El atentado del pasado primero de diciembre contra el médico Hugo Eduardo Cedeño, quien aspira a la Alcaldía de Cartago, Valle, y que cobró la vida de dos personas y dejó heridas a cinco más, incluido él, evidenció el poder de una de las mafias más peligrosas que delinque en esta zona del país: la oficina de cobro de ‘los Flacos’.

El ataque fue perpetrado por hombres armados con fusiles AK-47 a plena luz del día, lo que generó conmoción y obligó a la realización de un consejo de seguridad con presencia del ministro de Defensa, Guillermo Botero.

Desde Bogotá viajó a la zona un grupo especial de la Policía Judicial, Dijín y de la Fiscalía, que en menos de un mes identificó a los autores materiales e intelectuales del ataque.

Los investigadores realizaron entrevistas y recopilaron más de 80 videos de las cámaras del sector. Se logró además una autorización de un juez para interceptar 35 líneas telefónicas, lo que permitió identificar a siete de los responsables del ataque.

El primero en caer fue Luis Fernando Villamil Román, alias Chuky, quien para las autoridades es el jefe de sicarios de ‘los Flacos’. Luego cayeron otros dos integrantes de la red, además de tres funcionarios de la oficina de tránsito de Cartago, señalados de dar información privilegiada a la organización.

Los investigadores afirman que ‘Chuky’, de 45 años, ha sembrado el terror en los municipios de Cartago, Ansermanuevo, Alcalá y Obando, en el Valle, con la ejecución de homicidios selectivos, ordenados por los hermanos Jhon Fredy y José Montoya Serna, quienes serían los jefes de ‘los Flacos’.

Ellos se venden al mejor postor en cada elección y tratan de poner al candidato que les garantice parte de la multimillonaria partida presupuestal que se mueve en Cartago

Según el expediente, esta red mueve 80 millones de pesos a la semana en actividades relacionadas con el narcotráfico, y usan como fachada una empresa dedicada a los préstamos ‘gota a gota’.

“Delinquen como un outsourcing, y ofrecen desde secuestros exprés hasta el cobro de extorsiones”, afirman investigadores de la Policía.

Nexo con la política

Los hermanos Montoya Serna son el poder detrás de cada elección popular, “es un secreto a voces, ellos se venden al mejor postor en cada elección y tratan de poner al candidato que les garantice parte de la multimillonaria partida presupuestal que se mueve en Cartago”, dijo una fuente a EL TIEMPO.

Los investigadores tienen como hipótesis que este grupo habría sido el responsable del crimen en julio de 2015 del polémico abogado Ignacio Londoño, quien para ese momento aspiraba a la Alcaldía de Cartago.

Su poder corruptor quedó en evidencia cuando se expidió una nueva orden de captura contra el jefe de la red, Jhon Fredy Montoya, quien tenía casa por cárcel por tráfico y fabricación de armas. “Desde su residencia, el ‘Flaco’ ordenaba la ejecución de homicidios selectivos y dirigía el cobro de extorsiones, secuestros, hurtos, desplazamientos y amenazas en la zona norte del Valle del Cauca”, se lee en el expediente. La orden de captura, esta vez por homicidio agravado, concierto para delinquir y cohecho impropio simple, se hizo efectiva en su casa de Pereira en 2017.

Un juez nuevamente le dio el beneficio de casa por cárcel aludiendo que tenía un hijo pequeño, y en menos de una semana se fugó junto con su esposa, quien también tenía orden de captura, y hoy los dos están prófugos.

Su hermano José Montoya intenta desde su escondite mantener el control de la red criminal, junto con ‘Pachala’, quien hace parte del ala armada. La red se originó en el Bloque Central Bolívar y después pasó a ser del clan de ‘los Machos’.

Fuente: El Tiempo – Justicia.

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí