Conecte con nosotros
PERSONAS, TECNOLOGÍA Y EDUCACIÓN: LA GRAN OPORTUNIDAD PERSONAS, TECNOLOGÍA Y EDUCACIÓN: LA GRAN OPORTUNIDAD

Tecnología

PERSONAS, TECNOLOGÍA Y EDUCACIÓN: LA GRAN OPORTUNIDAD

Avatar

Publicado

en

Alejandro Molpeceres, Head of Digital & Technology en WYSER & Career Advisor en ISDI, para Capital Humano.

Invertir en el desarrollo de las personas, educación y tecnología garantiza la creación de un entorno económico sostenible. Tenemos como profesionales la responsabilidad de crear una sociedad comprometida, necesitamos devolver a las instituciones públicas como a empresas privadas, una cultura del esfuerzo, bien común y de rentabilidad a largo plazo.

Aparte de las innumerables pérdidas personales y económicas que estamos viviendo, estamos embarcados en un viaje exponencial que solo acaba de comenzar. No nos equivoquemos, llevamos años sumidos en esta transformación. ¡Agárrense fuerte, hemos pisado el acelerador! Según el World Economic Forum:Future Jobs Report 2020, existen varias evidencias de que el cambio ya está aquí:

  • 1. El ritmo de la adopción tecnológica va a seguir en aumento. Las áreas donde más se está invirtiendo son: cloud computing, big dataeCommerceinteligencia artificial, y robótica. Las organizaciones se están apalancando e invirtiendo para mejorar sus procesos, ahorrar costes y ser más eficientes. Estas son las áreas donde más empleo se está demandando a corto y medio plazo.
  • 2. La automatización de tareas, combinada con la crisis del COVID-19, ha creado una doble disrupción en el modelo de trabajo a nivel global. En 2025, el tiempo dedicado a las tareas por parte de los humanos y las máquinas estarán igualados. Se destruirá empleo que no aporte valor y esto impactará desde la localización física de las empresas, se redefinirá la entrega de valor, internalización, número de empleados, estrategia tecnológica, etc.
  • 3. La brecha de habilidades demandadas por el mercado vs las actuales será cada vez mayor. Fomentar e impulsar el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la autogestión, la resiliencia y flexibilidad, son clave para poder afrontar con éxito un futuro incierto basado en la adaptación constante independientemente de las habilidades técnicas que también serán necesarias.
  • 4. El 44% de los empleados cualificados a nivel global son susceptibles de empezar a trabajar en remoto. Es crítico analizar cuanta es la mejora del balance personal-laboral en relación productividad. La misión de los departamentos de personas es tratar de fijar una estrategia y crear espacios para este cambio de modelo. Muchas compañías tecnológicas han entendido que más eficiente establecer relaciones laborales más abiertas con sus empleados, ofreciendo flexibilidad y espacios físicos adaptados a las nuevas necesidades.
  • 5. Las personas con un nivel educativo inferior están más expuestas a una sufrir una mayor desigualdad en comparación con crisis financiera de 2008. La automatización, sumada a una destrucción de empleo masiva, hará que las personas con un trabajo que no aporte valor y sin recursos para formarse, estarán totalmente expuestas en el sistema.

Para adaptarnos, tenemos que reenfocar nuestro objetivo personal, desarrollar nuevas habilidades y no parar de formarnos. Hemos dicho adiós a gente importante, hemos vuelto a conectar con nuestras familias y es el momento de liderar el cambio. Tenemos que actualizar nuestro modelo de gestión de personas, reinventar las organizaciones de las que queremos formar parte, o crear las nuestras.

El teletrabajo ha trasformado la forma en la que nos relacionamos, el mercado de trabajo se ha hecho global y han pivotado nuestras prioridades personales. ¿Seguimos pensando que el modelo de gestión tiene que ser estático? El único modo de liderar este cambio es poniendo a las personas en el centro de una vez por todas. Fomentar entornos de cooperación ágiles, instaurar una comunicación abierta con los empleados, promover la formación y el desarrollo, ser flexibles y sobre todo trabajar con propósito y con pasión.

España cierra el 2020 con una tasa de paro del 16,26% y una caída -9% del PIB. Competimos en el mercado global por el talento, con reglas de mercado local y con una regulación fuerte a nivel europeo. Eso dificulta que los modelos de negocio disruptivos tecnológicos escalen en comparación con otras superpotencias. Independientemente, tenemos seguridad jurídica y dentro de la Unión Europea somos un mercado atractivo para que fondos, organizaciones y profesionales. Según el informe Global Skill Index 2020, Europa sigue dominando los tres principales índices digitales: Business, Technology y Data Science». encabezados por Suiza, Rusia y Finlandia.

Para poder seguir siendo competitivos, necesitamos un gran pacto educativo a nivel europeo y devolver a las aulas el pensamiento crítico y una base sólida técnica y humanística. Necesitamos que nuestros maestros tengan una posición relevante en nuestra sociedad, y estén formados a nivel digital. Sin una base, las futuras generaciones no podrán competir en mercado cambiante. Es sin duda un momento para reinventarnos, empujar juntos y de oportunidades.

Alejandro Molpeceres

Head of Digital & Technology en WYSER & Career Advisor en ISDI

Fuente de la Noticia

Tendencias

%d bloggers like this: