Se conocieron fotos y un video del pasado 17 de abril, en las que aparece un helicóptero MI-17 del Ejército Nacional, con matrícula EJC – 3384, trasladando a un grupo de personas en Ciudad Perdida, en la Sierra Nevada de Santa Marta.

En las imágenes se puede apreciar a la aeronave sobre la terraza central de las ruinas y, según testigos, de esta descendió un grupo de entre 15 a 20 civiles.

De acuerdo a lo conocido, los civiles serían familiares del general Hugo Alejandro López Barreto, comandante de la primera División del Ejército Nacional. Estas personas se encontraban acompañadas por el coronel Rafael Jiménez, segundo comandante de esta división.

“El helicóptero permaneció por casi una hora estacionado sobre la terraza central de las ruinas. Durante ese tiempo, el grupo de civiles hizo un recorrido por las ruinas junto con un miembro de una de las comunidades indígenas y un funcionario del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH)”, dice la denuncia enviada.

habló con un integrante del Ejército, quien dijo que muy seguido las aeronaves hacen abastecimiento a las tropas que se encuentran en el sector, pero que aún no son claros los motivos del viaje.

Por su parte, el ICANH aseguró, a través de uno de sus trabajadores, que es normal este tipo de movimientos de aeronaves en la zona, pero indicó que el instituto averiguará cuál era el objetivo de ese viaje en específico.

De acuerdo con los denunciantes, este hecho causó malestar entre los visitantes de las ruinas, por lo que algunos de los guías preguntaron a uno de los ocupantes del helicóptero y la respuesta fue que estaban allí para cumplir un requerimiento en la zona, pero que como “había cupos disponibles” no habían visto problema en llevar a los civiles.

“Después de muchos intentos de que se retiraran, de la indignación de los visitantes, de la vergüenza sentida por los guías (que indicaron que nunca habían pasado por algo así en sus años de experiencia), y después de cuestionar su presencia en las ruinas, uno de los pasajeros del helicóptero indicó que “estaban cumpliendo un requerimiento en la zona” y que como tenían cupos disponibles “no veían nada de malo con aprovechar esos cupos” para llevar civiles a las ruinas”.

Los denunciantes reclaman, igualmente que no haya habido “ningún tipo de escrúpulos” para utilizar las ruinas como helipuerto.

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí