Málaga

Desarrollo Social trabaja con la niñez de Rock Hole