En una decisión que seguramente será fuente de controversia, el Consejo Nacional Electoral (CNE) determinó ese miércoles que los ciudadanos que vayan a votar en las elecciones regionales de octubre tendrán que firmar y poner su huella en el formulario en el cual queda registrada su participación.

La controversial medida, según el CNE, busca “evitar la suplantación de electores” en esos comicios.

“El CNE revivió la obligación de los sufragantes de poner su huella y firma en el formulario E-11, como requisito para poder ejercer el derecho al voto. La Registraduría Nacional del Estado Civil deberá incluir dos casillas”, reza un comunicado que informó varias decisiones del tribunal electoral relacionadas con el proceso electoral.

Actualmente, cuando el ciudadano se acerca al puesto de votación para ejercer su derecho, el jurado de votación anota su nombre y su número de cédula.

Apenas se anunció la medida, varios expertos en temas electorales comenzaron a hacerse varias preguntas, entre ellas, por ejemplo, qué pasará con el voto que haya depositado el suplantador del elector, en caso de que sea detectado, tomando en cuenta que el voto es secreto. ¿Se anulará? ¿A qué candidato se le anulará?

Además de esta medida, el CNE también anunció la creación de un cuerpo de veedurías electorales que podrán denunciar irregularidades y verificar el cumplimiento de las normas sobre propaganda electoral, entre otros temas.

Fuente: El Tiempo.

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí