Foto El País

Los líderes de la vereda El Tatabro, ubicada en Llano Bajo, corregimiento No. 8 de Buenaventura, hacen parte de los beneficiados con el Programa de Pequeñas Donaciones, administrado por las Naciones Unidas para el Desarrollo, ellos recibieron apoyo financiero y de formación para convertir su territorio en un atractivo ecoturístico.

Nayibe Angulo López, líder del proyecto de esta zona de Buenaventura, participó este jueves en el foro donde los beneficiarios del programa contaron su experiencia, para su comunidad, el ecoturismo se convirtió en una ventana de oportunidad.

“Los jóvenes se estaban desplazando a otras ciudades en busca de oportunidades, entonces nos sentamos, y vimos la riqueza de nuestro territorio y lo estamos aprovechando para el ecoturismo” indicó.

Esta población se vio afectada con la desaparición del chontaduro, por causa de la plaga que acabó con la mayoría de los cultivos de la zona, en el ecoturismo hallaron una nueva fuente de empleo.

En otras zonas como el archipiélago de La Plata, en Bahía Málaga, también el ecoturismo diversificó la economía.

Para Santiago Valencia, representante del proyecto de Ecoturismo en Bahía Málaga, actividades como “la ruta de la Piangua, el lampareo fotográfico, amanecer al lado del manglar en las cabañas peregrinas” se fortalecieron con el apoyo financiero del Programa de Pequeñas Donaciones, que en su primera versión entregó 2 millones de dólares en el Pacífico colombiano.

Además de los materiales que recibieron para la construcción de cabañas, puentes y la infraestructura necesaria para mejorar los espacios para el turismo, también recibieron capacitaciones en atención al cliente.

“Con la nueva donación de 3 millones de dólares para todo el país, extendimos el programa que iniciará a operar en el segundo semestre de 2019” explicó Angélica Mayolo, jefe de asuntos Internacionales del Ministerio de Medio Ambiente, quien hace dos semanas estuvo en la Asamblea Mundial del Fondo Mundial del Ambiente, representando a Colombia.

En total, 23 iniciativas comunitarias de conservación y producción se vieron beneficiadas en todo el Pacífico con el primer programa, entre 2015 y 2017, con el apoyo del Sena, Parque Nacionales, la CVC y la Alcaldía de Buenaventura.

“El reconocimiento y aprovechamiento por parte de las comunidades de la riqueza natural y cultural para darle valor a los productos y servicios, es uno de los resultados más importantes de estas iniciativas” aseguró Ana Beatriz Barona, coordinadora del Programa de Pequeñas Donaciones en Colombia.

El País

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here