in

Los tumores de cáncer colorrectal ayudados y obstaculizados por las células T

Los tumores de cáncer colorrectal ayudados y obstaculizados por las células T | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Los tumores colorrectales están repletos de glóbulos blancos, pero se debate acaloradamente si estas células ayudan o dificultan el cáncer. Si bien algunos estudios han demostrado que los glóbulos blancos restringen heroicamente el crecimiento del tumor y combaten el cáncer colorrectal, evidencia igualmente convincente presenta a los glóbulos blancos como co-conspiradores malignos, que refuerzan el tumor y ayudan a que se propague.

Ahora, una nueva investigación aclara el papel de estos glóbulos blancos intestinales, conocidos como 𝛄𝛅 Células T, en cáncer colorrectal. Resulta que las células tienen una función de doble filo: controlan los tumores en etapa temprana pero, a medida que avanza la enfermedad, sufren cambios bioquímicos y cambian de bando, fortaleciendo el tumor. Los hallazgos, publicados en Ciencias, arrojó más luz sobre el papel de 𝛄𝛅 Las células T en el crecimiento tumoral y pueden abrir nuevos caminos hacia las terapias contra el cáncer colorrectal.

«Las células T que viven en el intestino actúan para prevenir la formación de tumores», dice Bernardo Reis, investigador asociado en el laboratorio de Daniel Mucida en la Universidad Rockefeller. «Pero una vez que se forman los tumores, las poblaciones de células T intestinales cambian, ingresan al tumor y promueven el crecimiento del tumor».

Receptores de células T alterados

El revestimiento intestinal puede ser el puerto de entrada más vulnerable del cuerpo. Compuesta por una sola capa de células epiteliales, esta ocupada región digestiva debe absorber sustancias útiles como nutrientes y rechazar las dañinas como los patógenos transmitidos por los alimentos, dentro de un espacio de trabajo limitado. 𝛄𝛅 Las células T cuidan los espacios, escaneando perpetuamente el epitelio para mantener la integridad del revestimiento intestinal y evitar que los patógenos invadan el resto del cuerpo.

Reis se dispuso a investigar afirmaciones contradictorias sobre si estas células ayudan o dificultan el crecimiento de tumores intestinales. Pero como suele ser el caso en biología, no había una respuesta simple.

«Teníamos datos que mostraban que las células T eran protectoras, pero la literatura sugería que también promovían el crecimiento tumoral», dice Reis. «Queríamos entender qué estaban haciendo realmente estas células T 𝛄𝛅».

Trabajando en un modelo de ratón de cáncer colorrectal, Reis y sus colegas derivaron 𝛄𝛅 Células T de los intestinos de animales con tumores en etapa temprana y de tumores de ratones con cáncer avanzado. Al comparar estas dos fuentes de células supuestamente idénticas, los investigadores se sorprendieron al encontrar grandes diferencias moleculares entre ellas. Por ejemplo, las dos categorías de 𝛄𝛅 Las células T contaban con diferentes receptores de células T. Además, 𝛄𝛅 Las células T que habían ingresado al tumor produjeron IL-17, una citocina que normalmente promueve la inflamación en respuesta a la infección. Sin embargo, en el microambiente del tumor, la IL-17 estaba promoviendo la enfermedad, estimulando el crecimiento del tumor y reclutando otras células para ayudar a ocultar el tumor del resto del sistema inmunitario.

«Las células T 𝛄𝛅 habían cambiado por completo», dice Reis.

Para confirmar sus hallazgos, el equipo luego utilizó la tecnología de edición de genes CRISPR para eliminar selectivamente los receptores de células T de los glóbulos blancos, cambiando las células de antitumorales a protumorales, o viceversa. De esta forma consiguieron aumentar el número y disminuir el tamaño de los tumores en modelos de ratón. «Cuando agotamos las células T 𝛄𝛅 originales, los ratones se enfermaron más», dice Reis. «Y cuando eliminamos las células T invasoras del tumor, los tumores se redujeron».

Esperanza para los cánceres humanos

Reis y sus colegas presenciaron una actividad similar en 𝛄𝛅 Células T derivadas de tumores colorrectales humanos y sus alrededores. Las células dentro del tumor se parecían al 𝛄𝛅 Las células T observadas en ratones, mientras que las células que flotaban alrededor del tumor se parecían más a la Res original. «Casi parecía una pelea entre estas dos poblaciones», dice Reis. «Las células normales intentaban contener el tumor mientras que las células del interior promovían el crecimiento del tumor».

A corto plazo, el laboratorio Mucida se centrará en reforzar nuestra comprensión de lo que promueve 𝛄𝛅 El cambio de las células T del aliado rígido del intestino a su fuente de ruina. Los estudios futuros profundizarán, examinando si podría ser posible modular el 𝛄𝛅 Células T para frenar el tumor y evitar que sus alter egos promotores del cáncer dominen la arena. Reis también está interesado en explorar formas de manipular el sistema mediante el cual se modificó 𝛄𝛅 Las células T entran en el tumor.

«Quizás algún día podamos convertir las células T en caballos de Troya que puedan actuar como células anticancerígenas justo dentro del microambiente del tumor», dice.

Fuente de la Noticia

Report

Te gusto la publicación?

32 Points
Upvote
Artspace Warehouse presenta “El océano no es azul” | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Artspace Warehouse presenta “El océano no es azul”

Se descubre un 'punto débil' que potencialmente hace que los tumores resistentes a múltiples fármacos sean vulnerables | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Se descubre un ‘punto débil’ que potencialmente hace que los tumores resistentes a múltiples fármacos sean vulnerables