Conecte con nosotros
Un siglo aportando conocimiento y tecnología a la industria lechera Un siglo aportando conocimiento y tecnología a la industria lechera

Tecnología

Un siglo aportando conocimiento y tecnología a la industria lechera

Avatar

Publicado

en

La Escuela Superior de Lechería de Nueva Helvecia forma parte del Programa Agrario de UTU, y actualmente trabaja en coordinación con UTEC brindando formación técnica de calidad para toda la cuenca lechera en el sur del país.

El Ingeniero Agrónomo Juan Fitipaldo ocupa el cargo de director del Programa de Educación para el Agro de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU). En conversación con La Mañana, contó que “el Programa Agrario es un programa que consta de 34 escuelas agrarias, 32 con internado, que maneja siete mil hectáreas de campo, y está repartida por todo el Uruguay, es un programa muy grande”.

La escuela ubicada en la ruta 52, km
123,5, del departamento de Colonia fue la primera escuela, creada en 1932.
Actualmente se dictan tres tipos de cursos, un bachillerato agrario, una
Tecnicatura en Industrias Lácteas, y una Tecnología en Sistemas de Producción
Lechera, este último se hace junto a la UTEC, mientras que los otros son cursos
exclusivamente de UTU.

“En bachillerato agrario hay 77 alumnos, en la industria láctea 36, y en el tecnólogo en producción lechera 23. Los cursos estarán empezando bachillerato el 8 de marzo, y las tecnicaturas el 15 de marzo”, comentó Fitipaldo sobre el comienzo del año lectivo en 2021.

Produciendo conocimiento y algo más

“Tenemos una escuela de primer nivel en
lo relativo a la producción láctea. Tenemos un tambo nuevo, moderno, en el cual
hay un manejo de efluentes con las distintas piletas de decantación, y a su vez
hay un reciclado al campo del efluente de líquido por vía de aspersores”,
aseguró el director del Programa Agrario.

Asimismo, contó que “la escuela maneja
tecnología de punta en la producción del ganado lechero, y a su vez tenemos la
producción en la industria láctea, con un planta de elaboración de quesos, de
yogurt, también de primer nivel, con un manejo del impacto medioambiental de
los efluentes, todo lo que se está imponiendo hoy, y lo que está manejando el
Ministerio de Ambiente”.

La producción de la escuela es variada,
allí se producen quesos de distintos tipos, yogures, dulce de leche, y
actualmente se encuentran en proceso de implementar alguna otra
industrialización.

“La producción es de la escuela de
lechería, y eso se comercializa a nivel de ANEP, no es venta al público, se
hace solo internamente. Abastecemos con quesos a centros de todo el país, la
leche no, porque se elabora, la UTU tiene en cada escuela su pequeño tambo
donde producen la leche para los internados. Hay escuelas en las que se le
vende a Conaprole o a alguna otra industrializadora local”, contó.

La pandemia complicó, pero no frenó

El año pasado, a raíz de la pandemia,
hubo un protocolo de funcionamiento durante todo el año, “se hicieron clases
vía Zoom y después presenciales, que se manejaron con el protocolo de
distanciamiento, y hubo que adecuar los grupos de alumnos en función de lo que
se había determinado en ese caso por el Codicen”.

“Cuando se elaboraron los protocolos de
los internados en las escuelas y sobre todo en Colonia Suiza, era todo en
función a un número de alumnos por habitación, con los distanciamientos, las
clases lo mismo, con el protocolo del metro y medio, etc., que se fue
cumpliendo con el incómodo de la realidad que generaba”, agregó Fitipaldo.

Pero en el caso de la Escuela de
Lechería, la actividad práctica es tan relevante como la teórica. “La UTU es
aprender haciendo, es parte de aula y parte de práctica, van de la mano. Pero
se manejó con el protocolo vigente, y este año se va a iniciar con ese mismo
protocolo, luego se irá viendo en función de la evolución de los acontecimiento
de la pandemia, y de la vacunación, como se irá modificando”.

Fitipaldo recalcó el alto nivel
educativo con el que cuentan en el centro. “El alumno que egresa sale con una
formación muy sólida, y de hecho hay uruguayos exalumnos técnicos lecheros y
tecnólogos trabajando tanto en el exterior, en Brasil, Argentina y Europa, y a
su vez viene gente del exterior a estudiar acá, a hacer nuestras carreras”.

“Es muy bueno estar reconocido a nivel
regional, y es un orgullo que tiene el Programa Agrario y la UTU. En ese
sentido está funcionando muy bien”, se congratuló.

Mirando al futuro con énfasis en los
avances tecnológicos

La Escuela de Lechería está enclavada en
el corazón de la cuenca lechera del sur del país, y se propone crecer
atendiendo a la demanda de los avances tecnológicos. “La idea de nosotros como
programa es mejorar permanentemente el nivel educativo y productivo de la
escuela. Siempre pensando en un futuro más auspicioso y que la actividad
lechera vuelva a tener los niveles de rentabilidad que tenía, que en estos
tiempos se ha perdido un poco a nivel de precios”.

“Estamos desde el programa impulsando
todo lo que sea mantener el nivel educativo, pensando que estos son ciclos que
se van a revertir y va a volver a tener la importancia que tiene la industria
láctea”.

“Apuntamos a ir manejando el mejor nivel tecnológico existente, tanto en la parte industrial como en la parte productiva, y ese es el camino que vamos a iniciar a partir de ahora. Y eso es apostar a mejorar algunas cuestiones en la parte industrial, agregar maquinaria nueva para la elaboración por ejemplo de yogures, o eventualmente la producción de helados, y todo lo que sea mejorar los quesos, que ya son muy buenos y reconocidos”, concluyó Fitipaldo.

TE PUEDE INTERESAR

Fuente de la Noticia

Tendencias

Copyright © 2021 - Buenaventura en Línea - Powered By SodyeGroup SAS