26.7 C
Buenaventura
viernes, agosto 14, 2020

Museo disidente: Conozca el proyecto Muzac de Montería – Entretenimiento – Cultura

No se pierda

Bayern Munich golea al Barça de Lionel Messi en un intenso partido y se afirma como candidato a ganar la Champions

Los goles del Barcelona-Bayern en cuartos de final de la Champions LeagueTras las agónicas clasificaciones del París Saint Germain y el RB Leipzig, la...

EN VIVO: Barcelona vs. Bayern Múnich Liga de Campeones – Fútbol Internacional – Deportes

Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil. El correo electrónico de verificación se enviará a Revisa tu bandeja de entrada y...

En dos años de Gobierno hemos liberado el 31% de los municipios afectados por minas antipersonal: Duque

​• Durante la entrega de 16 nuevos municipios libres de sospecha de minas antipersonal, el Presidente Iván Duque condenó estas prácticas que continúan perpetrando...

Como la lista de eventos públicos aplazados cada vez es más larga, es necesario abrirles espacio en estas páginas a algunos de ellos para que no queden borrados, invisibilizados.

La celebración de los 15 años del Museo Zenú de Arte Contemporáneo Muzac, prevista para el mes de julio, es algo que se debe visibilizar. Sea, entonces, aquí y ahora la oportunidad para descubrir uno de los museos más atípicos y menos conocidos en Colombia.

Leer también (Panorama de la grave crisis de los restaurantes en América Latina)

No parecía lógico que en el 2005, comenzando el siglo XXI, a alguien se le ocurriera que Montería, capital de Córdoba, y uno de los espacios territoriales más castigados por la violencia paramilitar de las últimas décadas, quisiera albergar no un museo de memoria histórica ni tampoco uno para honrar a las decenas de víctimas de esa orgía de sangre demencial, sino un museo de arte. Pero sucedió.

En su nombre, con mucha honra y en primer lugar, se nomina a la etnia zenú, que habitó y sigue habitando, aunque muy diezmada, este espacio geográfico.

Sin dinero, sin auspiciadores empresariales ni gubernamentales, sino con el convencimiento cívico de que era hora de brindarles a los cordobeses la posibilidad de ver y oír expresiones culturales ajenas a su entorno, casi todas realizadas a muchos kilómetros de distancia para apreciarlas en vivo y en directo, un grupo de hombres y mujeres querendones con su tierra se unieron para hacer realidad un proyecto que de entrada parecía que no iba a tener acogida.

El animador de la idea no podía ser sino un hijo querido de la sabana cordobesa, nacido en la población de Sahagún, artista de profesión, graduado en la Universidad Nacional, con largo recorrido como gestor cultural, además de buen pintor y, por añadidura, con comprobado poder de convicción. Bautizado como Cristo –nombre muy común en su municipio, por la influencia andaluza y judeocristiana– y de apellido Hoyos.

Le sugerimos leer (Pese a la ‘emergencia teatral’, se vive el Festival Alternativo)

Proyectos con el Ministerio de Cultura y el Banco de la República condujeron a Cristo Hoyos a trabajar de manera estrecha con el Museo Nacional en el 2004, y fue ahí cuando la entonces directora del museo, Elvira Cuervo de Jaramillo, junto con Liliana González, directora de la Red Nacional de Museos, le insinuaron que canalizara su energía creativa en un proyecto cultural para su región, que se reponía a trancas y mochas del luto permanente y de una tristeza instalada que se negaba, con razón, a salir de las comunidades.

Era hora de brindarles a los cordobeses la posibilidad de ver y oír expresiones culturales ajenas a su entorno

Un propósito claro

Lo primero que hizo fue imaginarse un amplio espacio para llevar a su región las más importantes obras de artistas locales, nacionales y extranjeros. Exploró cómo funcionaban museos que conocía o que conoció alrededor del mundo totalmente atípicos. Su idea fue cogiendo forma teniendo a esos centros culturales disidentes como su modelo.

Después buscó socios entre los hombres y las mujeres que desarrollaban actividades intelectuales en Montería, con trayectoria pública y privada por encima de toda sospecha. Dejó de lado a la clase política cordobesa: la mayoría cuestionada por actos de corrupción y otra proporción importante encarcelada por paramilitarismo.

“Finalmente elegí las características que debía tener el nuevo proyecto, una quimera, más bien: ser colectivo, ser independiente, sin sede propia, sin burocracia, sin colección y con una junta directiva que estaría integrada con invitados ad honorem, es decir, sin carga salarial. Los asistentes que tuve concluyeron que en el colectivo habría un solo artista que sería yo, los otros miembros deberían ser amantes del arte, profesionales, empresarios, personas respetables y que gozaran de aceptación social, vinculados a la academia, a la educación, a los medios de comunicación, con buenas relaciones y capacidad de gestionar algunos recursos indispensables con las pocas empresas de la ciudad (Montería es una ciudad mediana que deriva su riqueza del agro y de la prestación de servicios)”, recuerda Cristo Hoyos.

Además (Museos y restaurantes británicos reabrirán desde el próximo 4 de julio)

El proyecto despegó

Nos reunimos iniciando el 2005 en Montería y les presenté el proyecto a los escogidos, los cuales aceptaron y hacen parte de la junta directiva” desde ese entonces: Mario Giraldo García (presidente), arquitecto y decano universitario; Laura Rey Figueroa (secretaria), psicóloga y rectora del tradicional Liceo Montería; Enrique Salleg Taboada (tesorero y administrador de los recursos), empresario y constructor vinculado con prensa y universidades; María Inés Saade de Patrón; Carlos Cubillos Lacharme, Antonio y Ana María Sofán Sánchez (vocales), todos profesionales en el diseño, la comunicación o arquitectos reconocidos.

El 28 de julio de 2005, hace exactamente 15 años, el Museo Zenú de Arte Contemporáneo Muzac inaugura su primera exposición, dedicada al maestro Carlos Rojas, y como hito queda la monumental escultura “Ventana en el espacio público de la ciudad”, afirma orgulloso Cristo Hoyos.

En estos 15 años han pasado por ese “museo vacío” más de 300 artistas. Ha habido exposiciones que se han tallado con cincel en la mente de asistentes y organizadores como la exposición ‘La barbarie’ del maestro Fernando Botero, muestra que hace parte de la colección permanente del Museo Nacional, donación recibida del más generoso mecenas criollo.

Lea también (Este 2 de julio es la Zoombasta joven del Museo Nacional)

Otras de gran acogida han sido las de fotografía del siempre recordado y espléndido maestro Sady González, o la del iconoclasta Antonio Caro o los desnudos del admirado Luis Caballero.

Sin embargo, la muestra que removió los cimientos del pueblo monteriano fue ‘Ondas de Rancho Grande’ de la maestra Beatriz González, en honor a Yolanda Izquierdo, lideresa de los desplazados, reclamante de las tierras que les arrebataron los paramilitares en los años 90, una de las primeras lideresas sociales asesinada en las calles de Montería el 31 de enero de 2007.

Reclamante de las tierras que les arrebataron los paramilitares en los años 90

Yolanda tenía 43 años, vivía con sus cinco hijos en una casa del barrio popular Mi Ranchito. Por las amenazas que le llegaban día de por medio, trancaba la puerta a las 6 de la tarde y les tenía prohibido a los hijos asomarse siquiera a las ventanas. Los asesinos, amparados por la impunidad, la mataron a plena luz del día.

La exposición en su honor, además de ser una de las más visitadas, dio origen a charlas sobre ese primer grabado que circuló en este periódico el 23 de mayo de 2008.
Sala de exposiciones

Uno de los primeros acuerdos de Cristo Hoyos y su grupo de junta con el alcalde León Fidel Ojeda en ese 2015, y que desde esa fecha hasta hoy ha sido renovado sin inconvenientes, es el espacio físico en el que se hacen las muestras. Se trata de una amplia sala en el edificio donde funciona la alcaldía, con vista privilegiada sobre la ronda del río Zenú, espacio recuperado, arborizado y con iguanas que van y vienen porque ese es su hábitat.

