Buenaventura en Linea
Imagen de redes sociales sacada de www.elpais.cr

NO COMA CUENTO

Estamos a sólo año y medio de la primera vuelta en las elecciones presidenciales en Colombia. En mayo del 2022 sabremos si hay un candidato con la mitad de los votos más uno, o si se requiere una segunda vuelta para el mes siguiente. Sin duda alguna, el 2021 será un candente año donde los partidos políticos empezarán a mover sus fichas entre sus figuras presidenciables.

Esta campaña presidencial pinta igual de agresiva a la que tuvimos en el 2018, cargada de desinformación, noticias falsas y una lluvia – que parece tormenta – de noticias en las redes sociales. Y es aquí donde quiero hacer énfasis porque son las redes las grandes innovaciones donde los políticos han encontrado una efectiva forma de llegar a la gente.

Al vernos enfrentados a toda la información que nos llegará por Twitter, Instagram y Facebook – que son las redes sociales más usadas – tenemos el gran reto de ser críticos ante toda la información que nos llegue. Y lo primero que tenemos que observar es la fuente, es decir, quién está generando la noticia, si se trata de una fuente fidedigna, conocida, creíble. Esto puede ser de una reconocida agencia de noticias, de un medio de comunicación que conozcamos o la página oficial de un personaje igualmente público y serio. Este primer filtro que hagamos, nos librará de mucha basura informativa que vayamos a recibir. Basura o noticias falsas que lo único que nos creará será confusión y desinformación, lo que nos llevará a tomar decisiones equivocadas al momento de escoger entre los diferentes candidatos .

El segundo gran filtro que podríamos hacer es dejar de compartir toda la información que nos llegue. Y aquí hay un truco en el cual cae mucha gente. Las diferentes campañas van a jugar con las emociones de los potenciales votantes, así como lo vivimos en el 2018 cuando se generaron miedos para que la gente votara asustada u odios para que otros votaran enojados.

Lo que más desean las campañas es que sus respectivos candidatos figuren en las redes sociales, sin importar si se habla bien o mal de ellos. Y es aquí donde está el truco. Mucha gente enfurecida repostea noticias, memes o cualquier información de aquellos candidatos contrarios a sus gustos, creyendo que esto generará el efecto de quitarles popularidad y votos. Pero no, lo que sucede es totalmente lo contrario. Mientras más memes e información usemos en nuestras redes para burlarnos o desacreditar a un candidato, lo que hacemos es generarle visibilidad y, por ende, publicidad. Entre más visibilidad tenga un candidato, llevará la delantera sobre cualquier otro. Es por eso que la gente debe ser muy cuidadosa con las cosas que publique en sus perfiles de las redes sociales. No meterse autogoles publicando cosas de aquellos candidatos que no son de su gusto.

Entre más emberracada esté una persona publicando – por ejemplo en Facebook – memes o información del candidato contrario a sus gustos, estará visibilizándolo y haciéndole publicidad gratuitamente. Es por eso que las campañas políticas saben que jugando con las emociones de los votantes significa mantener vivos a sus candidatos en estas redes. Así que no coma cuento porque una de las reglas de la publicidad es hacer visible a toda costa lo que se promueve. En el caso de la política, entre más imágenes e información haya de un candidato, más visibilidad tendrá y esto generará un efecto positivo en su imagen porque lo que vale en estos tiempos postmodernos de la información digital y del internet, es que se hable de alguien o de algo sin importar que sea bien o mal. Es ahí donde mucha gente cae redonda.

Ernesto Ramírez

Ernesto Ramírez

Nacido en el puerto de Buenaventura, Ernesto Ramírez hizo sus estudios de secundaria en el colegio Seminario San Buenaventura. Estudió Comunicación Social Periodismo en la Universidad del Valle de Cali, hizo una especialización en Gerencia para las artes en el Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali e hizo un asociado en Liberal Arts en Hostos Community College del sistema de universidades públicas de la ciudad de Nueva York.

Por más de 18 años, Ernesto Ramírez trabajó en el canal regional Telepacífico como editor y realizador de televisión, para luego trasladarse a la ciudad de Nueva York donde ha trabajado en el campo de la salud, haciendo prevención y educación en VIH e infecciones de transmión sexual dentro de la comunidad latina de la Gran Manzana. En los últimos años, Ernesto Ramírez se ha enfocado en proyectos específicos para salud mental y manejo de casos para personas que conviven con VIH/SIDA.

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: