Home Ciencia Los límites exteriores de la reproducción humana

Los límites exteriores de la reproducción humana

por Redacción BL
0 comentario

Las consideraciones éticas juegan un papel importante en la dirección de la investigación de las tecnologías reproductivas. Una directriz ética importante con respecto a cualquier nueva tecnología se resume en la frase «solo porque podemos, ¿no significa que debemos hacerlo?» Esta directriz, en referencia a la tecnología reproductiva, significa que la investigación y cualquier aplicación clínica potencial debe centrarse en sus beneficios para la salud humana o la infertilidad.

Hace más de veinticinco años, cuando Dolly fue clonada, especialistas en ética preguntó ¿cuáles podrían ser los beneficios de la tecnología de clonación en la medicina reproductiva? Hoy en día, los avances en la tecnología de clonación se han elevado a un nivel completamente nuevo. Los científicos han logrado recientemente clonar 581 ratones – todo desde una sola celda original. Además, los ratones clonados se pueden producir a partir de células muertas de cadáveres congelados y pueden servir como una forma de producir animales clonados a partir de especie en peligro.

Sin embargo, la aplicación de la tecnología de clonación a la reproducción humana sigue siendo limitada, en parte porque no existen aplicaciones claras sobre cómo la clonación mejorará la salud humana. No hay informes de científicos que clonen humanos a pesar de que compañías como Sinogene y ViaGen ofrecen a los clientes la opción de clonar perros, gatos y caballos. Además, Revivir y restaurar es una empresa dedicada al uso de tecnología de clonación para preservar especies en peligro de extinción. Una lección de estas compañías es que la clonación de personas será bastante costosa y, a menos que el seguro de salud cubra esto, solo estará disponible para los ricos. Con costos tan altos y una falta de utilidad clara, la clonación de seres humanos también viola otra directriz ética de la justicia: crear la misma accesibilidad a los tratamientos médicos para todas las personas.

Los científicos han desarrollado otras nuevas tecnologías reproductivas más allá de la clonación clásica. En marzo de 2022, PNAS publicado un logro sorprendente en la reproducción asexual, al generar una cría de ratón que se derivó de ovocitos no fertilizados (es decir, partenogénesis, reproducción de cualquier organismo a partir de un óvulo sin fertilización). El desafío científico en la creación de organismos mediante la partenogénesis es superar la presencia de mecanismos reguladores epigenómicos que impiden el desarrollo embriológico.

Para superar esta limitación, se fusionaron dos óvulos en una sola célula y luego se trataron con tecnología de edición de genes (CRISPR) para apuntar a siete regiones específicas de su ADN. Estos embriones partenogenéticos modificados se trasplantaron a madres adoptivas para generar descendencia viable a término. El desarrollo embriológico en un ratón completamente desarrollado ocurrió porque la tecnología CRISPR utilizada por estos científicos reprogramó estos siete normalmente. regiones de ADN impresas. Este ratón no solo fue creado sin un padre, sino que este proceso de «inmaculada concepción» creó una camada de crías de ratones que eran clones genéticos idénticos de su madre. Aunque este proceso fue muy ineficaz en ratones, no existe ninguna razón científica por la que no pueda aplicarse para generar embriones humanos clonados.

Sin embargo, una barrera ética para la partenogénesis humana es la casi concepto universal que los seres humanos necesitan ser creados a través de la reproducción sexual. La base moral, ética y práctica de este precepto incluye la idea de que cada ser humano es y debe ser único y que la reproducción sexual fortalece la especie al permitir la selección natural. Creemos que las metodologías de partenogénesis CRISPR utilizadas en el artículo de PNAS, citado anteriormente, serían éticamente inaceptables por dos razones. En primer lugar, la descendencia se generaría mediante reproducción asexual y, en segundo lugar, serían clones genéticos de la madre.

Los autores de este artículo de PNAS no proporcionaron detalles específicos que expliquen cómo esta tecnología podría ayudar con la infertilidad humana o la atención médica humana en el futuro. Su declaración es vaga, ya que afirman: «El éxito de la partenogénesis en los mamíferos abre muchas oportunidades en la agricultura, la investigación y la medicina». A diferencia de la partenogénesis, el trasplante de células madre espermatogoniales de ratones machos infértiles a ratones hembra para generar descendencia no clonal a través de la reproducción sexual se considera una tecnología éticamente justificada que pueden tener valiosas aplicaciones médicas futuras para la salud humana.

Si bien la aplicación de la tecnología CRISPR a la partenogénesis sigue siendo éticamente controvertida, otros avances en las técnicas CRISPR están desempeñando un papel importante en la medicina. La tecnología CRISPR se está desarrollando para corregir mutaciones y alterar nuestros perfiles epigenéticos en el tratamiento de enfermedades genéticas. Por ejemplo, en la primavera de 2022, los científicos utilizaron con éxito la tecnología CRISPR para tratar a una persona con anemia de células falciformes. El embrión de un paciente de células falciformes se desarrolla normalmente en el útero porque produce hemoglobina fetal. Al nacer, se activa un interruptor genético y el bebé comienza a producir solo hemoglobina adulta. Debido a la mutación genética en la hemoglobina adulta, los pacientes con enfermedad de células falciformes desarrollan anemia grave. Usando la tecnología CRISPR, los científicos pudieron evitar que se activara el interruptor de apagado genético, lo que permitió a los pacientes producir hemoglobina fetal a lo largo de sus vidas, mitigando los efectos nocivos de la hemoglobina adulta mutante que normalmente producirían.

La pauta ética de beneficencia (es decir, hacer el bien) aplicada a la investigación reproductiva sugiere un enfoque en tecnologías que sirvan para beneficiar a la ciencia animal, la agricultura y las enfermedades humanas. Las tecnologías CRISPR caen bajo esta rúbrica por sus aplicaciones potencialmente transformadoras e innovadoras en el diagnóstico de enfermedades humanas. Esto implica aumentar la longevidad humana, erradicar los virus humanos, xenotrasplante de órganos de cerdo en humanos y tratar muchas de las 7000 enfermedades genéticas que plagan trágicamente la vida y la salud humanas. Hasta la fecha, la partenogénesis no cae bajo esta rúbrica ética. Si los científicos desean continuar explorando la partenogénesis en la reproducción humana asexual, se les insta a que primero identifiquen y presenten escenarios éticos concretos en los que estas tecnologías podrían mejorar la salud humana.

Este trabajo es una colaboración entre John D. Loike, Ph.D., quien se desempeña como director interino de bioética en el New York Medical College y profesor de biología en Touro College y Alan Kadish, MD, es el presidente de Touro University.

Fuente de la Noticia

You may also like

Noticias de Buenaventura y el mundo

2024 – All Right Reserved. [email protected]