Conecte con nosotros

Tecnología

«Standard fue la vanguardia de la tecnología en España»

Publicado

en

«Standard fue la vanguardia de la tecnología en España»

Enrique López Ayllón es el custodio del último legado documental que queda de la fábrica Standard en Toledo. Guarda los originales del proyecto de obra y el libro de honores que estrenó Franco con su inauguración en 1971. Este último no es más que una curiosidad con la firma del dictador, de casi todos los ministros franquistas de la época y de algunos dignatarios extranjeros que se acercaron a comprobar la calidad de las instalaciones toledanas. Pero los dos volúmenes del proyecto de obra son auténticas reliquias que explican al detalle todos los pormenores de la construcción y puesta en marcha de la fábrica Standard y, con ella, del origen del barrio del Polígono.

Por todo ello, a Enrique le duele sobremanera la situación en la que ha quedado la antigua nave, totalmente saqueada en cuestión de meses «con una impunidad tremenda».

Enrique es madrileño y comenzó a trabajar en la compañía en 1989, como antes que él hizo su padre. Comenzó en Villaverde y fue pasando de departamento en departamento, de compras a ingeniería. Por aquel entonces la empresa ya había cambiado su denominación a Alcatel y, tras un inciso de estudios en Amberes, volvió para vivir la última etapa del proyecto bajo los nombres de Sanmina y, ya en la recta final, Altan Innovación y Safe Industrial, última inquilina de la impresionante y vieja fábrica del Polígono.

Lea También
con cuál iniciar y en dónde aprender

«Standard fue la vanguardia de la tecnología en España» – Foto: Yolanda LanchaEnrique López llegó a ser director de la fábrica de Toledo en los años en los que Alcatel decidió despedir a gran parte de su plantilla y unificar su actividad en la capital de Castilla-La Mancha. «Alcatel fue la última teleco en vender sus fábricas», destaca del esfuerzo por mantener los puestos de trabajo en una época en la que las empresas del sector estaban condenadas en Europa por la competencia implacable del mercado asiático.

Con todo, Enrique continuó vinculado a la nave de Standard en los sucesivos proyectos empresariales, hasta que a finales de 2019 el inmueble tuvo que ser entregado a un fondo buitre como pago de un concurso de acreedores sin que, ni tan siquiera, acudieran al acto de entrega de llaves ante notario.

Desde entonces, la vieja nave ha sido saqueada. Todo su metal se ha arrancado y cualquier pieza con valor ha sido robada. Un triste final para un inmueble que en 2008 llegó a estar tasado en 10 millones de euros, pero que no ha logrado adaptarse a los nuevos tiempos.

Lea También
Se desarrollan nanocuerpos potentes y estables para bloquear el SARS-CoV-2

«Standard fue la vanguardia de la tecnología en España» «Standard fue la vanguardia de la tecnología en España» – Foto: Yolanda LanchaLa fisonomía de la fábrica ha jugado en su contra. Fue diseñada para un trabajo muy específico en los años 70, y las nuevas empresas siempre han visto complicado adaptarse a sus dimensiones y, sobre todo, a su mantenimiento. El coste de luz, de vigilancia y de mantenimiento en general hacía que muchas empresas prefirieran construir al otro lado de la calle Jarama. Las compañías de logística tampoco la vieron útil. A pesar de su espacio, sus techos son bajos y, principalmente, carece de un buen número de puertas para la entrada de camiones.

Enrique explica que además de usos industriales se ha tratado de implantar otro tipo de proyectos, como un ‘call center’, pero no pudo ser posible al no poder variar el uso del suelo. La idea de hacer en la nave un vivero de empresas tecnológicas también ha estado un par de veces sobre la mesa, pero la falta de financiación pública, sumado al hecho de que en la región ya hay zonas con más iniciativas de este tipo –Albacete y La Sagra-, echaron todo al traste.

Lea También
Arqueólogos encuentran un naufragio de 2.200 años en una ciudad submarina de Egipto

Hasta el mayorista Makro llegó a preguntar por la nave, pero en última instancia se instaló en Olías del Rey.

Finalmente, Enrique y algunos compañeros de Alcatel entre los que hay incluso una mujer a la que su madre dio a luz en la propia fábrica Standard, han montado una empresa en Yuncler y continúan con su actividad tecnológica «bajo un concepto más novedoso».

Precisamente, en un sector como el de la tecnología que se reiventa continuamente, y a modo de homenaje de los trabajadores de la fábrica, Enrique no tiene reparos en afirmar que los trabajadores toledanos de Standard fueron «la vanguardia tecnológica en España».

«Standard tenía certificaciones ISO cuando en España nadie sabía ni qué era eso. Toda la gente que trabajó allí merece un reconocimiento. Fueron pioneros y es una lástima que ahora todo eso solo sea una ruina saqueada con impunidad», sentencia.



Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias