Foto El País

Eduardo Marino Caicedo, de 43 años, y Wilmar Mosquera, oriundos de Buenaventura, fueron asesinados en la población de Cabra, del corregimiento de Pacora, en Panamá. Una mujer identificada como Gloria Zárate, también fue asesinada junto a los bonaverenses.

Los cuerpos de las tres personas fueron hallados en un vehículo BMW, que era conducido por un hombre, quien al parecer los llevaba para deshacerse de ellos.

«Hasta el viernes hablamos con él por la mañana, no sabemos bien lo que pasó, solo esperamos poder traerlo a Buenaventura», indicó Leonardo Mosquera, hermano de Eduardo Marino, una de las víctimas.

Agregó que conoce pocos detalles de los hechos y que únicamente recibieron una llamada de las autoridades panameñas en la que les indicaron que su familiar fue asesinado de varios impactos de bala.

Según las primeras informaciones de las autoridades en Panamá, se les informó de un tiroteo en una finca de la zona. Al llegar encontraron un vehículo que, al parecer, huía del sitio, iniciaron una persecución y al detenerlo, cerca a un centro comercial, hallaron a los dos bonaverenses en el asiento trasero del carro y la mujer en el maletero.

El hombre que conducía el vehículo fue detenido y aseguró que le habrían pagado por llevarse los cuerpos.

La familia de Eduardo, una de las víctimas, reside en el barrio Nayita de Buenaventura, mientras que la familia de Wilmer reside en el barrio Cascajal.

Eduardo estaba de cumpleaños el pasado viernes, día en el que fue asesinado, hace seis años vivía en Panamá, con su esposa y su hija.

Las familias de las víctimas del puerto realizarán los trámites de repatriación para darles cristiana sepultura.

El País

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí