Connect with us

Tecnología

¿Puede la sangre de un atleta mejorar la capacidad intelectual?

Published

on

Sony anuncia nuevas carátulas de PS5 en una gama de colores

¿Qué pasaría si algo en la sangre de un atleta pudiera aumentar la capacidad intelectual de alguien que no hace o no puede hacer ejercicio? ¿Podría una proteína que se amplifica cuando las personas hacen ejercicio ayudar a prevenir los síntomas del Alzheimer y otros trastornos de la memoria?

Esa es la perspectiva tentadora planteada por un nuevo estudio en el que los investigadores inyectaron a ratones sedentarios sangre de ratones que corrían millas en ruedas de ejercicio, y encontraron que los ratones sedentarios obtuvieron mejores resultados en las pruebas de aprendizaje y memoria.

El estudio, publicado la semana pasada en la revista Naturaleza, también encontró que el tipo de inflamación cerebral involucrada en el Alzheimer y otros trastornos neurológicos se redujo en ratones sedentarios después de recibir la sangre de sus contrapartes atléticas.

Los resultados científicos con ratones no se traducen necesariamente en humanos. Aún así, los expertos dijeron que el estudio respalda un creciente cuerpo de investigación.

«Estamos viendo un número cada vez mayor de estudios en los que las proteínas de fuera del cerebro que se producen cuando se hace ejercicio ingresan al cerebro y son útiles para mejorar la salud del cerebro, o incluso mejorar la cognición y la enfermedad», dijo Rudolph Tanzi, profesor de neurología en el Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard. Dirigió un estudio de 2018 que encontró que el ejercicio ayudó a los cerebros de ratones diseñados para tener una versión de la enfermedad de Alzheimer.

El resultado más prometedor sería si las proteínas generadas por el ejercicio pueden convertirse en la base de los tratamientos, dijeron los expertos.

«La demostración de que hay factores transferibles en la sangre que parecían transmitir efectos beneficiosos en el cerebro que mejoran el aprendizaje y la memoria es, con mucho, el aspecto más interesante del trabajo», dijo el Dr. Madhav Thambisetty, neurólogo e investigador principal de la National Institute on Aging, que no participó en la nueva investigación.

El estudio, dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de Stanford, encontró que una proteína, la clusterina, producida en el hígado y en las células del músculo cardíaco, parecía ser responsable de la mayoría de los efectos antiinflamatorios. Pero varios expertos señalaron que estudios recientes han encontrado beneficios de otras proteínas. También dijeron que se necesita aprender más sobre la clusterina, que desempeña un papel en muchas enfermedades, incluido el cáncer, y puede tener efectos negativos en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer antes de que la inflamación cerebral se vuelva dominante.

“Es demasiado prematuro concluir que niveles más altos o más bajos de clusterina podrían ser beneficiosos o no”, dijo Thambisetty, quien ha estudiado la clusterina. «No creo que estemos en la etapa en la que la gente pueda cambiar sus cintas de correr o cancelar sus membresías en el gimnasio por una pastilla de clusterin o una inyección de clusterin».

El estudio fue dirigido por Tony Wyss-Coray, profesor de neurología y ciencias neurológicas en Stanford, quien anteriormente había realizado una investigación que encontró que la sangre de ratones jóvenes puede revertir el deterioro cognitivo relacionado con la edad en ratones viejos. Wyss-Coray dijo que quería ver «si el ejercicio producía factores que también se acumularían en la sangre y que luego se podrían transferir».

El estudio involucró a ratones que tenían aproximadamente 3 meses de edad, aproximadamente el equivalente a los humanos de 25 a 30 años. Algunos de los ratones, animales nocturnos a los que les encanta correr, podían usar libremente ruedas de ejercicio en sus jaulas y recorrían entre 4 y 6 millas en las ruedas cada noche. Las ruedas estaban bloqueadas para otros ratones que podían deslizarse alrededor de sus jaulas pero no podían realizar un entrenamiento cardiovascular prolongado.

Después de 28 días, los investigadores tomaron un tercer grupo de ratones que tampoco hacían ejercicio y les inyectaron plasma sanguíneo, el líquido que rodea las células sanguíneas, de los ratones corredores o de los ratones no corredores. Los ratones que recibieron sangre de corredor obtuvieron mejores resultados en dos pruebas de aprendizaje y memoria que los que recibieron sangre de los ratones no corredores.

En una prueba, que mide cuánto tiempo un ratón se congelará de miedo cuando se devuelve a una jaula donde previamente recibió una descarga eléctrica en el pie, los ratones con sangre de corredor se congelaron un 25% más, lo que indica que tenían mejor memoria del evento estresante, Wyss -Dijo Coray. En la otra prueba, los ratones con sangre de corredor fueron dos veces más rápidos para encontrar una plataforma sumergida en agua opaca, dijo.

El equipo también encontró que los cerebros de ratones con sangre de corredor producían más de varios tipos de células cerebrales, incluidas las que generan nuevas neuronas en el hipocampo, una región involucrada en la memoria y el aprendizaje espacial.

Un análisis genético mostró que alrededor de 1.950 genes habían cambiado en respuesta a la infusión de sangre de corredor, volviéndose más o menos activados. La mayoría de los 250 genes con los mayores cambios de activación estaban involucrados en la inflamación y sus cambios sugirieron que se redujo la inflamación del cerebro.

El equipo probó si sería importante eliminar alguna de las cuatro proteínas más importantes de la sangre del corredor y descubrió que si se eliminaba la clusterina, los efectos antiinflamatorios desaparecían. Y cuando a los ratones diseñados para tener un tipo de inflamación cerebral o una versión de la enfermedad de Alzheimer se les inyectó clusterina, disminuyó la inflamación cerebral.

En la única parte del estudio que involucró a humanos, se encontró que 20 veteranos militares con una condición previa a la demencia llamada deterioro cognitivo leve que habían participado en un programa de ejercicio de seis meses tenían niveles altos de clusterina en la sangre.

Kaci Fairchild, directora asociada del Departamento de Asuntos de Veteranos Sierra Pacific Mental Illness Research, Education and Clinical Center, y autora del nuevo estudio, dijo que los veteranos, con edades comprendidas entre los 50 y los 89 años, hacían ejercicio tres veces a la semana, combinando ejercicios cardiovasculares con entrenamiento con pesas.

Fairchild dijo que en los resultados que aún no se han publicado, además de tener clusterina elevada, los veteranos obtuvieron mejores resultados en las pruebas que involucran la memoria de palabras y el recuerdo de historias.

“En general, los veteranos tuvieron mejoras en la función cognitiva, en gran parte relacionadas con el aprendizaje y la memoria”, dijo Fairchild. Al señalar que algunas personas tienen discapacidades o limitaciones que les impiden hacer ejercicio, dijo que esperaba que «las implicaciones de esta clusterina es que podemos desarrollar un medicamento dirigido a esta proteína para las personas que no pueden realizar actividad física».

En el cerebro, la clusterina se une a las células que recubren los vasos sanguíneos, células que se inflaman en la enfermedad de Alzheimer, dijo Wyss-Coray, lo que sugiere que un fármaco potencial podría unirse a esas células e «imitar los efectos antiinflamatorios».

Aún así, los expertos que estudian la enfermedad de Alzheimer y la neuroinflamación dijeron que se necesita mucha más investigación antes de que se puedan desarrollar terapias.

«No todo lo que funciona en ratones funciona en humanos, y no sabemos si hay otros efectos secundarios inesperados que podrían hacerlo insostenible en humanos», dijo Mark Gluck, profesor de neurociencia y salud pública en la Universidad de Rutgers en Newark. Nueva Jersey, que no participó en el estudio.

El Dr. Michael Heneka, director entrante del Centro de Biomedicina de Sistemas de Luxemburgo que no participó en el estudio, dijo que el papel de la inflamación en los procesos de enfermedades puede cambiar con el tiempo, siendo protector al principio y perjudicial más tarde, por lo que es importante apuntar a la inflamación. en el momento apropiado.

Tampoco está claro si la clusterina es la proteína óptima para una terapia.

En estudios recientes se ha demostrado que otras proteínas relacionadas con el ejercicio físico mejoran la cognición en ratones. Se descubrió que la irisina, liberada por los músculos, reduce la neuroinflamación y ayuda a los ratones a desempeñarse mejor en las pruebas de memoria y aprendizaje. Se demostró que otra, llamada Gpld1, una enzima producida en el hígado, aumenta después del ejercicio y se correlaciona con una mejor función cognitiva en ratones ancianos.

Cualesquiera que sean las proteínas que resulten prometedoras, sería más seguro desarrollar un medicamento que tratar de transfundir sangre, que contendría otras cosas además de las proteínas, dijo Tanzi, que no participó en el nuevo estudio. “La gran pregunta”, agregó, “es qué proteínas son las ganadoras y cómo las aprovechamos para brindar nuevas terapias”.

Este artículo apareció originalmente en Los New York Times.

n

u00bfQuu00e9 pasaru00eda si algo en la sangre de un atleta pudiera aumentar la capacidad intelectual de alguien que no hace o no puede hacer ejercicio? u00bfPodru00eda una proteu00edna que se amplifica cuando las personas hacen ejercicio ayudar a prevenir los su00edntomas del Alzheimer y otros trastornos de la memoria?

n

Esa es la perspectiva tentadora planteada por un nuevo estudio en el que los investigadores inyectaron a ratones sedentarios sangre de ratones que corru00edan millas en ruedas de ejercicio, y encontraron que los ratones sedentarios obtuvieron mejores resultados en las pruebas de aprendizaje y memoria.

n

El estudio, publicado la semana pasada en la revista Naturaleza, tambiu00e9n encontru00f3 que el tipo de inflamaciu00f3n cerebral involucrada en el Alzheimer y otros trastornos neurolu00f3gicos se redujo en ratones sedentarios despuu00e9s de recibir la sangre de sus contrapartes atlu00e9ticas.

nn

Los resultados cientu00edficos con ratones no se traducen necesariamente en humanos. Au00fan asu00ed, los expertos dijeron que el estudio respalda un creciente cuerpo de investigaciu00f3n.

n

"Estamos viendo un nu00famero cada vez mayor de estudios en los que las proteu00ednas de fuera del cerebro que se producen cuando se hace ejercicio ingresan al cerebro y son u00fatiles para mejorar la salud del cerebro, o incluso mejorar la cogniciu00f3n y la enfermedad", dijo Rudolph Tanzi, profesor de neurologu00eda en el Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard. Dirigiu00f3 un estudio de 2018 que encontru00f3 que el ejercicio ayudu00f3 a los cerebros de ratones diseu00f1ados para tener una versiu00f3n de la enfermedad de Alzheimer.

n

El resultado mu00e1s prometedor seru00eda si las proteu00ednas generadas por el ejercicio pueden convertirse en la base de los tratamientos, dijeron los expertos.

n

"La demostraciu00f3n de que hay factores transferibles en la sangre que parecu00edan transmitir efectos beneficiosos en el cerebro que mejoran el aprendizaje y la memoria es, con mucho, el aspecto mu00e1s interesante del trabajo", dijo el Dr. Madhav Thambisetty, neuru00f3logo e investigador principal de la National Institute on Aging, que no participu00f3 en la nueva investigaciu00f3n.

nn

El estudio, dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de Stanford, encontru00f3 que una proteu00edna, la clusterina, producida en el hu00edgado y en las cu00e9lulas del mu00fasculo cardu00edaco, parecu00eda ser responsable de la mayoru00eda de los efectos antiinflamatorios. Pero varios expertos seu00f1alaron que estudios recientes han encontrado beneficios de otras proteu00ednas. Tambiu00e9n dijeron que se necesita aprender mu00e1s sobre la clusterina, que desempeu00f1a un papel en muchas enfermedades, incluido el cu00e1ncer, y puede tener efectos negativos en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer antes de que la inflamaciu00f3n cerebral se vuelva dominante.

n

u201cEs demasiado prematuro concluir que niveles mu00e1s altos o mu00e1s bajos de clusterina podru00edan ser beneficiosos o nou201d, dijo Thambisetty, quien ha estudiado la clusterina. "No creo que estemos en la etapa en la que la gente pueda cambiar sus cintas de correr o cancelar sus membresu00edas en el gimnasio por una pastilla de clusterin o una inyecciu00f3n de clusterin".

n

El estudio fue dirigido por Tony Wyss-Coray, profesor de neurologu00eda y ciencias neurolu00f3gicas en Stanford, quien anteriormente habu00eda realizado una investigaciu00f3n que encontru00f3 que la sangre de ratones ju00f3venes puede revertir el deterioro cognitivo relacionado con la edad en ratones viejos. Wyss-Coray dijo que queru00eda ver "si el ejercicio producu00eda factores que tambiu00e9n se acumularu00edan en la sangre y que luego se podru00edan transferir".

n

El estudio involucru00f3 a ratones que tenu00edan aproximadamente 3 meses de edad, aproximadamente el equivalente a los humanos de 25 a 30 au00f1os. Algunos de los ratones, animales nocturnos a los que les encanta correr, podu00edan usar libremente ruedas de ejercicio en sus jaulas y recorru00edan entre 4 y 6 millas en las ruedas cada noche. Las ruedas estaban bloqueadas para otros ratones que podu00edan deslizarse alrededor de sus jaulas pero no podu00edan realizar un entrenamiento cardiovascular prolongado.

nn

Despuu00e9s de 28 du00edas, los investigadores tomaron un tercer grupo de ratones que tampoco hacu00edan ejercicio y les inyectaron plasma sanguu00edneo, el lu00edquido que rodea las cu00e9lulas sanguu00edneas, de los ratones corredores o de los ratones no corredores. Los ratones que recibieron sangre de corredor obtuvieron mejores resultados en dos pruebas de aprendizaje y memoria que los que recibieron sangre de los ratones no corredores.

n

En una prueba, que mide cuu00e1nto tiempo un ratu00f3n se congelaru00e1 de miedo cuando se devuelve a una jaula donde previamente recibiu00f3 una descarga elu00e9ctrica en el pie, los ratones con sangre de corredor se congelaron un 25% mu00e1s, lo que indica que tenu00edan mejor memoria del evento estresante, Wyss -Dijo Coray. En la otra prueba, los ratones con sangre de corredor fueron dos veces mu00e1s ru00e1pidos para encontrar una plataforma sumergida en agua opaca, dijo.

n

El equipo tambiu00e9n encontru00f3 que los cerebros de ratones con sangre de corredor producu00edan mu00e1s de varios tipos de cu00e9lulas cerebrales, incluidas las que generan nuevas neuronas en el hipocampo, una regiu00f3n involucrada en la memoria y el aprendizaje espacial.

n

Un anu00e1lisis genu00e9tico mostru00f3 que alrededor de 1.950 genes habu00edan cambiado en respuesta a la infusiu00f3n de sangre de corredor, volviu00e9ndose mu00e1s o menos activados. La mayoru00eda de los 250 genes con los mayores cambios de activaciu00f3n estaban involucrados en la inflamaciu00f3n y sus cambios sugirieron que se redujo la inflamaciu00f3n del cerebro.

n

El equipo probu00f3 si seru00eda importante eliminar alguna de las cuatro proteu00ednas mu00e1s importantes de la sangre del corredor y descubriu00f3 que si se eliminaba la clusterina, los efectos antiinflamatorios desaparecu00edan. Y cuando a los ratones diseu00f1ados para tener un tipo de inflamaciu00f3n cerebral o una versiu00f3n de la enfermedad de Alzheimer se les inyectu00f3 clusterina, disminuyu00f3 la inflamaciu00f3n cerebral.

n

En la u00fanica parte del estudio que involucru00f3 a humanos, se encontru00f3 que 20 veteranos militares con una condiciu00f3n previa a la demencia llamada deterioro cognitivo leve que habu00edan participado en un programa de ejercicio de seis meses tenu00edan niveles altos de clusterina en la sangre.

n

Kaci Fairchild, directora asociada del Departamento de Asuntos de Veteranos Sierra Pacific Mental Illness Research, Education and Clinical Center, y autora del nuevo estudio, dijo que los veteranos, con edades comprendidas entre los 50 y los 89 au00f1os, hacu00edan ejercicio tres veces a la semana, combinando ejercicios cardiovasculares con entrenamiento con pesas.

n

Fairchild dijo que en los resultados que au00fan no se han publicado, ademu00e1s de tener clusterina elevada, los veteranos obtuvieron mejores resultados en las pruebas que involucran la memoria de palabras y el recuerdo de historias.

n

u201cEn general, los veteranos tuvieron mejoras en la funciu00f3n cognitiva, en gran parte relacionadas con el aprendizaje y la memoriau201d, dijo Fairchild. Al seu00f1alar que algunas personas tienen discapacidades o limitaciones que les impiden hacer ejercicio, dijo que esperaba que "las implicaciones de esta clusterina es que podemos desarrollar un medicamento dirigido a esta proteu00edna para las personas que no pueden realizar actividad fu00edsica".

n

En el cerebro, la clusterina se une a las cu00e9lulas que recubren los vasos sanguu00edneos, cu00e9lulas que se inflaman en la enfermedad de Alzheimer, dijo Wyss-Coray, lo que sugiere que un fu00e1rmaco potencial podru00eda unirse a esas cu00e9lulas e "imitar los efectos antiinflamatorios".

n

Au00fan asu00ed, los expertos que estudian la enfermedad de Alzheimer y la neuroinflamaciu00f3n dijeron que se necesita mucha mu00e1s investigaciu00f3n antes de que se puedan desarrollar terapias.

n

"No todo lo que funciona en ratones funciona en humanos, y no sabemos si hay otros efectos secundarios inesperados que podru00edan hacerlo insostenible en humanos", dijo Mark Gluck, profesor de neurociencia y salud pu00fablica en la Universidad de Rutgers en Newark. Nueva Jersey, que no participu00f3 en el estudio.

n

El Dr. Michael Heneka, director entrante del Centro de Biomedicina de Sistemas de Luxemburgo que no participu00f3 en el estudio, dijo que el papel de la inflamaciu00f3n en los procesos de enfermedades puede cambiar con el tiempo, siendo protector al principio y perjudicial mu00e1s tarde, por lo que es importante apuntar a la inflamaciu00f3n. en el momento apropiado.

n

Tampoco estu00e1 claro si la clusterina es la proteu00edna u00f3ptima para una terapia.

n

En estudios recientes se ha demostrado que otras proteu00ednas relacionadas con el ejercicio fu00edsico mejoran la cogniciu00f3n en ratones. Se descubriu00f3 que la irisina, liberada por los mu00fasculos, reduce la neuroinflamaciu00f3n y ayuda a los ratones a desempeu00f1arse mejor en las pruebas de memoria y aprendizaje. Se demostru00f3 que otra, llamada Gpld1, una enzima producida en el hu00edgado, aumenta despuu00e9s del ejercicio y se correlaciona con una mejor funciu00f3n cognitiva en ratones ancianos.

n

Cualesquiera que sean las proteu00ednas que resulten prometedoras, seru00eda mu00e1s seguro desarrollar un medicamento que tratar de transfundir sangre, que contendru00eda otras cosas ademu00e1s de las proteu00ednas, dijo Tanzi, que no participu00f3 en el nuevo estudio. u201cLa gran preguntau201d, agregu00f3, u201ces quu00e9 proteu00ednas son las ganadoras y cu00f3mo las aprovechamos para brindar nuevas terapiasu201d.

n

Este artu00edculo apareciu00f3 originalmente en Los New York Times.

n

rn
Fuente ","author":{"@type":"Person","name":"notimundo","url":"https://noticiasdelmundo.news/author/jucebo/","sameAs":["https://noticiasdelmundo.news"]},"articleSection":["Ciencia"],"image":{"@type":"ImageObject","url":"https://noticiasdelmundo.news/wp-content/uploads/2021/12/u00bfPuede-la-sangre-de-un-atleta-mejorar-la-capacidad-intelectual.jpg","width":1200,"height":667},"publisher":{"@type":"Organization","name":"","url":"https://noticiasdelmundo.news","logo":{"@type":"ImageObject","url":""},"sameAs":["https://www.facebook.com/mundonoticiasnews","http://jnews.jegtheme.com/default/feed/"]}}

Fuente de la Noticia

Advertisement
Advertisement

Tendencias