Rubén Darío Jaramillo Montoya, obispo de Buenaventura clama al cielo por la salud de los ciudadanos y al alcalde encargado para que abra el hospital distrital, único para atender y prestar los servicios al puerto y su zona de influencia.

El prelado recordó que en agosto era la fecha indicada por Edinson Bioscar, secretario de Gobierno con funciones de Alcalde, para la apertura del centro médico, luego de que su cubierta se cayera y él mismo (Bioscar) denunciara que “una mano peluda” se oponía a cumplir con algunos compromisos de la Administración.

Monseñor rogó porque no se permita que más pacientes mueran por la falta de un centro de atención digno en Buenaventura.

Después de conocerse la suspensión por razones judiciales del alcalde en propiedad Eliecer Arboleda Torres, Bioscar hace parte de los posibles ternados para que el presidente defina el encargo en la Alcaldía hasta que se defina la suerte judicial de Arboleda Torres.

Fuente: El Porteño.

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here