Conecte con nosotros
Lewis Hamilton, el piloto que parece invencible Lewis Hamilton, el piloto que parece invencible

Deportes

Lewis Hamilton, el piloto que parece invencible

Avatar

Publicado

en

La temporada 2021 de la Fórmula 1 ya inició y con ello surgen muchas dudas sobre lo que ocurrirá este año. ¿Habrá una escudería que pueda detener a Mercedes AMG Petronas Motorsport? ¿La dupla Max Verstappen con Sergio Checo Pérez en Red Bull Racing será la que pueda ganar el primer título para el equipo desde 2013?

Pero nadie duda que la cuestión más importante de todas es lo que pueda hacer Lewis Hamilton este año. El piloto, siete veces ganador del Campeonato de Pilotos de la F1, es el que parte, de nueva cuenta, como el rival a vencer en esta campaña de la categoría más importante del deporte motor. No en vano ya ganó el Gran Premio de Bahréin tras una reñida y emocionante contienda con el propio Verstappen, lo que abre la puerta para encaminarse a otro título del mundo y consagrarse como el más grande piloto de todos los tiempos, al menos con una vitrina que lo respalde ante los detractores.

Y es que el británico está a 22 carreras de poder hacer historia, pues un octavo Campeonato de Pilotos le ayudará a superar al legendario Michael Schumacher, con quien comparte la cima de los pilotos más exitosos de la historia de la Fórmula 1, cada uno con siete títulos del mundo.

A pesar de los esfuerzos de Red Bull Racing para lograr que Max Verstappen sea campeón y que Sergio Pérez apoye al equipo, Lewis Hamilton se perfila como favorito para ganar y hacer historia en el Gran Circo. De acuerdo con Zamba, una de las casas de apuestas más prestigiosas de Colombia, Hamilton es favorito en las apuestas con cuotas de 1.60, seguido de cerca por el piloto holandés (2.50) y muy por delante de Valtteri Bottas (25.00) y Checo Pérez (27.50).

Un histórico por dónde se le vea

En 2008, con los colores de McLaren-Mercedes, se convirtió en el campeón más joven en la historia de la Fórmula 1, con 23 años, nueve meses y 26 días, hasta que Sebastian Vettel lo superó en 2010, al proclamarse monarca de la categoría reina del deporte motor con 23 años, cuatro meses y 11 días.

Aquella fue una temporada sumamente emocionante, al punto de que se resolvió en la última carrera: el Gran Premio de Brasil (una carrera que este año está en riesgo). La campaña 2008 se corrió con 18 carreras, siendo la de Sao Paulo la última etapa del calendario.

Hamilton terminó en la quinta posición y logró ganarle a Felipe Massa, de Ferrari, a quien no le bastó la victoria. Sexto lugar en la última vuelta, Hamilton le tenía cedido el triunfo a Massa, hasta que pudo adelantar a Timo Glock en la penúltima curva y pudo llevar su total a 98 puntos, uno más que el competidor brasileño.

La temporada siguiente no pudo defender su título, pues un mal arranque (incluida una descalificación en el Gran Premio de Australia), junto con solo dos victorias y tres podios más lo hicieron conformarse con el quinto lugar del campeonato de pilotos, al totalizar 49 puntos. Esa temporada, Jenson Button se coronó con 95 unidades.

El año siguiente fue mejor, pero el título no llegó: quedó en la cuarta posición con 240 puntos, en tanto Vettel, bajo los colores de Red Bull-Renault, fue que le quitó la marca a Hamilton como el campeón más joven de todos los tiempos.

Las siguientes temporadas fueron similares: quinta posición (2011) y cuarto lugar (2012), hasta que llegó a Mercedes en 2013, en el que tuvo un primer año de aprendizaje (cuarto lugar, con 189 puntos), pero comenzó una de las historias más dominantes en la historia del deporte.

Para 2014 ganó su segundo título mundial al terminar con 384 puntos, superando a su compañero Nico Rosberg (317), en lo que fue el comienzo de una de las rivalidades contemporáneas más reñidas de la Fórmula 1 y el inicio de Mercedes como la escudería dominante de los últimos años: siete Campeonatos de Constructores consecutivos.

En 2015 se repitió la dosis: Hamilton campeón con 381 puntos y Rosberg su escolta con 322 puntos. Pero 2016 es, muy posiblemente, una de las temporadas más recordadas de la Fórmula 1, con Nico Rosberg como campeón del mundo con 385 puntos, cinco más que Hamilton.

Una temporada complicada en la que un séptimo lugar en el Gran Premio de China fue determinante para que el alemán le llegara a tomar ventaja de 43 puntos, además de un choque con su propio compañero en España, lo que les costó la carrera. Una serie de distracciones como en el Gran Premio de Europa (quinto lugar), también afectaron y, aunque logró recortar distancias con su compañero e incluso ganó en Austin, México, Brasil y Abu Dabi, la ventaja del alemán evitó que pudiera refrendar su título mundial.

Antes de la temporada 2017, Rosberg anunció que dejaba el asiento de Mercedes, con lo que llegó Valtteri Bottas y comenzó el dominio absoluto de Hamilton, campeón de 2017 a 2020 con amplio margen. De no ser por el título de Rosberg en 2016, Hamilton ya habría superado a Schumacher, pero ahora, nace una oportunidad perfecta para que el piloto inglés se consagre como el máximo ganador en la historia de la Fórmula 1.

Fuente de la Noticia

Tendencias

%d bloggers like this: