Cada trituradora de plástico procesa hasta dos toneladas de este material en poblaciones como Cisneros, El Naya, La Barra, Ladrilleros y La Bocana.

“Nos permite, primero, acceder a las partes muy fácilmente y permite hacer un mantenimiento fácil porque las piezas se pueden intercambiar”, afirmó Robert Vivas, Plástico Infinito.

Hasta 50 kilos por hora de millares de pequeños fragmentos multicolor son luego sometidos hasta 240 grados para derretirse y con una inyectora, crear infinitas y únicas figuras.

“Tomar el plástico de las playas y con las máquinas que hay en este momento, se pueden picar y sacar materia prima”, aseguró Sneider Neira, diseñador industrial de la Universidad Nacional.

En dos años de trabajo, estos jóvenes han aprovechado 288 toneladas de botellas, tapas, vasos desechables y otros residuos que, por kilo, pueden comercializarse hasta por 2.000 pesos.

El siguiente paso será complementar con máquinas extrusoras la producción de baldes, artesanías y hasta bloques para reducir el uso de madera en las viviendas de zonas costeras.

NoticiasRCN.com

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí