Foto Blu Radio

Un horrible hecho se registró en Buenaventura el domingo pasado, cuando dos hombres en motocicleta entraron al cementerio de la ciudad y dispararon al vigilante de turno para buscar una tumba y asaltarla.

El hecho conmocionó a la ciudadanía, pues los delincuentes, que dejaron gravemente herido al vigilante, sacaron uno de los cuerpos y lo incineraron completamente.

Así, la Arquidiócesis pidió más vigilancia para estos hecho y ya hay un grupo encargado de la verificación de lo que está sucediendo.

“El cementerio tiene vigilancia 24 horas y estos delincuentes lesionaron al vigilante para ingresar al lugar y sacar el cuerpo”, dijo José Luis Bernat, secretario de Gobierno.

Muchos aseguraron que el hecho se dio para ocultar pruebas en un cadáver, pero la verdad sería más repugnante y oscura de lo que parece.

Resulta que según conocimientos ancentrales, bonaverenses aseguraron que la práctica sería dirrigida a acabar un hechizo o brujería. Según esto, una persona asesinada, luego de morir, buscaría a sus victimarios y los atormentaría hasta la muerte.

La creencia apunta a que hasta que el cuerpo no se haya desintegrado por completo, no se lleva a cabo el fin de la «maldición» sobre los asesinos. Por esto, los hombres habrían quemado el cuerpo del hombre, con el fin de eliminar su cuerpo terrenal.

Los sicarios usarían estas técnicas con el fin de acabar con el hechizo y así escapar de la locura que provoca el muerto.

“Son prácticas ancestrales y de brujería donde se cree que el cuerpo lo preparan para que el victimario se ponga mal y tenga consecuencias graves en su salud hasta morir”, dijo el padre Jhon Reina a Blu Radio.

“Al parecer esto fue lo que sucedió con el cadáver que profanaron hace poco y por eso lo sacaron”, agregó.

Publimetro

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí