Una nutrida comisión de la CVC DAR Pacífico Oeste se desplazó hacia la comunidad indígena de Cabeceras, a orillas del río San Juan, para celebrar, con los estudiantes de la Institución Educativa San Pedro Claver, las conmemoraciones del Día de la Tierra y el Día del árbol, muy importantes para estas comunidades porque las conecta más con el territorio.

En esta actividad, que se adelantó en el auditorio del centro educativo, se hicieron presentes estudiantes de comunidades adyacentes como Valledupar, Aguaclara, Buena Vista, Malaguita, Puerto Pizario y Cabeceras.

Los estudiantes indígenas de la zona hicieron declamaciones en su dialecto, así como poesías relacionadas con la tierra y los árboles, donde expresaron su amor por el territorio y el cuidado del mismo. Además, ejecutaron bailes autóctonos que hicieron la delicia de los asistentes, como la tijereta, en honor al ave del mismo nombre -similar a la golondrina, pero de mayor tamaño y de cola larga-, de la que imitan sus movimientos.

“Lo más importante del evento fue que nos hicieron reflexionar sobre no contaminar el medio ambiente, que no debemos echar basuras y que debemos hacer una buena disposición de éstas”, dijo Efigenia Salazar Achito, estudiante indígena de la zona.

Por su parte, Edith Noelia Yépez, rectora (E) de la IE San Pedro Claver, dijo que desde hace varios años están interesados en trabajar los proyectos ambientales, o Praes, y se solicitó la colaboración a la CVC en la celebración de los días mundiales dedicados al agua y a la Tierra. “A pesar de estar en una comunidad afro, la IE tiene un 80 por ciento de indígenas como estudiantes y por eso quisimos hacer esta actividad con ambas comunidades”, agregó.

“Sabemos que estamos en un proceso de reforestación porque esta zona fue devastada por el corte de la madera, también la comunidad viene de estar desplazada por la violencia y estuvo descuidada. Estamos reconstruyendo nuestro entorno”, indicó la rectora. Como compensación, los niños realizaron la siembra de, al menos, 300 árboles alrededor del colegio.

A su vez, el docente Hamlet Harrinson García afirmó que el mensaje central de esta actividad era concientizar a la población de que el cuidado de la tierra y los arboles favorece al desarrollo de las comunidades en general. Vale la pena mencionar que Cabeceras se sitúa en la parte baja del río San Juan, muy cerca de su desembocadura con el Océano Pacífico, y para llegar hasta allí se debe realizar un viaje en lancha que toma alrededor de dos horas.

“Este evento hace parte del proceso de darle continuidad al trabajo de educación ambiental y queríamos celebrar el Día de la Tierra y el Día del árbol. Aprovechamos para unir dos etnias, comunidades negras e indígenas, para fortalecer la presencia de la CVC en los territorios”, señaló Javier Vergara, coordinador de la Unidad de Gestión de Cuenca Bajo Calima – Bajo San Juan.

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí