Home MundoArte Tres ex directores artísticos de la Bienal de Venecia explican cómo curar (y visitar) mejor la exposición

Tres ex directores artísticos de la Bienal de Venecia explican cómo curar (y visitar) mejor la exposición

por Redacción BL
0 comentario

Massimiliano Gioni

El crítico y curador de arte contemporáneo italiano Massimiliano Gioni, 2019.

Crédito de la imagen: Foto Marco Piraccini/Archivio Marco Piraccini/Mondadori Portfolio

El crítico y curador de arte contemporáneo italiano Massimiliano Gioni fue director artístico de la 55ª edición de la Bienal de Venecia en 2013. El tema se tituló “El Palacio Enciclopédico” y se inspiró en el museo imaginario de Marino Auriti destinado a albergar todo el conocimiento mundano. Destacado por la investigación, Gioni consideró este sueño de conocimiento en relación con el embate de la tecnología digital.

Con ese mismo espíritu, Gioni ha elaborado un libro titulado “Caffè Paradiso”, que es el nombre del restaurante donde cada director de la Bienal pasa interminables horas trabajando en su espectáculo.

El libro recoge entrevistas con todos los directores de la Bienal desde 1993 hasta la actualidad, a excepción de Germano Celant, que falleció en 2020. Curadores destacados como Achille Bonito Oliva, Jean Clair, Harald Szeemann, Okwui Enwezor, Cecilia Alemani, Adriano Pedrosa, están destacados. El libro sondea a los ex directores sobre las ansiedades y aspiraciones inherentes al cargo.

Gioni anima a los visitantes de este año a «caminar y adentrarse en los muchos mundos que se reúnen en Venecia». Y continúa: “En mi libro, Robert Storr cuenta la historia de una cita elegida por Bruce Nauman por su contribución a un libro publicado para la Bienal, y dice, citando a Diógenes, que ‘se resuelve caminando’ o, podríamos decir: «Se aprende caminando». Eso es todo lo que se necesita para prepararse para una Bienal”.

En cuanto a su enfoque a la hora de curar la Bienal, Gioni reflexiona: “En realidad, la hice grande siendo pequeña, incluyendo muchas obras más pequeñas y muy pocas piezas grandes, y las pocas piezas grandes estaban hechas de partes pequeñas. También fue una muestra que mezcló arte contemporáneo con materiales históricos; combinaba artistas “forasteros” (a falta de una mejor descripción) y artistas profesionales, diletantes y aficionados; incluyó préstamos de museos y nuevas producciones; incluía muchas cosas que tal vez no hubieran sido arte en absoluto.

“Era un espectáculo sobre el deseo de saberlo todo. […] Se trata de un sueño imposible que ha animado la Bienal de Venecia desde 1895, cuando Riccardo Selvatico, alcalde de Venecia, tuvo la extraña idea de llevar al mundo entero (con sus innumerables formas de ser contemporáneo) a una ciudad que se hunde, tal vez por miedo a que se hundiera. De lo contrario, se asfixiaría bajo el peso de su pasado”.

Quizás como era de esperar, Gioni espera experimentar: “Todo. La Bienal es para maximalistas y yo estoy obligado a serlo, dado mi nombre. Dejando a un lado la ironía, hay mucho que ver. Tengo curiosidad por el Pabellón de Nigeria, el Pabellón de Italia y el Pabellón del Líbano, la exposición de Pierre Huyghe”, así como “la exposición internacional en sí”. Y añade: “Y nunca te vayas de Venecia sin saludar a Titán y a sus amigos. El último cuadro de Tiziano, su Piedad, se encuentra en la Academia y eso por sí solo es un mundo entero en sí mismo”.

Fuente de la Noticia

También te puede interesar

Noticias de Buenaventura y el mundo

2024 – All Right Reserved. [email protected]