Si crees que los estrenos de Netflix tienen un ritmo casi imposible de seguir, imagina estar al otro lado de la plataforma; es decir, ser de los que deciden qué producción va a llegar a la pequeña pantalla y cuál se va a quedar fuera. Aquí, más que en ningún lado, el tiempo es dinero y la prueba está en el poco tiempo que tienen para decidir el futuro de las series.

Según recoge DigitalSpy, Cindy Holland, una de las grandes figuras de la empresa y la que ha dado luz verde a títulos como Stranger Things, declaró en NTV que Netflix comprueba cómo van todas sus series, pero solo pueden esperar 28 días para saber si han conseguido su objetivo de público.

“Si encargas muchas ficciones, unas pocas terminarán siendo canceladas. Tenemos modelos de proyección que nos ayudan a evaluar el tamaño de la audiencia que creemos que tendrá. Si no la consigue, tenemos que preguntarnos si podemos invertir en algo que no está dando resultados. Intentamos estirar el dinero invertido todo lo que podamos para maximizar el dinero que nuestros miembros nos dan cada mes” comentaHolland.

A partir de estas palabras, intuimos que cada serie se evalúa en base a sus propias características. Al fin y al cabo, no es lo mismo pedirle los mismos resultados a Daredevil, una serie sobre un superhéroe más o menos conocido que probablemente genere grandes gastos en cuanto a derechos de uso, que a Big Mouth, una animación que trata temas algo incómodos para ciertos sectores de la audiencia.

Del mismo modo, puede responder a la pregunta que muchos se hacen cuando cancelan su serie favorita: ¿pero por qué prescinden de algo bueno cuando tienen otras ficciones menos interesantes? Podría ser el caso de Sense8, a la que su gran grupo de fans no le sirvió para salvarse de la quema.

Fuente: Sensacine.com

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí