in

Primera Persona: Un mes en un sótano de Mariupol

Primera Persona: Un mes en un sótano de Mariupol | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

Al final de la segunda semana, escuchamos bombardeos continuos que se acercaban desde la parte norte de la ciudad, apuntando a distritos residenciales cercanos a nosotros. Dos misiles alcanzaron un edificio de nueve pisos al otro lado de la calle, justo enfrente de nuestro sótano. Vimos el cuarto piso envuelto en llamas y gente saltando hacia la muerte.

Cada vez que un misil aterrizaba cerca, se sentía como si nos atravesara. Sentiríamos las ondas de choque; las grietas en la pared y el piso del sótano se ensancharían con cada golpe, y nos preguntaríamos si los cimientos del edificio podrían soportarlo.

© Alina Beskrovna

Alina Beskrovna dijo que vio a personas saltando hacia la muerte desde un edificio de apartamentos en Mariupol, Ucrania.

‘No sé si mi padre está vivo’

Al principio de la invasión, los rusos atacaron una estación de comunicación detrás de uno de los rascacielos residenciales.

Sabía por qué se estaba haciendo: para dejarnos completamente indefensos y sin esperanza, desmoralizados y aislados del mundo exterior.

Perdí el contacto con mi padre. Estaba al otro lado de la ciudad y no estaba seguro de si lo volvería a ver. Solo esperaba que se acercara a nosotros, ya que sabía la dirección, pero nunca lo hizo. Todavía no sé si está vivo. No sé si lo llevaron a Rusia a la fuerza.

Comenzaron a correr rumores sobre cómo había caído la ciudad, cómo ahora era territorio ruso. Escuchamos historias horribles de chechenos vagando por las calles, violando mujeres, matando civiles a quemarropa y lo peligroso que era incluso intentar irse debido a los combates activos en los tres lados de la ciudad.

Entonces, nadie se atrevió a escapar. Debido a la falta de comunicación con el mundo exterior, se sentía como si estuviera ocurriendo un gran asesinato en masa a mi alrededor, y que el mundo no tenía idea y nunca descubriría la verdadera escala de lo que estaba sucediendo.


Alina Beskrovna, fotografiada con su padre antes del conflicto.
© Alina Beskrovna

Alina Beskrovna, fotografiada con su padre antes del conflicto.

Miedo a la violación

Tenía dos miedos principales. Uno fue la violación, que el ejército ruso utiliza como arma de guerra, y todos lo sabíamos, y el segundo fue que se los llevaran a Rusia por la fuerza oa la llamada República Popular de Donetsk.

También me preocupaba que Mariupol fuera proclamada parte de la República Popular de Donetsk, excluyendo cualquier esperanza de que me fuera.

Seguía pensando, ¿nos dejarán salir? ¿Hay una salida?

Una oportunidad para escapar

Cualquiera que no salió en los primeros tres o cuatro días, no pudo salir después, debido a los combates activos y las fuerzas rusas que se acercaban a la ciudad desde los tres lados.

Los que intentaron huir se encontraron en un campo de batalla: Residente de Mariupol

Los que intentaron huir se encontraron en un campo de batalla.

Todo lo que podíamos hacer era esperar a que se abriera un posible corredor. Alrededor de la segunda semana de la guerra, se difundió un rumor en un telegrama ruso. [social media platform] canal, que una columna organizada se estaba reuniendo en el teatro, en dirección oeste hacia Manhush.

Todos los que contaban con vehículo y suficiente combustible, pusieron unas telas blancas en sus espejos laterales para indicar que eran civiles que intentaban huir y se dirigieron al punto de recolección.

Pero no había nada. Resultó ser un rumor falso..

Para el 20 de marzo, los rusos se habían apoderado por completo de la franja de tierra junto al mar de Azov, desde Berdyansk y Manhush, hasta las afueras de Mariupol.

Tres días más tarde decidimos irnos a pesar de los informes de civiles atacados, ya que la ciudad estaba sitiada por alfombras y bombardeos de precisión.

Vi con mis propios ojos cómo apuntaban a edificios de departamentos, como si estuvieran jugando un juego de computadora.

Nos estábamos quedando sin comida y agua. Hacía un mes que no me duchaba.


Los residentes que se quedaron en Mariupol compartieron una letrina de pozo mientras la ciudad seguía siendo bombardeada.
© Alina Beskrovna

Los residentes que se quedaron en Mariupol compartieron una letrina de pozo mientras la ciudad seguía siendo bombardeada.

Viaje ‘horrible’

A las 7:00 de la mañana del 23 de marzo partimos hacia Zaporizhzhia. Después de 16 puestos de control rusos, un viaje que normalmente tomaba tres horas nos costó más de 14.

El viaje en sí fue horrible. El ejército ruso nos registró al desnudo, revisó los documentos y detuvo a todos los hombres. Pero una vez que llegamos al puesto de control ucraniano cerca de la entrada a Zaporizhzhia, escuchamos el idioma ucraniano.

Se sentía como si lo hubiéramos logrado, como si estuviéramos relativamente seguros.

A pesar de sentir que estaba saliendo de este agujero negro de destrucción y muerte, Zaporizhzhia en sí misma no era segura; hubo ataques aéreos constantes.

Pero habíamos logrado salir de Mariupol y no podíamos creer que estuviéramos vivos.

Fuente de la Noticia

Redacción
Author: Redacción

Written by Redacción

5 cosas para ver mientras Mets y Giants juegan series de cuatro juegos en Citi Field | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

5 cosas para ver mientras Mets y Giants juegan series de cuatro juegos en Citi Field

La Junta promete un "año de paz" después de Thingyan, pero la oposición dice que la lucha apenas comienza | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo

La Junta promete un «año de paz» después de Thingyan, pero la oposición dice que la lucha apenas comienza