in

Los antiguos europeos cultivaban productos lácteos, pero no podían digerir la leche

En los últimos 10 000 años, las poblaciones que vivían muy separadas en Europa, África, el sur de Asia y el Medio Oriente adquirieron por separado un cambio genético clave: la capacidad de digerir la lactosa del azúcar de la leche en la edad adulta. Los investigadores pensaron que las personas que tenían esa capacidad y vivían en culturas lecheras obtenían un impulso nutricional y tenían más hijos, lo que propagaba los cambios genéticos.

Pero en los últimos años, hallazgos inesperados, como los datos de Mongolia, donde las personas devoran productos lácteos pero el 95 % de los adultos son genéticamente intolerantes a la lactosa, han cuestionado esa historia. Ahora, un estudio combina grandes conjuntos de datos arqueológicos sobre la producción lechera con ADN antiguo y encuentra que en toda Europa, las personas consumieron lácteos durante milenios antes de que la persistencia de la lactasa en la edad adulta fuera generalizada. Los investigadores sugieren que la enfermedad y el hambre pueden haber convertido la intolerancia a la lactosa de incómoda a mortal, provocando períodos de intensa selección del rasgo digestivo.

El estudio “cambia nuestra comprensión a largo plazo de la relación entre el consumo de leche y la persistencia de la lactasa”, dice Jessica Hendy, arqueóloga de la Universidad de York que no participó en el trabajo.

En el nuevo estudio, los arqueólogos recopilaron evidencia de leche de casi 7000 piezas de cerámica antigua, tomadas de 554 sitios europeos que representan los últimos 9000 años. Siguieron el auge y la caída de la ganadería lechera en toda Europa analizando las grasas conservadas en la cerámica. Con especialistas en ADN antiguo, luego compararon esto con signos de persistencia de lactasa en 1293 genomas humanos publicados de las mismas regiones y período.

El uso fluctuante de productos lácteos a lo largo del tiempo no coincidió con los cambios en la persistencia de la lactasa. En cambio, los investigadores encontraron que lo que consideraban señales de hambruna y enfermedad mejor coincidió con los saltos en la persistencia de lactasa en el ADN antiguoinforman hoy en Naturaleza. (Utilizaron registros arqueológicos para identificar períodos de disminución de la población, tal vez hambrunas, así como períodos de mayor densidad de población, posiblemente tiempos de propagación más rápida de enfermedades).

La intolerancia a la lactosa en los cultivos lecheros podría ser peligrosa para las personas enfermas o hambrientas, sugiere el coautor Mark Thomas, genetista evolutivo humano del University College London. Una persona intolerante a la lactosa que consume leche normalmente sufre flatulencia y diarrea, sin efectos más severos que vergüenza e incomodidad, dice Thomas: “Pero si tienes diarrea cuando estás severamente desnutrido, entonces tienes problemas serios. Una de las mayores causas de muerte en el mundo es la pérdida de líquidos en personas con desnutrición severa”.

Los hallazgos respaldan la idea de que la producción lechera por sí sola no fue la fuerza clave detrás de la propagación de la persistencia de la lactasa, dicen los investigadores: la presión de selección probablemente solo se fortaleció cuando se combinó con la enfermedad y el hambre.

Es una «vía emocionante» para la investigación en curso, dice Hendy. Pero advierte que es difícil estimar las fluctuaciones de la población antigua y comprender qué las condujo.

La investigación complementa los resultados anteriores, como la desconcertante llegada tardía de la persistencia generalizada de lactasa en Europa Central, dice Christina Warinner, arqueóloga molecular de la Universidad de Harvard. Pero ella dice que el nuevo estudio aporta el peso de varios grandes conjuntos de datos a la pregunta. La historia de la producción lechera ha estado “llena de sorpresas”, dice Warinner. “Nos está ayudando a apreciar mejor las complejidades del pasado”.

Fuente de la Noticia

Redacción
Author: Redacción

Reporte

What do you think?

Comienza la primera audiencia en la corte de Pensilvania para 800 votos por correo | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Comienza la primera audiencia en la corte de Pensilvania para 800 votos por correo

Una hoja de ruta para el futuro del desarrollo de la terapia contra la hepatitis B | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Una hoja de ruta para el futuro del desarrollo de la terapia contra la hepatitis B