Buenaventura en Linea
Tecnología de la georreferenciación, lista para apoyar la vacunación - Contenido Patrocinado

Tecnología de la georreferenciación, lista para apoyar la vacunación – Contenido Patrocinado


Después de una espera que se tornaba eterna ante la imperiosa necesidad de su descubrimiento, su aprobación y luego la llegada a los países, por fin las vacunas comenzaron a arribar a Colombia y con ellas esa luz al final del túnel tan anhelada por todos.

Como una de las mejores herramientas para acompañar el complejo proceso de vacunación, la empresa de tecnología Esri se puso al servicio de los gobiernos y de las entidades de salud con su plataforma ArcGIS que, desde el momento en que inició la pandemia, varios países empezaron a utilizar la georreferenciación que ofrece para ubicar los casos. Lo propio se hizo en Colombia, teniendo como referencia el tablero de control más famoso que ha sido el de la Universidad Johns Hopkins.

“Nosotros tenemos nuestro propio tablero y en él lo que se hizo inicialmente fue colocar toda la clasificación de casos, básicamente los que eran sospechosos, los confirmados y los fallecidos. Esos datos se han publicado a través de nuestros tableros y se extraen de la información que nos suministran el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud quienes, a su vez, la obtienen de los prestadores de salud, es decir, de las IPS y de las EPS”, explica Yull Salcedo, director de Gobierno de Esri Colombia.

Así mismo, el experto indica que el Instituto Nacional de Salud maneja todo ese reporte a través de su Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (Sivigila), lo que significó ese primer proceso dentro de toda la estrategia.

Paralelamente existe otro tipo de información georreferencial de mucho interés para un plan ambicioso como el de la de vacunación, cuando se entiende que las personas con morbilidades y las de determinada edad son las más vulnerables, por lo que se recurre a otra clase de datos para saber dónde están esos grupos poblacionales y cuáles son las zonas que son susceptibles de ser más afectadas.

En ese caso, según Salcedo, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) emitió unos mapas de índice de vulnerabilidad, que no son otra cosa sino mapas de población, distribuidos en todo el país, que los obtienen de sucesos y de hacer las clasificaciones por rangos de edad e información que ellos tengan con posibles comorbilidades de las personas, específicamente para la vacunación.

Con base en lo anterior, el Ministerio ya definió su plan de vacunación, se sabe quiénes están en la primera etapa de la fase uno, que son las personas prestadoras de salud, de los hospitales de primera línea y los mayores de 80 años. De ellos, las EPS tienen todos sus datos y por eso están haciendo las asignaciones pertinentes para los sitios de vacunación.

“Cuando sabemos dónde residen las personas y las podemos localizar sobre un mapa, las vamos a poder asignar mucho más fácil al lugar más cercano donde van a ser vacunadas, lo que supone la primera gran utilidad del proceso de georreferenciación”, agrega el director de Gobierno de Esri Colombia.

Esa ubicación de las personas en el mapa se hace básicamente de dos formas: como se está haciendo en Colombia, que es a partir de la dirección o de la información que la EPS tiene de su afiliado, y la otra es a través de aplicaciones donde las personas pueden también reportar, como es el caso de Coronapp, donde se pueden registrar y compartir su estado de salud. La app, así mismo, da la opción de conocer la ubicación de los ciudadanos.

Para este experto, si toda la información que se obtiene gracias a esta tecnología se maneja de forma correcta, sin duda, se pueden evitar cosas como poner a la gente a hacer fila, puesto que es claro que los puestos de vacunación tienen una capacidad limitada en cuanto al número de vacunas, así como en el aforo. Así se lograría citarlos a todos de una forma más acertada, bien distribuidos y que al final el proceso se cumpla de manera más ágil.

Además de facilitar la asignación, con el apoyo de esta plataforma se puede conocer dónde está la población priorizada pero, a la vez, va a servir más adelante para saber si esa población priorizada es la que verdaderamente se ha estado vacunando.

Experiencias en otros países

Según Yull Salcedo, en muchos lugares del mundo se ha estado utilizando esta tecnología con la georreferenciación de los casos y también de la población priorizada, pero anota que otro componente clave está alrededor de la logística, puesto que implica el traslado de las vacunas desde los sitios de acopio a las diferentes ciudades, estados, municipios y centros de vacunación, con todo el protocolo y las precauciones que esto demanda.

Y aunque dice que hay países más adelantados que otros, el contar con este tipo de avances tecnológicos va a permitir el mismo control y monitoreo para determinar –por ejemplo– dónde hay rechazo o cuáles son los sitios a los que no se ha podido llegar o cuál es la población a la que se le dificulta acceder al puesto de vacunación, lo que puede permitir plantear una estrategia para acercar la vacuna a la zona donde viven esas personas.

“En los mapas se evidencian los vacíos o los ciudadanos que no han sido atendidos y cómo seguir el proceso de vacunación. Nuestro país tiene una topografía, como sabemos exigente, tiene zonas selváticas, montañosas y eso hay que manejarlo. Para llegar al 70 por ciento de la población se necesita tener un buen control, no solo saber cuántas personas se han vacunado, sino conocer dónde están, y esto va a permitir determinar los sitios a donde probablemente no se ha llegado”, subraya Salcedo.

En Chile, donde también están utilizando la tecnología de Esri, sostienen que la confianza en los Sistemas de Información Geográfica (SIG) durante la respuesta al covid-19 incluyó el intercambio de datos en tiempo real, el análisis, la visualización y la planificación, unas capacidades clave para la distribución equitativa y rápida de la vacuna.

Lo anterior, los llevó a concluir que la inteligencia geográfica es fundamental para los esfuerzos de distribución de vacunas, que los SIG modernos apoyan la participación de los involucrados y el público, y que los paneles brindan conciencia y transparencia en tiempo real.

Pero lo cierto de todo, volviendo a Colombia, es que ya iniciamos la vacunación y que esto, como lo afirma el experto, nos va a dar unos parámetros para continuar en las siguientes etapas.

Al mismo tiempo señala que es muy importante tomar unas buenas medidas y hacer una planeación adecuada, porque ahora las vacunas están llegando en un número reducido, pero se prevé que van a llegar en una cantidad alta, y ese proceso será vital hacerlo lo más eficiente posible, ya que el éxito va a radicar en conseguir la vacunación de más del 70 por ciento de la población lo más rápido, y es allí donde la georreferenciación es clave.

“Todo está listo, el país tiene buena información y se puede aprovechar si se requiere actualizar la población; todo eso lo permite la plataforma. El Ministerio y la Presidencia deben comunicar cómo va ese proceso de vacunación, y para ese fin está lista la tecnología, para generar un seguimiento tanto al interior de las organizaciones como para que la comunidad se testigo de los avances”, puntualiza el director de Gobierno de Esri Colombia.

Para mayor información y conocer sobre ArcGIS visite: bit.ly/2HL22DN.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: