Conecte con nosotros

Noticias de Colombia

Redes sociales, arma contra la salud mental

Publicado

en

Redes sociales, arma contra la salud mental - Noticias de Colombia

El abuso de las redes sociales pueden traer problemas graves de salud mental.

Las redes sociales han contribuido al desarrollo de empresas y sectores económicos para ofrecer productos o servicios, conectividad y se posicionan como fuentes de entretenimiento e información.

Por Natalia Chipatecua

Los adolescentes de Villavicencio ocupan más del 70 por ciento del día consumiendo contenido de redes sociales.

El uso y abuso de las herramientas tecnológicas puede impactar negativamente la salud mental de quien las utiliza. Las plataformas digitales tienden a ofrecer no solo entretenimiento y formas de venta, sino que, además, y por lo general, el contenido que se imparte desde allí termina impactando emocionalmente a las personas.

«En algunos casos esta conversación online peligrosa ha desembocado en violencia real que daña, e incluso mata a gente. Esto no es solo sobre algunos usuarios de medios sociales que están enfadados o son inestables o sobre una parte más radical que otra. Es sobre Facebook, que elige crecer a cualquier costo«, dijo Frances Haugen, una exempleada de esa red social quien agregó que Instagram también sabe de lo lesivas que pueden ser las plataformas para la mente de los adolescentes, pero sus dueños no hacen nada.

Lea: Caída mundial de redes sociales dispara teorías conspirativas

Para Jenny Cubillos, Psicóloga y docente de la Corporación Universitaria del Meta (Unimeta), hay muchos factores que desde este escenario pueden estar incidiendo en la salud mental de los cibernautas.

“La desinformación en las redes sociales termina siendo una manera de generar un choque mental. Por ejemplo, con las cadenas de WhatsApp cuando hay elecciones o cuando hay algún tipo de ejercicio popular y se empiezan a movilizar a través de las noticias, eso genera efectos nocivos, como la percepción que la gente puede llegar a tener de estas situaciones e influye directo en su salud mental”, afirma la experta.

Añade que “la gente normalmente cuando publica algo en redes sociales no lo hace desde la tranquilidad, muchas veces lo hace desde una emoción; normalmente las emociones que más se movilizan son el odio, el rencor, la desconfianza, la infelicidad, y a la larga eso termina generando impactos en la manera en la que la gente empieza a tratarse una con otra”.

También puede leer: Mensaje a mi hermano que se suicidó

Si bien el mundo digital cobró mayor importancia a raíz de la pandemia, donde muchos tuvieron que adaptarse a ellas para vender, estudiar, socializar y distraerse en medio del confinamiento, otra realidad es que también al estar mucho tiempo en ellas, las personas terminan convirtiéndose en consumidores pasivos de mucha información.

La forma en las que estas plataformas funcionan también se diseña para que constantemente las personas quieran estar ahí, generando muchas veces sensaciones de control.

Cubillos explica que existe la teoría ‘Filtro Burbuja’, que “con esto, las redes muestran el contenido que las personas han generado con su historial de búsqueda, creando la idea de que todo mundo piensa como ellos, y entonces empieza a haber poca tolerancia con quien no piensa igual y ahí las emociones tienen un papel importante, porque la diversidad es enorme”.

Sergio Cardozo, sociólogo de la Universidad Nacional, menciona que las redes sociales presentan estas situaciones como una perspectiva que puede impactar el bienestar de quienes depositan gran parte de su tiempo en la virtualidad muchas veces sin ningún interés provechoso para su vida, y se muestran como un escape a la realidad.

Le sugerimos leer: Clave, cuidar la salud mental en el regreso a la presencialidad laboral

“Dentro de esa capacidad de estar hiperconectados uno está hablando con muchas personas todo el tiempo, pero te desconectas y te puedes sentir muy solo, en ese ejercicio, el manejo de las emociones termina volviéndose por ejemplo en un emoticón como un mecanismo dentro de esta red, esto puede acarrear otro tipo de situaciones como el suicidio porque puedes creer que tu vida no está cumpliendo las expectativas o no estas siguiendo los patrones que tu estas identificando en las redes”

“Puede haber muchas situaciones que lleven al suicidio, por comparar vidas e intentar equiparar las mismas capacidades de estilos de vida, y cuando me desconecto, eso me genera estrés, ansiedad o depresión”, añadió el sociólogo.

En el mundo de los ‘likes’

Por su parte, Lina Ramos, psicóloga de la misma universidad considera que una de las preocupaciones alrededor del manejo que se les ha dado a las redes sociales es sobre cómo terminan convirtiéndose para algunas personas en una estrategia de regulación emocional.

“A veces las personas tienen algún sentimiento indeseable, y muy instintivamente buscamos hacer algo para ya no sentirlas y las redes sociales son uno de esos caminos, terminan convirtiéndose en una estrategia para controlar eso y en el momento se logra mediante esta opción digital, el problema es que terminan envueltos en un círculo vicioso, se distraen por un momento pero eso no quiere decir que la situación inicial no vuelva a aparecer, y a la alarga no ayuda a fortalecer ninguna habilidad socioemocional”, dijo la también estudiante de maestría en Psicología clínica.

Le puede interesar: Ruta integral de salud mental en centros de salud

Añade que los likes, interacciones y comentarios que pueda tener una persona en su contenido tiene efectos grandes en el contexto que va formando la persona de sí mismo al “cuestionar qué tanto nos podemos sentir como una persona valiosa o no a partir de qué tanto las personas comentan mis fotos. Esto en edades tempranas afectan el auto concepto”.

Las redes sociales permiten conectar a las personas a partir de intereses comunes, y finalmente hacen parte del gran abanico de emociones que los seres humanos sentimos, que es válido. Sin embargo, los consultados coinciden que estas pueden ser un problema cuando no se controla el uso de las mismas, ya que fácilmente se convierte en un círculo vicioso, que genera control sobre la vida real.  

Videojuegos

El avance tecnológico está ligado a esas conductas adictivas, donde muchas aplicaciones son una vitrina momentánea para descargar ciertos pensamientos o sentimientos que las personas han guardado.

“Los video juegos son una fracción de la realidad. Hay páginas que enseñan a cómo actuar en caso de encontrar a la pareja con otra persona, este tipo de cosas tienden muchas veces a indicar un camino y se convierten en patrones de comportamiento, se vuelve un círculo vicioso que no va a dar una solución real, sino que presenta una perspectiva”, sostuvo el egresado de la Universidad Nacional.

Le recomendamos: Niños podrán vacunarse contra el Covid en colegios de Villavicencio

En los adolescentes, estas prácticas ocurren con mayor frecuencia, según afirma la psicóloga Jenny Cubillos.

“Los adolescentes tienen una necesidad constante de relacionarse y eso es necesario para el desarrollo de la personalidad, sin embargo, el abuso de redes sociales puede llevar a que se enfrenten a situaciones complicadas como el Bullyng. Muchos adolescentes pierden la inhabilidad de socializarse con otros, chicos que se la pasan encerrados jugando y terminan el juego y se sienten solos”, indicó la también antropóloga de la Universidad Nacional.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter

Tendencias