Mientras que esta semana Iván Márquez dijo que fue un error haber entregado las armas, Londoño insiste en que se debe cumplir con la palabra de paz.

En la carta, Rodrigo Londoño se refiere a Iván Márquez de la siguiente manera:

«Desafortunadamente Iván no percibió la dimensión del puesto que nuestra larga lucha lo llevó a ocupar. Se fue, sin ningún tipo de explicación, y le negó a ocupar su curul en el senado, dejando acéfala nuestra representación parlamentaria en el momento que más requería su presencia».

En otro aparte señala:

«Es cierto que nuestro partido y los Acuerdos de Paz pasan por momentos difíciles. Como los que pasa Santrich y que ocupan buena parte de su carta a los ETCR. Con la presencia parlamentaria de Iván Márquez, es probable que esa situación fuera menos dura. Como lo hubiera sido, de no existir esa extraña y peligrosa relación con su sobrino Marlon Marín».

“Actitudes y comportamientos como los adoptados por Iván Márquez y quienes lo siguen apuntan a pisotear eso que para los revolucionarios, incluso para cualquier ser humano que tenga elevado sentido de su integridad, es algo sagrado. La autoridad moral del partido. En esas condiciones, con hondo pesar, debo reconocer la necesidad de marcar distancias con ellos. Somos un partido para la paz, nunca seremos un partido para la guerra”, concluye el comunicado.

Fuente: La W Radio.

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí