in

Llamado urgente: Hogar y escuela empáticos

Foto: Sandra Libeth Valencia Betancurth

Los docentes y familias se deben proponer construir juntos un hogar y entorno escolar ‘saturado’ de empatía.

En los últimos años la vida del ser humano es sumamente agitada, donde las agendas rebosan de responsabilidades y las pantallas amenazan con reemplazar las conversaciones familiares, es aquí cuando surge un llamado urgente a la acción. La docente Sandra Libeth Valencia Betancurth, expresa: “En este torbellino de ocupaciones, no podemos perder de vista del cimiento esencial de nuestra sociedad: la familia y con ella un llamado que se extiende más allá de las puertas del hogar que nos convoca a construir juntos no solo un hogar, sino también un entorno escolar ¨saturado¨ de empatía”. 

Foto: Sandra Libeth Valencia Betancurth

En entrevista, la profesora indica que hoy, más que nunca, es una necesidad que la empatía se viva en casa, los tiempos modernos nos desafían a mantenernos conectados en un nivel más profundo, a mirarnos con ojos comprensivos dentro de las cuatro paredes que llamamos hogar, la empatía no es simplemente una virtud; es el tejido que une los lazos familiares y sociales sustentando el bienestar emocional de cada individuo.

 En este segundo hogar los profesores tienen una responsabilidad aún mayor, cuentan con semilleros completos de ciudadanos compasivos y resilientes, los profesores, como guías en este viaje, “moldeamos la empatía en acción”. Cada interacción en el aula, cada gesto de comprensión, cada mirada de aprobación, cada palabra de aliento, cada mano de ayuda, contribuye a la creación de un ambiente educativo en el que los estudiantes se sientan no solo intelectualmente desafiados, sino también emocionalmente respaldados.

Es momento de hacer del hogar y la escuela refugios emocionales, laboratorios de empatía, donde los niños aprendan mediante el ejemplo la importancia de comprender y cuidar a los demás, donde cada miembro se sienta visto, valorado y comprendido, “recordemos que la empatía no es solo una palabra, sino una acción cotidiana, es el gesto de consolar en momentos difíciles, de celebrar los triunfos individuales y colectivos, de situarnos en los zapatos del otro, de comunicarnos y colaborar con otros” concluye la pedagoga.

Dato: Este llamado no es solo una invitación; es una imperativa para salvaguardar la esencia misma de la familia en un mundo que, a pesar de su constante cambio, anhela la autenticidad y la conexión humana.

Llamado urgente: Hogar y escuela empáticos | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Invitación

“A las familias les insto a ser arquitectos de un hogar no con ausencia de situaciones por resolver, sino de un hogar donde se mantengan momentos de unión, un desayuno, un almuerzo, un hola, ¿cómo te fue?,¿necesitas algo? ¿Cómo te sientes?, en su defecto un agradecer juntos al caer la noche por el valioso regalo de ser y estar, más allá de las demandas laborales y las ocupaciones diarias, reservemos tiempo para escucharnos verdaderamente, para comprender las alegrías y desafíos que cada uno enfrenta en su día a día, así estaremos caminando hacia la empatía y encontraremos el antídoto contra la soledad que amenaza con infiltrarse en nuestros corazones y separarnos”. Sandra Valencia.

“La presión académica a menudo eclipsa las necesidades emocionales de nuestros estudiantes, las aulas deben transformarse en refugios de apoyo emocional, las escuelas no solo pueden ser centros de aprendizaje académico”.

Avance de las obras en punto crítico del corredor concesionado Bogotá - Villavicencio | Infraestructura | Economía

Avance de las obras en punto crítico del corredor concesionado Bogotá – Villavicencio | Infraestructura | Economía

Google News Logo

Alcaldía y Elec iluminan Montería con una Alegre Navidad