Conecte con nosotros

Tecnología

Los científicos convirtieron restos de comida como cáscaras de plátano y hojas de repollo en materiales de construcción

Publicado

en

Investigadores de la Universidad de Tokio utilizaron desechos de alimentos, como cáscaras de plátano y hojas de repollo, para crear productos de construcción lo suficientemente fuertes como para ser utilizados en la construcción.

|

Investigadores de Japón han descifrado una forma de utilizar los desechos de alimentos, como las cáscaras de plátano o las hojas de repollo, y convertirlos en productos de construcción para la construcción.

Un equipo del Instituto de Ciencias Industriales de la Universidad de Tokio analizó todo tipo de desperdicio de alimentos y utilizó un concepto de ‘prensado en caliente’ que se usa comúnmente para convertir el polvo de madera en materiales de construcción.

Sin embargo, utilizaron sobras de comida secadas al vacío y mezclaron el polvo de comida con agua, condimentos y lo pusieron a una temperatura lo suficientemente alta para luego probar la fuerza, así como vigilar el sabor, olor y apariencia de la mezcla.

«Nuestro objetivo era utilizar algas y restos de comida común para construir materiales que fueran al menos tan fuertes como el hormigón», dijo Yuya Sakai, autor principal del estudio, en un comunicado. declaración.

Investigadores de la Universidad de Tokio utilizaron desechos de alimentos, como cáscaras de plátano y hojas de repollo, para crear productos de construcción lo suficientemente fuertes como para ser utilizados en la construcción.

Se estima que entre el 30 y el 40 por ciento de los alimentos se desperdician anualmente en los EE. UU., O aproximadamente 20 libras por mes

Se estima que entre el 30 y el 40 por ciento de los alimentos se desperdician anualmente en los EE. UU., O aproximadamente 20 libras por mes

Todos los materiales excedieron el objetivo de resistencia a la flexión de los investigadores, excepto las calabazas.

Todos los materiales excedieron el objetivo de resistencia a la flexión de los investigadores, excepto las calabazas.

«Pero dado que estábamos usando residuos de alimentos comestibles, también estábamos interesados ​​en determinar si el proceso de reciclaje afectó el sabor de los materiales originales».

Los hallazgos se publicarán en la 70ª Reunión Anual de la Sociedad de Ciencia de Materiales, Japón, como «Desarrollo de material de construcción novedoso a partir de desechos alimentarios».

Uno de los coautores del estudio, Kota Machida, dijo que todos los materiales excedieron su ‘objetivo de resistencia a la flexión’, excepto las calabazas.

También fue notable la resistencia de las hojas de col china, que según Machida «produjeron un material tres veces más resistente que el hormigón».

Cuando las hojas de col se mezclaron con el material a base de calabaza, hubo un «refuerzo efectivo» que satisfizo a los investigadores.

Sorprendentemente, los restos de comida recién reciclados mantuvieron la mayor parte de su sabor, encontraron los investigadores.

Si se agregaron condimentos como sal o azúcar para mejorar el sabor, la fuerza no se redujo.

El material tampoco se vio afectado negativamente por podredumbre, hongos o insectos y no hubo «cambios apreciables» en la apariencia o el sabor después de haber estado expuesto al aire durante cuatro meses.

De acuerdo con la Departamento de Agricultura de EE. UU., el desperdicio de alimentos es un problema enorme a nivel nacional.

Se estima que entre el 30 y el 40 por ciento de los alimentos se desperdician anualmente, o aproximadamente 20 libras por mes.

A un nivel del 31 por ciento, eso equivaldría a aproximadamente 133 mil millones de libras de alimentos o $ 161 mil millones en alimentos, a partir de 2010.

A nivel mundial, el problema es aún mayor: el Programa Mundial de Alimentos estimados que un tercio de los alimentos del mundo se desperdicia cada año, o un billón de dólares.

Como tal, es «crucial para desarrollar métodos para reciclar restos de comida», dijo la universidad en el comunicado.

Con los materiales lo suficientemente fuertes para proyectos de construcción pero aún comestibles en naturaleza y sabor, podría haber una serie de ‘aplicaciones creativas’ que provengan de su investigación, agregó la universidad.

Cómo optimizar el almacenamiento de su refrigerador para mantener sus compras frescas durante más tiempo y ahorrarle dinero

En un intento por combatir el desperdicio de alimentos y educar a los consumidores sobre cómo aumentar la vida útil de los artículos de su refrigerador, Samsung creó una serie de consejos sobre cómo organizar un refrigerador.

1. Adapte los estantes de su refrigerador a sus necesidades para poner fin a una botella alta o un contenedor de sobras que no encajarán como le gustaría

2. Asegúrese de saber dónde deben almacenarse sus frutas y verduras: algunos alimentos como los aguacates, los melocotones y el melón deben guardarse fuera del refrigerador antes de que maduren, pero deben colocarse en el refrigerador una vez que estén maduros para evitar el desperdicio.

3. Para mantener una temperatura uniforme dentro de su refrigerador, busque modelos que incluyan la tecnología No Frost, lo que mantiene los alimentos frescos por más tiempo pero también previene la acumulación de hielo.

4. Recuerde que la humedad es tan importante como la temperatura. Si es posible, busque usar cajones que tengan configuraciones ajustables, evitando que las frutas y verduras frescas se empapen

5. Guarde siempre las carnes, aves y pescados crudos en el estante inferior del refrigerador y manténgalos envueltos para evitar que los olores de los alimentos se propaguen y los jugos goteen sobre otros alimentos.



Fuente de la Noticia

Tendencias