En este amplio salón es donde se cuelgan las obras, cuatro veces al año. Coincidiendo con el calendario escolar, se realizan también charlas, coloquios, así como entrevistas y diálogos con los artistas, cada vez que se puede.

Además (Mujeres luchadoras y ejemplares en cinco novedades editoriales)

En contraprestación por los aportes del Muzac en favor de la ciudadanía y, en especial, para las juventudes y los estudiantes, la alcaldía aporta algunos recursos y el espacio-auditorio ubicado en el parque longitudinal conocido como La Ronda del Río Sinú. Nosotros, a cambio, recibimos con entrada libre a todos los asistentes y ofrecemos conversatorios y conferencias de inauguración, visitas guiadas y talleres para colegios, universidades, maestros y artistas de la ciudad, lo cual está contemplado en los planes de desarrollo como responsabilidad de los alcaldes. Desde entonces, los cuatro mandatarios locales siguientes han acogido y estimulado el proyecto museal”, precisa Cristo Hoyos.

Los quince

El cumpleaños número 15 lo prepararon con anticipación y por eso afirman con seguridad que está solo temporalmente suspendido, que lo harán efectivo más temprano que tarde con cuatro exposiciones singulares: la obra pictórica del artista monteriano Ángel Martínez; dibujos instalados de la maestra de la Universidad Nacional y artista plástica Mariana Varela; la obra con contenido social de Dayro Carrasquilla y la exposición colectiva ‘Cuerpos políticos’ del Museo de Arte Moderno de Bogotá, con obras de Diego Arango y Nirma Zarate del setentero Taller 4 Rojo.

Le sugerimos leer (Cirque du Soleil se declara en quiebra y despide a 3.800 empleados)

Es seguro que la celebración de los 15 años del Muzac será un éxito total como lo ha sido hasta ahora su trabajo, con tan buenos resultados en esa región costeña aislada del arte y de su variada gama de manifestaciones en las que la arquitectura, la fotografía, las artesanías, los productos regionales, la cocina y la caricatura se han mostrado o se mostrarán.

Eduardo Posada Carbó, en su columna titulada con el interrogante ‘¿Nada será lo mismo?’, publicada en este diario el pasado 19 de junio, finalizaba pidiendo más narrativas de esperanza. Aquí, el relato de un milagro cultural forjado con imaginación, creatividad y, sobre todo, con la unión de diversos museos y artistas que les han dicho sí a Cristo Hoyos y a su junta directiva, pero, sobre todo, de la población monteriana y de sus alrededores que ha entrado por la puerta grande a codearse con las obras de los integrantes del circuito artístico local, nacional e internacional, y que ha podido nutrir su mente con mejores y variados estímulos que los pocos que tenían antes a su disposición.

MYRIAM BAUTISTA
PARA EL TIEMPO

Fuente de la Noticia

Más noticias relacionadas

- Publicidad - 3162674964 - Conoce los alivios que hemos implementado para el pago del servicio de energía

Últimas Noticias

Bayern Munich golea al Barça de Lionel Messi en un intenso partido y se afirma como candidato a ganar la Champions

Los goles del Barcelona-Bayern en cuartos de final de la Champions LeagueTras las agónicas clasificaciones del París Saint Germain y el RB Leipzig, la...

EN VIVO: Barcelona vs. Bayern Múnich Liga de Campeones – Fútbol Internacional – Deportes

Bienvenido has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil. El correo electrónico de verificación se enviará a Revisa tu bandeja de entrada y...

En dos años de Gobierno hemos liberado el 31% de los municipios afectados por minas antipersonal: Duque

​• Durante la entrega de 16 nuevos municipios libres de sospecha de minas antipersonal, el Presidente Iván Duque condenó estas prácticas que continúan perpetrando...

Masacre en Cali: Víctima del atentado de Cali iba a regalarle unos patines a su hija | Colombia – Cali – Colombia

La detonación de una granada causó pánico y desconcierto en un sector que está en luto desde el pasado martes...