Este año será recordado por Facebook como uno de los más difíciles de su historia en materia de seguridad. En medio del incremento del escrutinio de los reguladores, especialmente en Europa, la red social que dirige Mark Zuckerberg ha tenido que enfrentar la filtración de datos por parte de Cambridge Analytica y una falla de seguridad que descubrió esta semana y que afectó a 90 millones de cuentas.

La revelación, realizada por la misma red social, le quitó US$12.600 millones de capitalización de mercado en bolsa, la misma semana en la que además tuvo que lidiar con la salida de los fundadores de Instagram, Kevin Systrom y Mike Krieger, y la entrevista que salió en Forbes con el cofundador de WhatsApp, Brian Acton, en la que criticó la decisión de venderle la aplicación a la tecnológica y sus brechas de seguridad.

En su blog oficial, la empresa confirmó que piratas informáticos robaron los tokens de acceso, que se obtienen una vez el usuario se conecta a una aplicación dentro de la red social y aprueba que esta acceda temporalmente a su información. Esta vez, los hackers tomaron estas claves a través de la función “Ver cómo”, que le permite a las personas ver la manera en la que otros usuarios observan su perfil.

“Como recién comenzamos nuestra investigación, todavía tenemos que determinar si estas cuentas fueron mal utilizadas o si se accedió a información”, explicó la compañía en su publicación. Preventivamente, Facebook restableció estas identificaciones de acceso a 50 millones de cuentas afectadas. Además, la empresa restauró los tokens de otros 40 millones de usuarios que han usado la opción “Ver cómo”. Por esto, serán 90 millones de personas las que tendrán que iniciar sesión de nuevo.

Tamlin Bason, analista legal en temas tecnológicos de Bloomberg Intelligence, en diálogo con LR, advirtió que esta nueva falla podría traerle problemas en Europa, en donde ha aumentado el escrutinio sobre las tecnológicas. “Si los reguladores determinan que la seguridad de Facebook era demasiado floja o que era demasiado lenta para detectar el defecto, los reguladores podrían solicitar multas de hasta 2% de sus ingresos anuales, alrededor de US$813 millones, según los ingresos de 2017”.

Facebook dijo que está investigando la violación en asociación con el FBI. “El ataque fue originado por un cambio que hicimos del código de nuestra herramienta para subir videos en julio de 2017, (…) Los atacantes identificaron esta vulnerabilidad y la utilizaron para conseguir un token de acceso, para después emplear esa cuenta como pívot para acceder a otras cuentas”, agregó la firma. Bason destacó que el hecho de que el sector tecnológico esté bajo estrecha vigilancia en este momento hace que el momento de esta violación “sea particularmente desafortunado”, pues ahora Facebook está en una posición en donde los reguladores volverán a cuestionar su seguridad.

Fuente: El Colombiano.

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here