Buenaventura en Linea
La líder de la oposición bielorrusa pide a los manifestantes "no confrontar a la Policía y no salir a las plazas para no poner sus vidas en peligro"

Por cuarta jornada consecutiva continúan las protestas en Minsk contra el resultado de las elecciones presidenciales

De momento no hay informes de enfrentamientos graves entre los manifestantes y la Policía, que marcaron los tres días anteriores de protestas.

En Minsk, Bielorrusia, continúan las protestas contra los resultados de las elecciones presidenciales del 9 de agosto, en las cuales ganó el actual mandatario Alexánder Lukashenko, que está en el poder desde 1994. 

Este miércoles, algunos manifestantes sostuvieron flores en sus manos como símbolo de no agresión. De nuevo, por todas partes se escucha el sonido de bocinas de coches, cuyos conductores expresan así su solidaridad con los manifestantes, reportan los corresponsales de TASS.

De momento no hay informes de enfrentamientos graves entre los manifestantes y la Policía, que marcaron los tres días anteriores de protestas. Además, se informa que esta noche a las calles de Minsk salieron menos personas que antes.

Por otra parte, la Policía bielorrusa detuvo este miércoles a dos personas que prepararon cócteles Molotov para “utilizarlos durante los actos públicos contra los agentes”, según informó la portavoz del Ministerio del Interior del país, Olga Chemodánova. 

Violentas protestas en Bielorrusia

Las protestas en diversas ciudades de Bielorrusia comenzaron la noche del pasado domingo, después que se anunciara que, según los resultados preliminares, Alexánder Lukashenko ganó las elecciones presidenciales al obtener el 80,08% de los votos.

Su principal rival y líder de la oposición, Svetlana Tijanóvskaya, que fue votada por el 10,9 % de los electores, no reconoció los resultados de los comicios y se refirió a sí misma como ganadora de las presidenciales. 

Durante los tres primeros días de las protestas se registraron violentos enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía. Los agentes de la ley utilizaron gases lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras para dispersar a la multitud, que, a su vez, lanzó fuegos artificiales, palos de madera, piedras y antorchas hacia los policías.

Según el Ministerio del Interior bielorruso, durante las protestas fueron detenidas unas 6.000 personas, mientras que decenas de manifestantes y agentes policiales resultaron heridos. Además, durante los últimos días fueron detenidos más de 50 periodistas, tanto locales como internacionales. 

Este martes, Tijanóvskaya, que se encuentra actualmente en Lituania, afirmó que no quiere sangre ni violencia y pidió a los manifestantes que “no confronten a la Policía y no salgan a las plazas, para no poner sus vidas en peligro”.

Reacción de Lukashenko

Por su parte, el presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, declaró este miércoles que la mayoría de los manifestantes son personas desempleadas y con antecedentes penales.

La UE califica las elecciones en Bielorrusia como "ni libres, ni justas" y amenaza con "medidas" contra funcionarios responsables

“La mayoría de todos estos supuestos manifestantes son personas con antecedentes penales, que hoy están desempleadas. No hay trabajo, así que se pasean por las calles y avenidas. Por eso, les pido y advierto a todos: consigan un trabajo, aquellos que no trabajan“, sostuvo el mandatario, según recoge la agencia Belta.

Además, subrayó que la “tarea más importante” para las autoridades es ahora “garantizar la seguridad” de los ciudadanos, así como “proteger el orden constitucional y garantizar el funcionamiento normal de los órganos del Gobierno estatales”. Lukashenko precisó también que se debe ofrecer trabajo a todos los bielorrusos desempleados.

La ONU condena la “respuesta violenta” de Minsk a las protestas

Entre tanto, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michele Bachelet, condenó este miércoles la “respuesta violenta de las autoridades bielorrusas a las manifestaciones pacíficas” y pidió a que se escuchen las quejas de la población. 

Además, instó a la “liberación inmediata” de todas las personas detenidas durante las protestas “en clara violación de las normas internacionales de derechos humanos”. Según la información de la alta comisionada, en Bielorrusia fueron detenidas unas 6.000 personas, incluyendo menores de edad y algunas que no participaron en las manifestaciones. 

“Las personas detenidas arbitrariamente o maltratadas por expresar pacíficamente su disidencia tienen derecho a recibir justicia y reparación”, subrayó Bachelet, que expresó su preocupación por los cortes de Internet durante las protestas y la detención de periodistas, lo que representa una “severa restricción del derecho a la libertad de expresión“.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Fuente de la Noticia

Comentar

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.