Conecte con nosotros
Luis Rodríguez-Ovejero: “La tecnología vale para todo, pero no es elemento principal de casi nada” Luis Rodríguez-Ovejero: “La tecnología vale para todo, pero no es elemento principal de casi nada”

Tecnología

Luis Rodríguez-Ovejero: “La tecnología vale para todo, pero no es elemento principal de casi nada”

Avatar

Publicado

en

La empresa

El mundo ha cambiado desde que fundé Satec, pero no ha cambiado tanto. Lo que han cambiado son los medios con que se hacen las cosas: se hacen las cosas más deprisa, pero, realmente, el trabajo no es distinto, los paradigmas son los mismos. Al final, las empresas se crean porque hay una iniciativa de alguien que tiene una inquietud, que corre unos riesgos y que después le va o no le va bien en función de las circunstancias. Lo que sí que ha cambiado es el mundo, que es mucho más grande. El PIB mundial ha crecido espectacularmente, no ha crecido de manera igualitaria, pero sí que es mayor. Esto da lugar a que la labor de emprendimiento sea más importante”.

La investigación

“Ahora lo que cambia es cómo se llama a las cosas, pero las cosas siempre han sido las mismas. Ahora hablamos de transformación digital, pero antes hacíamos lo mismo: organizar las administraciones, cómo se habilitaban las cuentas, los pedidos, la logística. Eso también era transformación digital: cambiar de lo manual al sistema informático. Las cosas no han cambiado, ya digo. Lo óptimo es que nosotros siempre estuvimos ahí. Al primer cliente que tuvimos le dábamos unos servicios que entonces llamábamos de ‘tiempo compartido’: utilizábamos unos ordenadores en remoto para hacer unos cálculos porque las aplicaciones eran muy caras. Ahora la ‘cloud’ es un concepto parecido. Hay que tener en cuenta, al final, que la tecnología es una disciplina auxiliar. La tecnología vale para todo, pero no es elemento principal de casi nada. Lo que importa es la atención médica, lo que importa es la administración electrónica, los servicios a los ciudadanos. En este tipo de cosas son disciplinas a las que la digitalización ayuda a hacer las cosas mejor, pero la esencia de las cosas sigue siendo el trabajo de siempre”.

Los orígenes

“Yo lo que quería ser era profesor de Universidad. Tuve una beca Fullbright, fui a Estados Unidos a estudiar, luego estuve en Inglaterra, hice el doctorado, publiqué y quise trabajar en la Universidad, pero no tuve la oportunidad cuando volví a España. Quería volver a España, eso era lo principal. Entré en la informática porque sabía programar, pero porque era parte de la herramienta que utilizaba allí. Yo venía con el gusanillo de la genética del I+D. Estuve trabajando en una empresa, pero un día decidí que había una oportunidad y me inspiró un máster que hice en IESE: yo no tenía experiencia empresarial y necesitaba ese conocimiento. Ahí me abrieron los ojos. Entonces no había emprendedores, había muy pocos, pero mal que bien; bien que mal arrancamos. Hay que decir que en mi carrera el factor suerte ha sido un factor decisivo”.

Una “startup”

“Siempre hemos mantenido el espíritu de las ‘startup’. Defiendo que el emprendimiento está triunfando en las organizaciones de ‘middle market’ –tipo nosotros–. Lo que cuesta más arrancar son las empresas que empiezan desde cero. Me llevan los demonios no saber por qué el 95 por ciento de las ‘startups’ terminan fracasando: eso es un dispendio monumental y alguien tiene que dar solución a ese asunto”.

Raíces asturianas

“Uno tiene que capitalizar los activos que uno tiene. Soy asturiano militante, de los que va por ahí por el mundo y no tarda en decir de dónde proviene. Aquí tenía el conocimiento de la gente, los contactos. Empecé la compañía con unos socios asturianos que me acompañaron un tiempo, pero luego la cosa evolucionó de otra manera. Aquí encontramos la manera de empatizar mejor con la gente: Madrid es muy grande. Pero luego no puedes cambiar el negocio, el negocio está donde está: al final tú creces donde está la actividad y aquí en Asturias no tenemos mucha; tenemos más fuera, por eso hemos crecido en Madrid, en Barcelona, en el País Vasco y en el exterior porque es allí donde están las oportunidades. Pero las raíces las mantenemos aquí”.

Fuente de la Noticia

Tendencias

%d bloggers like this: