Connect with us

Economía

ODS bajo la lupa: pobreza, hambre, salud y bienestar | Economía

Published

on

ODS bajo la lupa: pobreza, hambre, salud y bienestar | Economía

Aunque los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) están interconectados y se impactan mutuamente, es un hecho que el número 1 (Fin de la pobreza) es el inspirador de la Agenda 2030, y amerita una mirada particular.

(Lea: El abecé de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible)

Este ODS está relacionado con la erradicación de la pobreza extrema, reducir la pobreza en al menos un 50%, implementar sistemas de protección social, garantizar derechos a la propiedad, servicios y recursos económicos y fomentar la resiliencia a desastres ambientales, económicos y sociales.

(Lea: Colombia presenta un avance global de 72,1%)

A la hora de los análisis es innegable que Colombia experimentó una reducción sostenida de la pobreza entre el 2012 y el 2019 del 5,1% a nivel nacional y 3,7 en las cabeceras municipales. Incluso el índice de pobreza multidimensional, que mide la calidad de servicios como la salud y la educación, también se redujo.

Pero llegó el covid-19 y con él los retrocesos: en solo un año 3,5 millones de personas quedaron atrapadas en la pobreza monetaria y 2,8 millones en la pobreza monetaria extrema, y hoy todavía el país desconoce el impacto a largo plazo de esta situación, porque hay que esperar a medir el impacto de la reactivación económica que está en marcha en el país.

El reto de Colombia para no retroceder comenzó con las medidas de emergencia que adoptó el Gobierno para mitigar el efecto de la pandemia en los hogares más vulnerables. Entre ellas se destacan el rediseño y refocalización del programa Familias en Acción para darle un enfoque diferencial y beneficiar a las personas de los territorios con mayor incidencia de pobreza en todos los niveles.

En el 2020, 2’244.348 hogares recibieron transferencias monetarias con incentivos de salud y educación. También se amplió la cobertura de Jóvenes en acción, un programa de transferencias dirigidas a los más vulnerables. Se diseñó y puso en marcha la estrategia Unidos (para la superación de la pobreza extrema), que busca mejorar las condiciones de vida de los hogares más pobres mediante acompañamiento familiar y acceso preferente a oferta social pública y privada en salud, educación, trabajo y vivienda. Este ODS tiene un avance del 79,3%.

El hambre (ODS 2)

En el informe sobre los ODS el 2 (Hambre cero) no reporta porcentaje de avance, pero junto con el ODS 1 constituye uno de los puntos clave de la agenda 2030. Cumplir este ODS es garantizar el acceso universal a alimentos seguros y nutricionales, terminar todas las formas de desnutrición y garantizar la producción sostenible de alimentos y prácticas agrícolas resilientes.

El informe sobre los ODS destaca acciones como el ‘Plan de trabajo contra la desnutrición infantil’, incluido en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

Ese plan está dirigido a la recuperación de menores de 5 años con desnutrición aguda moderada o aguda severa, mediante acciones de atención en salud, nutrición, alimentación y suministro de complementos nutricionales.

Según el informe, el 96,4% de niñas y niños menores de 5 años del departamento de la Guajira y 100% del Chocó atendidos en Centros de Recuperación Nutricional recuperaron su estado nutricional. “Implica un avance significativo para atender a los niños y las niñas con mayores riesgos de desnutrición y alcanzar la meta a 2030”.

Este año, el Programa Mundial de Alimentos, junto con la primera dama de la Nación lanzaron el proyecto ‘Innovación para la nutrición’ con el que se busca impulsar soluciones innovadoras en seguridad alimentaria y nutrición.

Con esta estrategia se espera acelerar el cumplimiento de las metas del ODS2, no solo en Colombia sino también en América Latina y el Caribe.

Salud, no tan bien

El ODS 3, de la salud y el bienestar, tiene metas como la reducción de la mortalidad materna, acabar con las muertes prevenibles de menos de 5 años, luchar contra las enfermedades transmisibles, reducir la mortalidad por enfermedades no transmisibles, prevenir y tratar el abuso de sustancias y alcanzar la cobertura universal de salud.

Este ODS presenta un porcentaje de avance del 55,4% y no es extraño si se tiene en cuenta que uno de los puntos críticos para garantizar la prestación de un buen servicio de salud es la sostenibilidad financiera del sistema.

El Gobierno tiene en marcha la implementación del Acuerdo de Punto Final que busca sanear las finanzas del sistema de salud. Y aunque en su informe de los ODS, el gobierno destaca este tema porque a corte de marzo de este año había girado 1,8 billones de pesos para este saneamiento financiero, el tema está lejos de resolverse.

Pero hay temas como la mortalidad materna y de la mujer, que en el marco de los compromisos con la Agenda 2030, se definió entre las diez prioridades nacionales de salud. Gracias a las acciones desarrolladas, la tasa de mortalidad materna disminuyó entre el 2017 y el 2018, pero hay grandes retos para enfrentar el problema a nivel territorial.

El desafio de la cobertura universal en salud

Una meta clave del ODS de Salud y bienestar es lograr la cobertura sanitaria universal, pero para lograrlo requiere de garantizar la atención de los territorios para que los esquemas de salud lleguen a las zonas más apartadas.

El objetivo es garantizar el acceso a servicios de este tipo esenciales y de calidad, que ya están reglamentados, pero deben avanzar en la práctica.

El gobierno notificó como un avance que en 2019 se contó con 1,22 médicos por cada 1.000 habitantes en zonas rurales dispersas, y señaló que es una muestra de los esfuerzos para contar con profesionales capacitados en estas zonas, pero las brechas son enormes porque las zonas dispersas cuentan con 0,091 médicos en servicio social obligatorio por cada 10.000 habitantes en comparación con el resto de municipios que tiene 0,775.

Fuente de la Noticia

Advertisement

Tendencias