Buenaventura en Linea
¿Qué cambios ha traído la tecnología a nuestras vidas durante la pandemia?

¿Qué cambios ha traído la tecnología a nuestras vidas durante la pandemia?

No cabe duda que la pandemia del coronavirus ha traído grandes cambios en todo sentido. Prácticamente nos hemos visto obligados a encontrar nuevas formas de trabajar, estudiar, interactuar y vivir. Es verdad que las tecnologías digitales son una realidad desde hace muchos años, pero esta vez todos hemos tenido que adaptarnos a ellas.

El uso de plataformas y herramientas tecnológicas dio el salto definitivo durante el 2020 a raíz del brote del virus, con incrementos de entre 70% y 300%, según el tipo de actividad que realizamos. Hay razones suficientes para estar agradecidos con la tecnología, pues fundamentalmente nos permitió estar en contacto permanente con nuestras comunidades, manteniendo el distanciamiento necesario.

A lo largo de todos estos meses, hemos sido testigos del avance de varias tendencias tecnológicas en diferentes ámbitos de nuestra vida. A continuación, repasaremos algunas de los más importantes.

Evolucionando la industria

Los líderes empresariales enfrentaron un gran reto: continuar con la cadena de suministro en medio de la crisis. Buena parte de la fuerza laboral comenzó a trabajar desde casa, utilizando aplicativos de videoconferencias, además de entornos de computación en la nube para almacenar y compartir datos, lo que a su vez obligó a fortalecer los sistemas de seguridad de las redes corporativas.

La industria experimentó puntos de inflexión positivos gracias al desarrollo del comercio electrónico, los pagos digitales sin contacto, la telemedicina, la inteligencia artificial, el entretenimiento en línea y hasta la impresión en 3D. No se trata de iniciativas temporales, son avances que llegaron para quedarse.

Un alivio para las familias

La tecnología ha permitido que la pandemia sea mucho más llevadera para las familias. No todos los padres tienen la suerte de tener a los hijos en casa, y el compromiso de cuidarse unos a otros requiere evitar el contacto físico y las visitas. Ante ello, las videollamadas se convirtieron en la mejor herramienta para facilitar la comunicación.

Los populares chats de video no solo se tratan de ver el rostro de los seres queridos. Es una posibilidad de realizar actividades juntos en grupo. Incluso las personas mayores, que no están muy familiarizadas con la tecnología, ya utilizan sin problema plataformas como Zoom, Hangouts, Instagram, entre otras.

Adoración en línea

Con las puertas de los templos cerradas durante varios meses, los líderes de las iglesias tomaron la decisión de adaptarse a las tecnologías modernas para llevar la palabra de Dios a la comunidad, así que se sumaron a los servicios en línea. Desde entonces, las misas virtuales transmitidas por redes sociales son una práctica frecuente.

El beneficio de esta modalidad es que las actividades de las iglesias se pueden ver en vivo, pero permanecen publicadas en Facebook o YouTube para poder ingresar después. En algunos casos se han habilitado consultas en línea y chats en vivo, así como material bíblico para leer y reflexionar en familia.

Educación a distancia

La imposibilidad de realizar clases presenciales en escuelas y universidades le abrió las puertas a la educación a distancia. Así fue como nos empezamos a familiarizar con algunos términos que antes no eran tan comunes como campus virtuales, aulas colaborativas o clases interactivas. En este caso, la tecnología ha cumplido un papel de suma importancia al modernizar los sistemas académicos y minimizar los fallos.

También se implementaron las sesiones pregrabadas, que permiten a los estudiantes seguir aprendiendo desde diferentes zonas horarias. A ello se suma el repentino impulso de los cursos en línea masivos (MOOC), que incluyen programas de certificación, enseñanza de idiomas y otras alternativas.

Pros y contras

Queda claro que la tecnología puede ayudarnos en estos tiempos de crisis, pero al mismo tiempo pone en evidencia algunos problemas que nos afectan como sociedad. Uno de ellos es la desigualdad. Según la Comisión Federal de Comunicaciones, más de 24 millones de estadounidenses no tienen acceso a internet de banda ancha, mientras que 163 millones carecen de acceso a conexiones confiables.

Lo anterior no significa que quienes disponen de conexiones seguras tengan todo resuelto. En el ámbito laboral, el home office ahorra tiempo de transporte y permite al trabajador estar más cerca de su familia, pero al mismo tiempo puede ver disminuida su integración laboral y ser propenso a distracciones.

En el caso de los estudiantes, llevar clases virtuales los ayuda a tener una mejor flexibilidad de horarios, ahorrar dinero y desarrollar habilidades tecnológicas. Pero, por otro lado, es una actividad muy solitaria, las prácticas en carreras como medicina o ingeniería son muy limitadas, y el exceso de pantalla puede dañar la vista.

Frente a las ventajas y desventajas que nos ofrece la tecnología en tiempos de pandemia, es recomendable encontrar un equilibrio para no caer en la dependencia. También es importante tener horarios bien establecidos, para que nuestras obligaciones diarias no interfieran en nuestro espacio personal.

 

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: