Buenaventura en Linea
Esta imagen muestra la impresión de un artista de los vientos en la estratosfera de Júpiter cerca del polo sur del planeta, con las líneas azules que representan la velocidad del viento superpuestas en una imagen real.

Los vientos de Júpiter alcanzan velocidades de hasta 900 mph, más rápido que una bala de pistola, revela un estudio

Los vientos de Júpiter alcanzan hasta 900 millas por hora, tres veces más rápido que los medidos durante los tornados más fuertes de la Tierra, según un estudio.

Los astrónomos del Laboratoire d’Astrophysique de Bordeaux rastrearon las moléculas dejadas por el cometa Shoemaker-Levy 9 que se estrelló contra Júpiter en 1994.

Descubrieron que algunos de los vientos de 900 mph son tan poderosos que desarrollan tormentas más anchas que la Tierra y alcanzan hasta 560 millas de altura.

En comparación, los vientos más poderosos de la Tierra alcanzan solo unas 250 millas por hora y cubren un área de hasta tres millas, causando daños devastadores a su paso.

Esta imagen muestra la impresión de un artista de los vientos en la estratosfera de Júpiter cerca del polo sur del planeta, con las líneas azules que representan la velocidad del viento superpuestas a una imagen real.

JÚPITER: EL PLANETA MÁS GRANDE DEL SISTEMA SOLAR

Júpiter es el planeta más grande del sistema solar. El mundo gigante está situado entre el cinturón de asteroides y Saturno.

Periodo orbital: 11,86 años

Velocidad orbital: 8.12 millas por segundo

Lunas: 79 conocidos

Radio: 43.411 millas

Masa: 317,8 veces la Tierra

Atmósfera: 90% de hidrógeno y 10% de helio

Júpiter es famoso por sus distintivas bandas rojas y blancas de nubes arremolinadas de gas en movimiento, pero como no forman parte de la atmósfera, a los astrónomos les resulta difícil medir exactamente qué tan fuertes son los vientos entre las capas de nubes.

El autor de un nuevo estudio sobre los vientos del planeta, el Dr. Thibault Cavalié y sus colegas, ahora han medido directamente los chorros atmosféricos en Júpiter, similares a los chorros de aire de la Tierra.

Dijo: ‘El resultado más espectacular es la presencia de chorros fuertes, con velocidades de hasta 400 metros por segundo, que se encuentran debajo de las auroras cerca de los polos.

«Estas velocidades del viento, equivalentes a unas 900 mph, son más del doble de las velocidades máximas de tormenta alcanzadas en la Gran Mancha Roja de Júpiter y más de tres veces la velocidad del viento medida en los tornados más fuertes de la Tierra».

Para la escala, los vientos polares de Júpiter hacen que los devastadores huracanes terrestres parezcan suaves brisas, con el huracán Katrina registrando una velocidad de 174 mph en comparación.

Las velocidades de viento más altas de cualquier tornado registrado en la tierra fueron apenas de 318 millas por hora que azotaron Oklahoma, EE. UU. En 1999.

El estudiante de doctorado Bilal Benmahi, también del Laboratoire d’Astrophysique de Bordeaux, agregó: ‘Nuestra detección indica que estos chorros podrían comportarse como un vórtice gigante con un diámetro de hasta cuatro veces el de la Tierra y unos 900 kilómetros de altura.

«Un vórtice de este tamaño sería una bestia meteorológica única en nuestro Sistema Solar».

Para hacer sus asombrosos hallazgos, el equipo utilizó el Atacama Large Millimeter / Submillimeter Array (ALMA) en Chile.

Se trata de una enorme batería de 66 radiotelescopios gigantes que trabajan juntos para recopilar datos sobre lugares y procesos dentro del universo, incluido nuestro propio sistema solar.

Increíble imagen de Júpiter tomada en luz infrarroja la noche del 17 de agosto de 2008.  u00A0Esta foto en falso color es la combinación de una serie de imágenes tomadas en un lapso de tiempo de aproximadamente 20 minutos, a través de tres filtros diferentes

Increíble imagen de Júpiter tomada en luz infrarroja la noche del 17 de agosto de 2008. Esta foto en falso color es la combinación de una serie de imágenes tomadas en un lapso de tiempo de aproximadamente 20 minutos, a través de tres filtros diferentes.

El cometa Shoemaker  u2013 Levy 9 golpeó Júpiter en julio de 1994 (en la foto) y las moléculas que dejó atrás permitieron a los investigadores rastrear la velocidad del viento en el planeta.

El cometa Shoemaker – Levy 9 golpeó Júpiter en julio de 1994 (en la foto) y las moléculas que dejó atrás permitieron a los investigadores rastrear la velocidad del viento en el planeta.

SHOEMAKER-LEVY 9: COMETA IMPACTO EN JÚPITER EN 1994

Shoemaker-Levy fue observado por primera vez en 1993 y chocó con Júpiter un año después en 1994.

Proporcionó la primera observación de una colisión extraterrestre de objetos del sistema solar.

Fue descubierto por los astrónomos Carolyn y Eugene Shoemaker y David Levy.

Fue el primer cometa activo visto orbitando un planeta después de ser capturado por Júpiter en la década de 1960.

Llegó a su fin cuando la gravedad de Júpiter lo empujó hacia las nubes.

Las moléculas dejadas por el cometa ayudaron a los científicos a rastrear la velocidad del viento en el gigante gaseoso, descubriendo que alcanzan hasta 900 millas por hora.

Con la matriz, pudieron medir el desplazamiento Doppler, pequeños cambios en la frecuencia de la radiación emitida por las moléculas, causada por el viento.

Al medir este cambio, los investigadores dedujeron la velocidad de los vientos como si pudieran deducir la velocidad de un tren que pasa, aunque la frecuencia cambia con un silbido.

Sorprendentemente, ALMA solo necesitaba rastrear los vientos estratosféricos durante menos de 30 minutos para que los investigadores obtuvieran sus lecturas cruciales.

El equipo ahora espera que descubrimientos similares estén en camino mientras la nave espacial Jupiter Icy Moons Explorer (JUICE) se prepara para su lanzamiento el próximo año.

El Dr. Thomas Greathouse, investigador atmosférico del Southwest Research Institute en Texas, dijo: “Los altos niveles de detalle que logramos en este corto tiempo realmente demuestran el poder de las observaciones de ALMA.

‘Me sorprende ver la primera medición directa de estos vientos.

“Estos resultados de ALMA abren una nueva ventana para el estudio de las regiones aurorales de Júpiter, lo que fue realmente inesperado hace unos meses.

«También prepararon el escenario para que la misión JUICE y su Instrumento de Onda Submilimétrica realicen mediciones similares pero más extensas».

El Extremely Large Telescope (ELT) terrestre de ESO, que verá la primera luz a finales de esta década, también explorará Júpiter.

El telescopio será capaz de realizar observaciones muy detalladas de las auroras del planeta, lo que nos permitirá conocer mejor la atmósfera de Júpiter.

Los hallazgos se han publicado en la revista Astronomía y Astrofísica.

Cómo la sonda Juno de la NASA a Júpiter revelará los secretos del planeta más grande del sistema solar

La sonda Juno llegó a Júpiter en 2016 después de un viaje de cinco años y 1.800 millones de millas desde la Tierra.

La sonda Juno llegó a Júpiter en 2016 después de un viaje de cinco años y 1.800 millones de millas desde la Tierra.

La sonda Juno llegó a Júpiter el 4 de julio de 2016, después de un viaje de cinco años y 2.800 millones de kilómetros desde la Tierra.

Después de una maniobra de frenado exitosa, entró en una larga órbita polar volando a menos de 5.000 km de las cimas de las nubes arremolinadas del planeta.

La sonda se deslizó a solo 2.600 millas (4.200 km) de las nubes del planeta una vez cada quince días, demasiado cerca para proporcionar una cobertura global en una sola imagen.

Ninguna nave espacial anterior ha orbitado tan cerca de Júpiter, aunque otras dos han sido enviadas a su destrucción a través de su atmósfera.

Para completar su arriesgada misión, Juno sobrevivió a una tormenta de radiación generada por el poderoso campo magnético de Júpiter.

La vorágine de partículas de alta energía que viajan casi a la velocidad de la luz es el entorno de radiación más severo del Sistema Solar.

Para hacer frente a las condiciones, la nave espacial se protegió con cableado especial endurecido contra la radiación y blindaje de sensores.

Su importantísimo ‘cerebro’, la computadora de vuelo de la nave espacial, estaba alojado en una bóveda blindada hecha de titanio y que pesaba casi 400 libras (172 kg).

Se espera que la nave estudie la composición de la atmósfera del planeta hasta 2021.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: