Buenaventura en Linea
Claudia López, alcaldesa de Bogotá, y Daniel Quintero, alcalde de Medellín. Foto sacada del portal www.360radio.com.co

REVOCATORIAS

Los próximos meses serán cruciales para el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. Ante el Consejo Nacional Electoral – CNE – se radicaron las respectivas revocatorias de sus mandatos. “La Corporación Medellín Cuenta Conmigo” en la capital de Antioquia y los comités “Recuperemos Nuestra Santafé sin vías de hecho…” y “Revocatoria Claudia López” en Bogotá, lideran las campañas para sacar de las alcaldías a Quintero y a López. Mientras tanto, en Cartagena de Indias y en Cúcuta, también se llevan a cabo campañas de revocatoria para sus respectivos alcaldes, William Dau y Jairo Tomás Yáñez.

Los comités que buscan tumbar a los alcaldes están liderados en su mayoría por miembros del partido Centro Democrático. En el caso de Quintero, se suma la horda de empresarios enojados con el alcalde porque sienten que no están representados después de todo el escándalo de Hidroituango y la renovación que hizo Quintero de la Junta Directiva de las Empresas Públicas de Medellín – EPM – . Los cacaos paisas, miembros históricamente de la Junta de EPM no le perdonaron al alcalde de Medellín que los señalara y responsabilizara por el mal manejo que hubo en la construcción de la represa. El Sindicato Antioqueño, como se les llama a este grupo de poderosos hombres de Medellín, ha tenido el control de EPM y prácticamente ha manejado la ciudad y el departamento de Antioquia patrocinando la elección de alcaldes y gobernadores. Quintero, siendo independiente y sin el respaldado de ningún partido político ni de los cacaos, se ha enfrentado solo a la dirigencia tradicional paisa que hoy le hacen la cuenta de cobro con la radicación de la revocatoria del mandato.

Por otro lado, la alcaldesa de Bogotá también enfrenta la revocatoria liderada por miembros del partido Centro Democrático. No se puede decir que las gestiones de Quintero y López han sido malas, pues a menos de tres meses de estar al frente de sus ciudades, llegó la pandemia. A pesar de ello, estos alcaldes han sabido liderar a sus ciudades, han tenido el duro trabajo de enfrentar las crisis de salud y económica generadas por el Coronavirus. Difícil dar resultados ante esta coyuntura tan dura, sin embargo, han tenido aciertos y los mandatarios siguen con altos niveles de aprobación y popularidad según las encuestas.

Estos procesos de revocatoria tienen un trasfondo político pues quienes están al frente de ellos, en su mayoría miembros del partido del expresidente Uribe y de sectores de derecha más moderada, quieren tomar el control a como dé lugar. La idea es recuperar las alcaldías de Medellín y Bogotá sin importar el costo y perjuicio que esto le podría traer a estas dos ciudades. Las elecciones que perdieron en las urnas, las quieren recuperar sacando a los mandatarios de sus puestos a través de las revocatorias. Pero también está la clara intención de anular políticamente a Daniel Quintero y Claudia López, quienes tienen un gran potencial como figuras presidenciales en futuras campañas. Las revocatorias serán desgastantes procesos en momentos cruciales para Quintero y López, quienes han puesto su empeño en trabajar por sus ciudades y han tratado por todos los medios de implementar sus promesas de campaña a pesar de la pandemia y la crisis financiera.

Los comités de revocatoria pescan en ríos revueltos con el peligroso riesgo de lograr sus objetivos, recoger el 30% de las firmas válidas con las que fueron elegidos los alcaldes para refrendar la revocatoria ante un ente politizado como lo es el CNE, donde 6 de sus 9 magistrados, son miembros del Centro Democrático y de los partidos tradicionales Conservador y Liberal. No se puede negar que la figura de la revocatoria es una importante herramienta dentro de la democracia colombiana, pero puede desbordar sus límites al ser mal utilizada cuando priman las intenciones políticas rastreras y poco éticas.

Ernesto Ramírez

Ernesto Ramírez

Nacido en el puerto de Buenaventura, Ernesto Ramírez hizo sus estudios de secundaria en el colegio Seminario San Buenaventura. Estudió Comunicación Social Periodismo en la Universidad del Valle de Cali, hizo una especialización en Gerencia para las artes en el Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali e hizo un asociado en Liberal Arts en Hostos Community College del sistema de universidades públicas de la ciudad de Nueva York.

Por más de 18 años, Ernesto Ramírez trabajó en el canal regional Telepacífico como editor y realizador de televisión, para luego trasladarse a la ciudad de Nueva York donde ha trabajado en el campo de la salud, haciendo prevención y educación en VIH e infecciones de transmión sexual dentro de la comunidad latina de la Gran Manzana. En los últimos años, Ernesto Ramírez se ha enfocado en proyectos específicos para salud mental y manejo de casos para personas que conviven con VIH/SIDA.

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: