Buenaventura en Linea
Noticias Cali::Por covid murió magistrado que pidió cuentas por marines - Cali - Colombia

Noticias Cali::Por covid murió magistrado que pidió cuentas por marines – Cali – Colombia


En los días de Navidad y fin de año 2020, el covid-19 le cambió la vida a la familia del jurista e historiador Amado Gutiérrez Velásquez, quien a sus recién cumplidos 88 años no pudo superar la letalidad de ese virus.

Fue en Maryland, noreste de Estados Unidos. Su esposa Lucía Sierra y su hijo, Pedro Felipe Gutiérrez Sierra, magistrado del Consejo Nacional Electoral, también se contagiaron y pudieron salir de ese infierno, con el dolor de la partida de un maestro del derecho constitucional, electoral y administrativo.

En Bogotá, Cartago y Buga se extienden mensaje de duelo para su esposa Lucía Sierra y a sus hijos Angélica, Isabel Cristina, María Fernanda y Pedro Felipe.

( Le púede interesar: Covid: Miedo ronda por muerte de tres guardas de Tránsito en Cali )

El abogado Amado Gutiérrez Velásquez nació en El Águila y estudió bachillerato en el Colegio Nacional Académico de Cartago. Luego se graduó como abogado en la universidad Nacional. Por el conservatismo fue concejal de Cartago, diputado de la Asamblea del Valle y representante a la Cámara.

Se desempeñó como juez y magistrado en los Tribunales Superior de Cartago, que desapareció, y por ello pasó al Tribunal de Buga, donde estuvo 18 años y se hizo hijo adoptivo de esa ciudad. Entre 1988 y 1997 integró el Consejo de Estado.

Llegó a la presidencia de esa institución en un momento histórico cuando se desató entre 1993  y 1994 un debate jurídico, constitucional y político por el ingreso de marines (militares de Estados Unidos) a Bahía Málaga y Juanchaco (Valle del Cauca) y Puerto López (Meta).  Desde esa entidad le pidieron explicaciones al entonces presidente César Gaviria.

Luego el Consejo de Estado calificó de insatisfactorias las explicaciones dadas a las dudas que ese tribunal había esbozado sobre las razones del Gobierno para no pedirles permiso al Senado ni al propio Consejo para permitir la llegada de los soldados estadounidenses.

Gutiérrez Velásquez dedicó después su vida al derecho al lado de su hijo Pedro Felipe.  “Desde cuando me gradué., papá fui mi compañero y guía. Si el proceso era mío, él me apoyaba en que los planteamientos fueron sólidos y también yo le ayudababa cuando él estaba al frente. Así fuimos asesores de los partidos Conservador y Centro Democrático. Si tuve éxito fue por tenerlo siempre allí y seguiré trabajamdo para enorgullecerlo”.

El viaje a Estados Unidos

Antes de la pandemia, el abogado Amado Gutiérrez Velásquez y su esposa Lucía Sierra pasaban sus temporadas en Bogotá, Buga y Cartago. Pero también se iban a Estados Unidos. 

Los días navideños estaban en Maryland, norestre estadounidense, donde el abogado Gutíérrez acompañaba a su esposa en un tratamiento de quimioterapia debido a un cáncer detectado desde hace siete años. Eran muy cuidadosos por la condición de salud de doña Lucía y por los estragos que ha dejado el coronavirus entre habitantes del país norteamericano.

A mediados de diciembre llegó Pedro Felipe Gutiérrez con su familia a pasar las fiestas y celebrar el segundo cumpleaños de su hija. La idea era no salir mucho, sino permanecer juntos.

“Mis padres se cuidadaban como nunca. Mi papá por esos días tuvo una tos, pero no pasó de eso. Todo hasta cuando me tocó realizarme el examen de covid para emprender el regreso a Colombia. La prueba dio positivo y debimos mirar el estado de salud de todos”.

El resultado positivo también le tocó al abogado Amado Gutipérerz y a su esposa Lucía  Sierra. Ella, tal vez por la medicación, superó el virus. También su hijo Pedro Felipe, quien cree que el contagio pudo ser en alguna salida al supermercado.

“Al principio, pensamos que no había nada de grave. Pero comenzamos a hacerle seguuimiento a la saturaci+ón de xígemno y notamos que estaba decayendo. allí se hospitalizó. Duró estable unos 12 días, pero el 26 de enero la muerte del vicepresidente de la República, Carlos Holmes Trujillo, le hizo decaer su ánimo. Entró el 28 de enero a la Unidad de Cuidados Intensivos(UCI) y cuatro horas después murió”.

“El covid no está respetando nada ni a nadie, pero lo peor es que se está llevando las generaciones mayores.a una velocidad acelerada. Se está llevando a a nuestros viejos. Nunca pensé que nos iba a tocar pero lastimosamente puedo decir que soy víctima del virus y por eso le recomiendo a la ciudadanía adoptar todas las medida posibles mientras que llega la vacuna. Cualquier cuidado es poco”, dice el magistrado Gutiérrez Sierra.

Luto en la Academia Leonardo Tascón de Buiga, de la quer Amado Gutiérrez fue presidente durante 35 años

En Buga, Gutiérrez era un hijo adoptivo desde cuando llegó al Tribunal. Fue presidente de la Academia de Historia en esa ciudad, a la que estuvo vinculado 35 años. Integró la Academia Nariñista de Historia; del Centro Sanmartiniano de Historia; y del Centro de Historia Luis Alfonso Delgado de Cartago.

En la academia fue profesor escalafonado de educación media y universitario desde 1971; dio cátedra de derecho electoral en la universidad Central del Valle (Uceva) y en los postgrados de derecho Administrativo de las universidades Católica de Colombia; Simón Bolívar; Externado de Colombia y Militar Nueva Granada.

Gutiérrez siempre se hizo presente en la Semana Santa en Buga. Colaboró en los medios de locales como Voces de Occidente con aportes históricos. En 2018 y 2019, junto al periodista Rafael Valencia Gómez, orientó las transmisiones de más de 3 horas para el occidente colombiano.

Su hija Angélica Gutiérrez Magness participa en Comité de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca; e Isabel Isabel Cristina, enfermera y bacterióloga, trabaja en un hospital estadounidense, fue multicampeona de patinaje.

El magistrado Pedro Felipe Sierra dice que “de mi padre nos queda la imagen de un ser integral, Un muy buen esposo y padre. Nos mantenía a la raya como permanecer en la calle. Nos inculcaba el conocimiento,. un arte o un deporte. Tenía una memoria prodigiosa. Siempre estaba pendiente de que alcanzarmos nuestras metas y para levantarnos ante algún fracaso. Hice equipo con él y por eso decían ‘llamen a los Gutiérrez’. Siento su vacío enorme pero tengo el compromiso de enorgullecerlo. Recuerdo que decía la frase ‘Somos briznas de paja en las manos de Dios’. Por más éxitos que se tengan siempre vamos a ir al mismo sitio”.



Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: