Buenaventura en Linea
Coronavirus y gripe: tenga en cuenta las similitudes y diferencias

tenga en cuenta las similitudes y diferencias

Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Durante la pandemia por covid-19, posiblemente haya escuchado que la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) es similar a la gripe. Ambas son enfermedades contagiosas de las vías respiratorias que se originan en virus y comparten algunos síntomas.

No obstante, al compararlas más detalladamente, se ve que afectan de manera diferente. La gripe ha existido desde hace mucho tiempo y, por ello, los médicos saben mejor cómo tratarla y prevenirla, mientras que aún están aprendiendo sobre la COVID-19.

¿En qué se parecen la COVID-19 y la gripe?

Los virus que causan la COVID-19 y la gripe se propagan de forma similar. Se contagian entre las personas que mantienen contacto estrecho (menos de 2 metros o 6 pies), a través de gotitas respiratorias o aerosoles expulsados al hablar, estornudar o toser y que aterrizan en la boca o en la nariz de otra persona. Ambos virus también se propagan cuando alguien se toca la boca, la nariz o los ojos después de haber tocado una superficie donde alguna de estas gotitas aterrizó.

La COVID-19 y la gripe comparten muchos signos y síntomas, entre ellos:

Fiebre
Tos
Falta de aire o dificultad para respirar
Cansancio
Dolor de garganta
Catarro o congestión nasal
Dolores musculares
Dolor de cabeza
Náusea o vómito (aunque son más frecuentes en los niños que en los adultos)

Los signos y los síntomas de ambas enfermedades varían desde leves y graves. Debido a que la COVID-19 y la gripe tienen síntomas similares, puede ser difícil diagnosticar cuál afección es con base en los síntomas solamente y, por ello, hay que hacer pruebas para ver de cuál se trata. Además, una persona puede padecer ambas enfermedades al mismo tiempo.

Tanto la COVID-19 como la gripe pueden llevar a complicaciones graves, como pulmonía, síndrome de insuficiencia respiratoria aguda, insuficiencia orgánica, ataque cardíaco, inflamación del corazón o del cerebro, accidente cerebrovascular y muerte.

Muchas personas enfermas de gripe o con síntomas leves de COVID-19 pueden recuperarse en casa, con reposo y líquidos, pero otros enferman gravemente y necesitan ingresar al hospital para ser tratados.

¿Cuál es la diferencia entre COVID-19 y gripe?

La COVID-19 y la gripe tienen varias diferencias, pues ambas son producto de dos virus distintos. El origen de la COVID-19 es un nuevo tipo de coronavirus llamado SARS-CoV-2, a diferencia de la gripe que es producto de los virus de la influenza A y B.

Los síntomas de ambos virus aparecen en épocas distintas y se diferencian en algunas cosas. En la COVID-19, se puede perder el sentido del gusto o del olfato y los síntomas suelen aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición al virus; en la gripe, en cambio, los síntomas generalmente aparecen entre 1 y 4 días después de la exposición al virus. Además, la COVID-19 parece ser más contagiosa y propagarse con mayor rapidez que la gripe y la posibilidad de enfermar gravemente, como sufrir daños pulmonares, también es más frecuente con la COVID-19 que con la gripe. Asimismo, la tasa de mortalidad también parece ser mayor con que con la gripe.

La COVID-19 provoca complicaciones distintas a las de la gripe, como coágulos sanguíneos y síndrome inflamatorio de varios sistemas en los niños. Otra diferencia es que la gripe puede tratarse con fármacos antivirales, mientras que todavía no se aprueba ningún medicamento antiviral para el tratamiento de la COVID-19. Los investigadores están evaluando muchos fármacos y tratamientos contra el coronavirus y han visto que algunos medicamentos reducen su gravedad.

Vea también:

OMS no aprobará vacuna contra el covid-19 que no sea segura

Las personas pueden vacunarse anualmente contra la gripe para reducir el riesgo de padecerla y, en caso de contraerla, la vacuna antigripal también disminuye la gravedad de la enfermedad y el riesgo de sufrir complicaciones graves. Cada año, la vacuna protege contra tres o cuatro virus de la influenza, que se anticipa serán los más frecuentes durante la temporada gripal. La vacuna se administra mediante inyección o espray nasal. La vacuna antigripal no protege contra la COVID-19 y los estudios muestran que vacunarse contra la gripe no hace a la persona más proclive a contraer la COVID-19 ni otras infecciones respiratorias.

Por el momento, no existe ninguna vacuna contra el virus que causa la COVID-19, pese a los esfuerzos de los investigadores por crear vacunas que prevengan esa enfermedad.

¿Cómo puede la COVID-19 afectar la temporada gripal?

La temporada gripal se presenta con el clima frío que llega a cada hemisferio. Existe la posibilidad de que, durante la temporada gripal, los virus que causan la COVID-19 y la gripe se propaguen simultáneamente dentro de una comunidad. En caso de ocurrir, la gente puede enfermar con una o con ambas afecciones al mismo tiempo y solo las pruebas determinarán cuál virus está presente y guiarán a los médicos hacia el tratamiento adecuado. Además, los hospitales podrían llenarse de pacientes si quienes enferman gravemente debido a cualquiera de las dos enfermedades requieren ingresar al hospital al mismo tiempo.

¿Cómo evitar contraer la COVID-19 y la gripe?

Lo bueno es que se puede tomar las mismas medidas para reducir el riesgo de infectarse con los virus que causan la COVID-19, la gripe y otras infecciones respiratorias al cumplir con varias precauciones estándar. De hecho, algunos estudios vieron que, al cumplir ciertas medidas, como mantener la distancia física y ponerse una mascarilla en la cara, se acortó la duración de la temporada gripal y disminuyó la cantidad de gente afectada durante el período 2019-2020.

Las precauciones estándar para reducir el riesgo de COVID-19, gripe y otras infecciones respiratorias incluyen lo siguiente:

Evitar acudir a eventos grandes y reuniones masivas.

Evitar el contacto estrecho (menos de 2 metros o 6 pies) con todas las personas que no viven en la misma casa, en especial cuando el riesgo de enfermar gravemente es alto.

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos o usar un desinfectante de manos con un contenido de 60 por ciento de alcohol como mínimo.

Usar una mascarilla en la cara para salir a espacios públicos, como el supermercado, donde es difícil evitar el contacto estrecho con otras personas.

Cubrir la boca y la nariz con el codo o con un pañuelo desechable para toser y estornudar.

Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Limpiar y desinfectar a diario las superficies que se tocan mucho, como perillas de puertas, interruptores de luz, dispositivos electrónicos y superficies.

Con estas medidas de prevención compartidas por especialistas de Mayo Clinic, podrá ayudar a conservar la salud y reducir el riesgo de enfermar con COVID-19 o gripe.

Lea también: 

Voces de apoyo a la Gobernadora del Valle tras confirmar que tiene cáncer linfático

Fuente de la Noticia

Comentar