Completo Informe sobre la muerte de Doris Valenzuela

Doris Valenzuela, mujer asesinada por su pareja. Foto RCN

Doris }Valenzuela denunció las ‘casas de pique’ en Buenaventura

La mujer asesinada este miércoles, Doris Valenzuela, y su presunto agresor formaban parte del programa de refugiados de Cruz Roja y ambos vivían en un piso de acogida en Murcia, pero fueron separados hace más de un mes cuando la mujer manifestó su intención de separarse. El individuo fue trasladado entonces a otro piso de acogida en Gerona que abandonó este mismo miércoles para presentarse de forma «inesperada» en Murcia.

Así lo hicieron saber el coordinador del Programa de Refugiados de Cruz Roja en la Región de Murcia, Juan Antonio Balsalobre, quien compareció junto al coordinador autonómico de esta organización humanitaria, Miguel Navarrete, quienes participaron en un minuto de silencio convocado este mediodía a las puertas del Palacio de San Esteban, sede del Gobierno regional, en señal de repulsa por el crimen.

Minuto de silencio a las puertas del Ayuntamiento de Murcia. / VICENTE VICÉNS / AGM

En el minuto de silencio también participó el delegado del Gobierno en la Región de Murcia, Francisco Bernabé, y la consejera de Igualdad y Política Social, Violante Tomás, junto con otros altos cargos autonómicos, así como trabajadores sociales, psicólogos y voluntarios integrantes del Programa de Refugiados, visiblemente afectados por el asesinato.

Balsalobre explicó que la familia, de origen colombiano, estaba formada por la mujer, de 39 años; su pareja, de 47 años; y tres hijos, dos mujeres de 20 y 18 años, un chico de 15 años y el nieto de la víctima, un bebé de escasos meses. Todos ellos llevaban en España un año y tres meses.

La familia formaba parte del programa de refugiados porque la víctima era solicitante de asilo por protección internacional. Procedía de Colombia y pidió la protección «por diferentes motivos que le acontecían en su país», según Navarrete, quien señaló que un total de 180 personas están acogidos a este Programa en la Región de Murcia.

La familia estuvo durante un año en La Palma (Canarias) y, desde allí, solicitó protección internacional y se le adjudicó una vivienda en Murcia, donde llegaron a principios de febrero en Murcia y convivieron durante algo más de un mes.

Foto 90 minutos

Después de que la víctima manifestara su deseo de iniciar los trámites de separación, el individuo fue trasladado a principios de marzo a Gerona, donde fue alojado en otro piso de protección internacional de Cruz Roja. «Cuando detectamos que ella nos hacía ver que quería iniciar los trámites para la separación, nuestra función consistió en separarlos y mandar a la pareja a otro recurso en Gerona», señaló Navarrete.

Sin embargo, el individuo abandonó el centro de Gerona este miércoles, y los técnicos de Cruz Roja en esa provincia lo comunicaron a sus compañeros de Murcia. «No saben la hora exacta en la que abandonó el piso de acogida, pero nos comunicaron que lo había dejado», según Balsalobre.

Cruz Roja Española en la Región de Murcia recibió la notificación de que el presunto agresor «había abandonado» el piso de Gerona, por lo que la organización humanitaria puso en marcha todos sus técnicos voluntarios, que hablaron con la víctima y le comunicaron la situación. «Él no manifestó que venía a Murcia, sino que iba a otro lugar, a Barcelona, y apareció inesperadamente en Murcia», señaló Navarrete.

En este sentido, aseguró que el programa de Cruz Roja no ha visualizado «malos tratos ni nada por el estilo» en este caso, aunque la familia sí había comunicado a la ONG que «podía sufrir violencia verbal», pero los técnicos de Cruz Roja no han visualizado si era real o no.

Los trabajadores de Cruz Roja la estuvieron orientando y, hace unos días, fue remitida al servicio del Ayuntamiento de Murcia para que le asesoraran con el fin de realizar los trámites de separación.

Destino del hijo menor de edad

Al ser preguntado por la situación del nieto de la víctima, un bebé, y el hijo de 15 años, Navarrete afirmó que, «lógicamente, sufren un shock». En este sentido, remarcó que el equipo psicológico de Cruz Roja «les está atendiendo y orientando, dotándolos de las herramientas necesarias para que puedan ir sobrellevando poco a poco esta situación».

Balsalobre destacó que se han puesto en contacto con el servicio del Menor y los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. «Nos han garantizado que toman nota del asunto, que harán seguimiento», relató el coordinador, quien expresó su deseo de que el menor continúe con sus hermanas y no haya una separación«.

En este sentido, aseguró que las hermanas mayores de edad continúan en el Programa de Refugiados, donde continuarán bajo una intervención «especial» porque «deseamos la recuperación más pronta».

A este respecto, señaló que la víctima pertenecían a una familia «muy extensa y muy repartida», y les consta que mantenía contacto con una persona que «probablemente se desplace» a Murcia. «No conocemos muchos más familiares», admitió Balsalobre. Tras lo sucedido, Cruz Roja valora si hacer cambios con la familia. «Evidentemente, es posible que esté contemplado», concluyó.

Navarrete destacó que, desde el minuto cero, el equipo de refugiados de Cruz Roja se encuentra atendiendo a la familia y se encuentran, lógicamente «muy afectados por la situación». No en vano, señaló que los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIES), dotados con psicólogos y personal sanitario, «están ahora mismo atendiendo a la familia, que se encuentra ubicada en otro piso que Cruz Roja tiene alquilado.

Condena unánime

La consejera de Igualdad y Política Social, Violante Tomás, condenó en nombre del Gobierno regional «este nuevo caso de violencia de género que nos golpea en la Región de Murcia». Se trata, añade, del «asesinato de una mujer de 39 años que deja tres hijos.

«Lo que esperamos es que caiga todo el peso de la ley sobre el asesino y nos unimos al dolor de la familia y de esos tres hijos, uno de ellos menor de edad», según Tomás, quien ha recordado que el Gobierno regional pone a disposición de las mujeres que están sufriendo esa violencia machista «toda una red de recursos».

En cuanto a la situación del hijo menor de edad, Tomás ha indicado que el Servicio del Menor se ha puesto en contacto con Cruz Roja y «estamos en disposición de hacer la guarda del menor y tutelarlo». Sin embargo, ha señalado que, de momento, el menor «va a seguir con sus hermanas en los recursos que Cruz Roja tiene a disposición de la familia».

El delegado del Gobierno en la Región, Francisco Bernabé, lamentó que se trata de la primera víctima por violencia de género en este año 2018 «desafortunadamente». A este respecto, ha garantizado que el compromiso de los gobiernos autonómico y central es «absoluto y radical» para «terminar de una vez por todas con esta lacra».

Habló con la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, María José Ordoñez, y el jueves de la semana que viene estaré en Murcia para mantener una reunión de trabajo entre los ejecutivos nacional y regional, con el fin de «poner en valor todas las medidas que el Pacto de Estado contra la Violencia de género quiere articular para que no se vuelvan a reproducir este tipo de comportamientos».

«Vamos a pelear con toda nuestra fuerza para acabar con los maltratadores, vamos a luchar con todos los medios que estén a nuestro alcance para que no se vuelva a producir ni un solo caso de estos más», según Bernabé, quien destacó que, para conseguirlo, no sólo se pone «todo lo que esté preciso» por parte de las administraciones, sino que se demanda «la colaboración ciudadana».

Fuente: Laverdad.es