Buenaventura en Linea
Galaxy Z Flip

qué propone cada fabricante y qué tecnología utilizan

Finales de 2019 y 2020 fue el inicio de los móviles plegables. Samsung, Motorola, Huawei y Royole fueron los primeros (y únicos) fabricantes en apostar por esta tecnología que, todo sea dicho, tiene mucho margen de mejora. Las pantallas plegables eran tendencia en 2020, pero estamos en 2021 y a los móviles plegables les ha salido un competidor: los móviles enrollables. O mejor dicho, parece que les va a salir un competidor, ya que todavía no hay un solo móvil enrollable en el mercado.

Así pues, parece que el futuro de los smartphones se divide en dos caminos: en uno las pantallas se pliegan, ya sea hacia dentro o hacia fuera, para hacer de un móvil algo más grande o pequeño. En otro, las pantallas se enrollan cual pergamino y permiten convertir un móvil convencional en algo más grande. ¿Qué propone cada marca? ¿Cómo está el panorama de las que, aparentemente, son las pantallas del futuro? Vamos a verlo.

Las que apuestan por las pantallas plegables

Primero vamos a centrarnos en las marcas que apuestan por las pantallas plegables. La más popular quizá sea Samsung, que es la única que, hasta la fecha, ha lanzado tres móviles plegables: el Samsung Galaxy Fold (y su revisión), el Samsung Galaxy Z Flip y el Samsung Galaxy Z Fold 2. Dos de ellos tiene formato libro y solo el Galaxy Z Flip, por ahora, bebe de los antiguos móviles de tapa. Solo el Galaxy Z Flip 5G y el Z Fold 2 5G se venden actualmente de forma oficial.

En la pantalla de estos dos móviles encontramos lo que Samsung llama “UTG”, siglas de “Ultra Thing Glass” o cristal ultra fino, si lo traducimos literalmente al español. Es un salto interesante con respecto a la pantalla del Fold original, que estaba hecha de polímero (a.k.a. plástico). Es una pantalla de vidrio plegable fabricado por Schott y, aparentemente, por la empresa coreana Dowoo, y sí tiene algo de plástico. En concreto, una capa superior que es la que tocamos y la que se raya.


Samsung Galaxy Z Flip.

La física es sencilla: cualquier material puede plegarse si consigues hacerlo lo suficientemente fino. El cristal del Samsung Galaxy Z Flip y Z Fold 2 tiene un espesor de 30 micrones (0,03 milímetros) y, aparte, está tratado para pulir imperfecciones. ¿Y por qué tiene un plástico encima? Porque si un cristal tan delgado se raya lo más mínimo, lo más probable es que al plegarlo se rompa, sobre todo si el daño es en la zona del pliegue. Es una especie de escudo protector, por eso al tocar la pantalla se siente algo más plasticosa que las pantallas convencionales.

Por otro lado, conviene recordar que la pantalla no se pliega completamente, sino que tiene un pequeño radio de curvatura. En el caso del Z Fold 2, es de 1,4R. Básicamente, el pliegue no es puntiagudo (como cuando doblas una hoja de papel), sino que es ligeramente curvado. La idea de esta implementación, que es similar a la que vemos en el Motorola Razr, por ejemplo, es reducir la arruga del pliegue, pero como la capa superior es de plástico, esta sigue siendo visible a contraluz y se nota al tacto.

Luego tenemos a Huawei, que a falta de que presente el Mate X2, solo vende actualmente el Huawei Mate Xs. Este dispositivo, a diferencia de los de Samsung, no se pliega hacia dentro, sino hacia fuera. Es decir, que cuando está plegado tenemos pantalla tanto en la parte superior como en la inferior. Samsung, sin embargo, prefirió poner una pantalla secundaria en el frontal de su Z Fold 2 para que funcione como un móvil al uso cuando está plegado.

La pantalla plegable del Huawei Mate Xs está hecha de una doble capa de poliamida de grado aeroespacial, es decir, un polímero, es decir, plástico. No obstante, es un material bastante caro, tres veces más que el oro, según Huawei. Esta capa se “pega” sobre el panel OLED flexible usando un adhesivo óptico transparente. Al tener una doble capa, la superficie es un 80% más resistente, pero al ser plástica se siente como tal y, como en el caso de Samsung, la zona del pliegue se arruga con el paso del tiempo.

Motorola Razr

Motorola Razr.

Y llegamos así a Motorola, cuyo único plegable lanzado hasta la fecha ha sido el Motorola Razr. No hay noticias sobre una segunda versión. El Motorola Razr tiene una pantalla que se pliega hacia dentro y en vertical, como el Galaxy Z Flip, y su pantalla es pOLED. Estas pantallas tiene un sustrato en la matriz hecho de plástico (PET), no de cristal, y lo que tocamos es plástico, por eso al tacto se siente como tal.

La clave del Motorola Razr está en la bisagra. No solo tiene un ratio de curvatura, sino que tiene forma de lágrima. Debajo de la pantalla, en la zona del pliegue, hay unas levas metálicas que, al desplegar el dispositivo, empujan la pantalla hacia arriba y evitan que se cree una arruga en el pliegue. El sistema no es perfecto, pero cuando lo pudimos probar pudimos notar que la arruga no se apreciaba demasiado, aunque sí era notable al tacto.

Y hasta aquí el elenco de fabricantes que tienen móviles plegables en el mercado. Ahora bien, hay otras marcas que han mostrado cierto interés en esta tecnología y que, dicho sea de paso, todavía no han lanzado un producto comercial. Son Xiaomi, OPPO y TCL, dos marcas de cuyos móviles plegables hemos oído hablar infinidad de veces y que todavía estamos pendientes de ver con nuestros propios ojos.

La primera vez que vimos el Xiaomi plegable, que Internet se ha encargado de bautizar como Xiaomi Mi Flex o Xiaomi Dual Flex, fue el 3 de enero de 2019. En el vídeo, cortesía de Evan Blass, vimos un móvil que se plegaba por dos lados, por lo que tenía un doble pliegue. Xiaomi confirmó por aquellos entonces estar trabajando en el dispositivo y solo mencionó que la pantalla flexible estaba siendo desarrollada por Xiaomi y un partner de la cadena de suministro, pero nada más. Por el momento, es poco más que un móvil filtrado.

OPPO, por su parte, nos dejó ver su primer prototipo de plegable en el MWC 2019. Su propuesta era similar a la de Huawei con el Mate X, es decir, que la pantalla se plegaba hacia fuera. De este dispositivo no hay ni información ni nombre, solo sabemos que OPPO dijo que considerarían fabricarlo si se mostraba el suficiente interés. Estamos a 18 de febrero de 2021 y de un OPPO plegable solo hemos visto fotos de prototipos y patentes, allá cada cual con su interpretación.

OPPO

Concepto de OPPO plegable.

A finales de 2020, OPPO mostró otro concepto de móvil plegable deslizante, por llamarlo de alguna forma. Tiene varios pliegues y la pantalla se puede poner en varias posiciones hasta conseguir un móvil totalmente desplegado con un panel de 7,2 pulgadas bastante alargado. De nuevo, nada más allá de conceptos e ideas, pero nada palpable.

Terminamos con TCL. La compañía tiene planes para los plegables y lo sabemos desde febrero de 2019, cuando nos enseñaron sus primeros prototipos en el marco del Mobile World Congress 2019. Nos dijeron que el dispositivo llegaría en 2020 y a un precio inferior a 2020 euros, pero de él tampoco se sabe nada. Según Peter Lee, General Manager de TCL Communication, “la estrategia no es ser los primeros, lo que queremos es lanzar estos productos cuando seamos capaces de ofrecerlos a todos”. Habrá que esperar.

OPPO

En Xataka tuvimos ocasión de probar un prototipo de TCL con doble pliegue, pero su estado de desarrollo estaba en una fase inicial. El móvil se plegaba por dos lados, como el concepto de Xiaomi, por lo que literalmente es un teléfono que se convierte en una tabla hecha y derecha. Según pudimos comprobar, el grosor del dispositivo extendido era fino, pero mayor que el de un Galaxy Fold al estar plegado.

Y antes de pasar a hablar de los móviles enrollables, desde finales de 2020 se rumorea que 2021 será el año en el que veamos los plegables de OPPO, Vivo, Xiaomi y hasta de Google. La fuente es Ross Young, fundador y analista de DisplaySearch y DSCC. Young nos citó para la segunda mitad de 2021, así que quizá a lo largo del año salgamos de dudas.

Las que apuestan por las pantallas enrollables

Y ahora sí, empezamos con las marcas que apuestan por los móviles enrollables. Antes de nada, conviene destacar que todo lo que hemos visto hasta el momento son prototipos y conceptos, pero no hay ni un solo móvil a la venta actualmente. Dicho lo cual, empezamos con una de las marcas que más trayectoria tienen en el mundillo de las pantallas enrollables: LG.

Sabemos que LG tiene en el horno el LG Rollable. Tras una infinidad de rumores y filtraciones, LG confirmó la existencia del dispositivo con un pequeño teaser en el CES 2020. Se trata de un dispositivo con pantalla extensible, es decir, que el panel se enrolla en el marco inferior y se despliega hacia arriba o abajo cuando lo sujetamos en horizontal. El móvil pasará de 6,8 pulgadas a 7,4 pulgadas. ¿Cómo funcionará? ¿Qué tecnología usará su pantalla? Habrá que esperar a que se presente, algo que las filtraciones apuntan que sucederá en marzo de 2021.

LG es una marca que tiene trayectoria en esto de las pantallas enrollables. En 2019 presentaron la LG Signature OLED TV 65R9, el primer televisor enrollable, cuya pantalla OLED de 65 pulgadas se esconde en un chasis similar a una barra de sonido y se despliega en tres fases: Zero View (completamente escondido), Line View (se despliega un tercio de la pantalla) y Full View (pantalla completamente desplegado).

Luego tenemos a TCL, cuyo prototipo de enrollable, aparentemente, estaba programado para ser presentado en el Mobile World Congress 2020. No fue así. Sin embargo, a finales de 2020 aparecieron unos vídeos en los que se podían ver en funcionamiento. Uno de ellos se desenrollaba en vertical, como si fuera un rollo de papel higiénico, y el otro era más parecido a un pergamino. En Xataka hemos tenido ocasión de probar una maqueta de un TCL enrollable y el funcionamiento, aunque era un poco tosco, dejaba ver las posibilidades de esta tecnología. No obstante, no deja de ser un prototipo pendiente de materialización.

Por otro lado, en el CES 2020 TCL dejó ver dos tecnologías de pantallas enrollable. La primera era una pantalla OLED enrollable impresa de 17 pulgadas. Dicho panel tiene 0,18 milímetros de grosor y se puede adaptar a cualquier formato. Según TCL, el panel reproduce el 100% de los colores y es un 20% más barata de fabricar que las tecnologías de visualización tradicionales. Quizá no la veamos en smartphones, pero sí podemos pensar en una pequeña televisión portátil.

La segunda es una pantalla AMOLED de 6,7 pulgas que, esta sí, tiene como objetivo los smartphones. El panel mostrado se extendía para convertir un móvil de 6,7 pulgadas en uno de 7,8 pulgadas. Según TCL, la vida útil del mecanismo es de hasta 100.000 ciclos. Sea como fuere, no sabemos nada de la tecnología que hay bajo el capó, así que habrá que esperar a que la empresa los muestre.

Y terminamos con OPPO. A finales de 2020 la compañía presentó el OPPO X 2021, su primer concepto de móvil plegable. Para desarrollarla OPPO se valió de 122 patentes, de las cuales 12 están relacionadas directamente con la pantalla. Este tiene una pantalla OLED que se expande hacia el lateral y que oculta en uno de los bordes. Básicamente, el móvil pasa de las 6,7 pulgadas a las 7,4 pulgadas.

De su tecnología solo sabemos que OPPO ha implementado un Roll Motor para desplegar la pantalla, una placa dos en uno que se mueve hacia el lado y un laminado de pantalla de alta resistencia llamado Warp Track. ¿Cómo funciona? No se sabe. Solo sabemos que es un concepto y que, por su nombre, podemos intuir que se presentará oficialmente a lo largo de este año. De nuevo, paciencia.

Las que todavía no se han pronunciado al respecto

Patente de un iPhone plegable

Patente de un iPhone plegable.

¿Y qué hay de las demás marcas? Pues poca cosa. Hay compañías como Apple, HTC, Realme y Sony que no todavía no se han animado con ninguna de estas dos tecnologías. En mayo de 2019 surgieron rumores de que Sony estaba trabajando en un móvil plegable nombre en clave Sony Xperia F, pero poco más. En una entrevista con Xataka, Emilio Álvarez, Country Manager de Realme España, bromeó diciendo que “Puestos a soñar, supongo que sí”, pero que en su momento, haciendo referencia al precio de la tecnología.

Sobre HTC sabemos que tiene alguna patente relacionada con un móvil plegable, pero poco más que eso. De Apple, por su parte, se rumorea que está trabajando en un dispositivo similar y, de hecho, hay patentes relacionadas al respecto, pero no de un plegable como tal, sino de un iPhone con dos pantallas, algo parecido a lo que podemos conseguir con un LG G8 ThinQ, por ejemplo.

Lo más reciente que sabemos de Apple es la predicción de la organización Omdia, que estima que un iPhone plegable llegará para el año 2023. Este, dicen desde Omdia, tendrá una pantalla OLED de 7,3 o 7,6 pulgadas y tendrá soporte para Apple Pencil. Gurman, por su parte, dijo que Apple ya tiene dos prototipos de pantallas plegables, pero que aún tiene que decidir si avanzar o no en el proyecto.



Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: