Buenaventura en Linea
París Saint-Germain: sigue la ola de robos a los jugadores del club - Fútbol Internacional - Deportes

París Saint-Germain: sigue la ola de robos a los jugadores del club – Fútbol Internacional – Deportes


Estado de pánico. Así se encuentran las familias de los jugadores de Paris Saint Germain. Se suceden los casos y el temor aumenta. En las últimas 24 horas fueron víctimas Angel Di María y Marquinhos. El argentino tuvo que dejar la cancha en pleno desarrollo del partido con Nantes porque ingresaron delincuentes a su casa, con su familia dentro. El brasileño recibió la angustiante noticia tras el encuentro: su padre, de 52 años, fue encerrado en el interior de la vivienda del futbolista y golpeado por los asaltantes.

Ahora bien, estos casos no son los únicos futbolistas de PSG que vivieron un momento semejante, en los últimos meses otros también fueron robados: Mauro Icardi, Thiago Silva, Sergio Rico, Dani Alves, Layvin Kurzawa y Eric Maxim Choupo Moting.

(Le puede interesar: Lo que dijo Gallardo de Cardona, que tiene envenenados a los de Boca)

Aunque la mayoría de los jugadores viven en casas grandes y con sistemas de alarmas, las medidas no fueron suficientes. Por ese motivo y ante el malestar que la situación generó en los futbolistas, el equipo se decidió solventar los costos de un refuerzo en la seguridad. Desde este lunes, hay guardias de dos hombres durante las 24 horas en las casas de cada uno de los integrantes del plantel.

En 2015, ante una ola de inseguridad similar, el club había reforzado la seguridad en la casa de los jugadores, pero con el tiempo dejó de hacerlo por el alto costo. Según medios locales, los problemas de seguridad en París aumentaron tras las restricciones generadas por la pandemia de coronavirus.

Kylian Mbappé y Neymar, las dos principales estrellas del conjunto parisino, tienen seguridad privada que los acompañan las 24 horas, y varios jugadores planean sumarse a esa metodología.

Generó todo un impacto ver que Di María fue reemplazado a los 12 minutos del primer tiempo por Leandro Paredes en el partido ante Nantes. Pero fue mucho más impactante conocer que fue porque un grupo de asaltantes habían ingresado a su casa. El entrenador Mauricio Pochettino dejó el banco de los suplentes y acompañó a Di María hasta el vestuario, dejando a sus ayudantes en el asiento del conductor por unos momentos.

Según informa L’Equipe, el grupo que asaltó la residencia ubicada en la zona de Neuilly-sur-Seine ingresó por la planta superior y, una vez en el lugar, se quedó con una pequeña caja fuerte que contenía joyas y relojes. El monto de lo robado se calcula que podría llegar a los 500 mil euros. A pesar de que la familia de Di María estaban en el lugar, los asaltantes pasaron desapercibidos y escaparon sin ser descubiertos.

(Además: Así van las clasificaciones de Tirreno-Adriático, tras la etapa 6)

No es la primera vez que Di María vive una situación tan traumática. En 2015, cuando jugaba en Manchester United, un grupo de delincuentes intentó ingresar a su hogar, donde se encontraba junto a su esposa e hijos. Los asaltantes escaparon sin concretar el robo luego de que sonara la alarma de la casa. Resultó tan fuerte el momento que la familia decidió abandonar el domicilio y se mudaron a un hotel hasta que dejaron la ciudad.

Lo que pasó con Marquinhos fue más grave. El diario Le Parisien reveló en la mañana de este lunes que el padre del futbolista fue secuestrado y golpeado por sus atacantes en su casa de Chatou (Yvelines). Mientras salía al jardín para alimentar a sus perros, la víctima fue empujada dentro de su casa por dos hombres. Lo golpearon en la cara, el pecho y las costillas, según informa el periódico. Los ladrones encerraron al padre del jugador brasileño y a las hermanas de Marquinhos, de 13 y 16 años, en una sala de la casa antes de salir con objetos valiosos y 2000 euros en efectivo.

Tampoco fue la primera vez para Marquinhos. El 12 de enero de 2020, en su casa ubicada en el departamento de Yvelines, fue objeto de un intento de robo mientras el defensor se enfrentaba al Mónaco, en el Parque de Los Príncipes. Un guardia de seguridad, encargado de vigilar la propiedad, alertó a la policía luego de ver a cuatro encapuchados en el jardín. Sabiendo que fueron vistos, huyeron inmediatamente por la parte trasera de la casa, escapando de la policía. No se observó ningún signo de allanamiento ni se cometió ningún robo.

Marquinhos

Las autoridades de PSG está muy inquietas por esta ola de robos que sufren sus futbolistas, ya que desde hace tiempo que están en la mira de los delincuentes. Tanto que el 30 de enero último, la víctima fue Mauro Icardi: la casa del delantero argentino fue asaltada mientras viajaba por Lorient (Bretaña). Icardi habría sufrido daños estimados en 400.000 euros en bienes (joyas, relojes, ropa), en su casa ubicada en Neuilly-sur-Seine. Fueron las trabajadoras del hogar las que notaron el daño.

Unos días antes, el apuntado fue el arquero Sergio Rico. El 22 de enero, en el dúplex de 230 m2 del guardavallas español, los ladrones se llevaron más de 25.000 euros en efectivo. También se quedaron con relojes y joyas de lujo.

Desde hace tiempo que en París los futbolistas viven intranquilos. Uno de los casos más resonantes fue el de Eric Maxim Choupo Moting, que en 2018 fue asaltado dos veces en menos de un mes: el 28 de noviembre y luego el 24 de diciembre. El ex delantero del PSG fue víctima de robos en su casa en el distrito 17 de París. Se estima que el importe de los daños por los dos atracos fue de unos 600.000 euros.

También el caso de Thiago Silva, acaparó la atención de los medios de Francia. Es que el 22 de diciembre de 2018, en su casa ubicada en el distrito 16 de París, un grupo de ladrones ingresaron a la propiedad y se llevaron una caja fuerte que contenía joyas, una decena de relojes por valor un valor de 1,5 millones de euros y además estaba su pasaporte.

(En otras noticias: Acusan a Keylor Navas de promover el ‘golpe’ a Jorge Luis Pinto en Costa Rica)

Y en febrero de 2019, Dani Alves sufrió un robo en su casa en Neuilly-sur-Seine, en la periferia de París, mientras jugaba un partido de la Ligue 1 contra el Montpellier. El asaltante fue detenido tiempo después y recibió un año de prisión por el robo de relojes y joyas por un valor estimado de 500.000 euros.

En marzo también de 2019, el lateral izquierdo, Layvin Kurzawa, se salvó de ser víctima de un robo gracias a sus vecinos, en Celle Saint Cloud, intervinieron rápidamente al notar algo extraño y espantaron a los ladrones: cuatro encapuchados intentaron entrar en su casa mientras el jugador estaba de viaje.

La Nación (Argentina)
GDA

Más noticias de Deportes

Bogotá, discriminada para la Copa América

– Para la historia: la nueva marca de Lionel Messi con el Barcelona

 Lo que se sabe de la lesión de Edwin Cardona en Boca

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: