Buenaventura en Linea
Acer Book RS Porsche Design, análisis y opinión | Tecnología

Acer Book RS Porsche Design, análisis y opinión | Tecnología

Tecnología y automovilismo son dos elementos que van de la mano. A lo largo de la historia, la competición de motor ha ido marcando el ritmo tecnológico de los coches de calle y algunos avances que se prueban o ven primero en coches de carreras llegan, posteriormente, a los utilitarios que usamos en el día a día.

Claro está, hay segmentos de lujo o deportivos que tienen materiales, acabados o características que solo se ven en ese tipo de vehículos, y eso mismo es lo que vemos en los dispositivos como móviles o portátiles que llegan con el sello de marcas como Ferrari, Lamborghini o Porsche.

Acabados en piel o fibra de carbono, paquetes de iconos o fondos de pantalla y más ‘velocidad’ gracias a una mayor cantidad de memoria RAM es lo que solemos ver en estas ediciones especiales (como el OnePlus de Lambo o el Huawei Mate de Porsche). Y, precisamente, es lo que tenemos en este portátil de Acer.


Todo lo que necesitas saber para comprar un ultrabook y no morir en el intento: modelos, característica, qué elegir y qué descargar para hacer la mejor compra.

Dicho esto, os contamos nuestra opinión del Acer Book RS Porsche Design en este análisis en el que vemos qué tiene de especial, si eso marca la diferencia y, sobre todo, cómo rinde en el día a día.

Pero antes, os dejamos la tabla de características técnicas del modelo con el i7, que es el que ha pasado por la mesa de análisis.

  Acer Book RS Porsche Design
Dimensiones 318,7 x 209,2 x 15,99 mm
Peso total 1,2 kg
Sistema operativo Windows 10 Pro
Procesador Intel Core i7 1165G7
GPU Nvidia MX350
Memoria RAM 16 GB LPDDR4X
Almacenamiento 1 TB PCIe
Tipo de pantalla Panel IPS de 14″ | 340 nits de brillo | 100% espacio sRGB | Táctil multi-touch
Resolución de pantalla 1.920 x 1.080 píxeles
Conectividad inalámbrica Wi-Fi 6 | Bluetooth 5.1
Conectores de datos A/V HDMI 1.4b | 2 x USB Tipo-A 3.2 Gen 1 | Jack de 3,5 mm | USB Tipo-C 3.2 Gen 2 Thunderbolt 4 | Puerto de carga
Batería 56 Wh | Cargador de 65 W | Carga rápida: 30 minutos dan para cuatro horas de autonomía
Precio 2.199 euros

Análisis del Acer Book RS Porsche Design por apartados:

Compacto y ligero para un chasis deportivo cargado de puertos

Empezamos el análisis del Acer Book RS de Porsche hablando del diseño porque, como en los deportivos, es lo que más llama la atención (junto al rugido del motor, claro). Desde el empaquetado, Acer deja claro que estamos ante un portátil especial, y esa sensación se acrecienta en cuanto lo tenemos entre manos.

Solo pesa 1,2 kg y es relativamente delgado para su clase gracias a los 16 mm de grosor. Ahora bien, lo que realmente llama la atención son los materiales escogidos. Ya hemos visto dispositivos con acabados que simulan la fibra de carbono, pero aquí tenemos una cubierta que es, realmente, fibra de carbono 3K cortada con diamante.

No estoy acostumbrado a hablar de esto, así que he buscado algo de información para contaros que la fibra de carbono 3K es de las mejores que se pueden aplicar a un producto debido a que es flexible, extremadamente ligera, se adhiere de forma muy sencilla a un material y, lo más importante, es muy valorada por la resistencia que presenta.

Sin embargo, es curioso que el tacto no me diga nada siendo un material tan caro. Es agradable, sí, pero si no llego a saber lo que tengo entre manos… no lo habría valorado en absoluto. Y esto es lo más distintivo del dispositivo.

Cuando la tapa está cerrada, tenemos serigrafiado ‘Porsche Design’ en el aluminio superior y, en la parte inferior, tenemos una bisagra que se une a la tapa inferior y que eleva el portátil unos milímetros cuando está abierto para que el aire fresco circule mejor por esa zona y la disipación sea mejor.

Hablando de disipación, tenemos un sistema muy eficiente con la salida de aire para el ventilador en la parte posterior y un cuerpo construido en aluminio que hace de disipador pasivo. Si damos la vuelta al portátil, tenemos dos altavoces y una rendija de aire justo bajo la GPU y CPU para que entre aire fresco.

En el lateral derecho tenemos el USB Tipo-C Thunderbolt 4 con el que podemos cargar el portátil, un USB Tipo-A 3.2, el HDMI y el puerto de carga propietario. En el lateral derecho encontramos el kensington de seguridad, el jack de auriculares y otro USB Tipo-A, también 3.2.

Si abrimos la tapa vemos un teclado con unas buenas dimensiones y un touchpad que no está mal teniendo en cuenta el tamaño del equipo y que cuenta con el lector de huellas integrado en la parte superior izquierda del mismo.

La pantalla también llama la atención debido a sus 14″ y sus reducidos marcos. Más del 90% de dicho frontal es pantalla y Acer no se olvida de la cámara en la parte superior, muy bien integrada teniendo en cuenta el tamaño del marco superior.

Esta pantalla tiene acabado brillante, algo que no me gusta demasiado porque se producen reflejos y está protegida por un cristal Corning Gorilla Glass. Lo cierto es que se agradece porque al ser táctil, cuanta más protección… mejor.

Es, en definitiva, un portátil muy, muy bonito que pasaría por un portátil de gama premium perfectamente sin ese acabado en fibra de carbono y los dos logos de Porsche Design en el que destacamos tanto la disipación somo, sobre todo, la portabilidad.

El panel IPS está muy bien calibrado y los altavoces rugen lo que pueden

La pantalla es un elemento crucial en cualquier dispositivo. Sea un portátil, un móvil, una consola portátil o hasta el panel de nuestro coche, es algo con lo que vamos a interactuar mucho y donde vamos a ver muchísimo contenido.

En este caso, el Acer Book RS no pincha gracias a un muy buen panel IPS de 14″ con formato 16:9, resolución de 1.920 x 1.080 píxeles y refresco de 60 Hz que tiene una muy buena calibración de color de fábrica. Los ángulos de visión son espectaculares y lo mejor es que no nos hemos encontrado ninguna fuga de luz.

Este problema es común en los IPS, sobre todo en los de gama media-baja a partir de cierto tipo de pulgadas, pero nos alegra que no esté presente en este dispositivo, ya que a la hora de ver películas o jugar a algunos videojuegos oscuros, se agradece no tener esos laterales más claros.

No tenemos una herramienta para calibrar el color por software, pero ya os decimos que la que trae de fábrica es muy buena y, además, el panel cubre el 100% del espectro sRGB

El brillo típico es de 340 nits y aunque en una ocasión viajando en tren eché de menos algo más cuando el Sol pega en el panel, sobre todo por ese acabado brillante que refleja la luz, en el día a día en entorno bien iluminado tanto por luz natural como artificial, es un brillo suficiente.

La pantalla, además, es táctil multigestos, por lo que podéis recurrir a este tipo de control en ocasiones para, por ejemplo, hacer scroll en páginas web. Eso sí, no soy muy amigo de los gestos de Windows 10, pero esto es algo subjetivo.

Tanto para trabajar en movilidad como para ver contenido, es un muy buen panel que está complementado por una pareja de altavoces que… bueno, podrían ser mejores.

El volumen máximo no es demasiado alto y aunque no distorsionan al máximo, lo cierto es que le faltan algo de pegada. Es lógico teniendo en cuenta el espacio disponible para los mismos y que prácticamente no tienen caja de resonancia.

Para ver vídeos de YouTube basta, pero si queréis disfrutar de series, música o los videojuegos sencillos que podemos ejecutar, lo mejor es recurrir a auriculares.

La undécima generación de Intel es sólida y potente y Windows 10 va como la seda

El corazón del equipo, el motor, es de Intel en esta ocasión. En 2020 hemos visto portátiles con muy buenos procesadores AMD y, realmente, los Ryzen están aquí para plantar cara a una Intel todopoderosa durante la última década, pero aquí tenemos la undécima generación de Intel Core.

Concretamente el i7-1165G7, un procesador de cuatro núcleos y ocho hilos en los que cada núcleo tiene una frecuencia base de 2,8 GHz y un máximo de 4,7 GHz que alcanza de manera automática cuando la situación lo requiere.

Cuenta con la GPU integrada Intel Iris Xe a 1,3 GHz, pero en este caso vamos a tirar de la GPU discreta, la Nvidia MX350 con 2 GB de memoria GDDR5. En cuanto a la RAM, tenemos 16 GB LPDDR4X de bajo consumo y entendemos la decisión, aunque me habría gustado ver una memoria DDR4.

En los test sintéticos habituales, el rendimiento ha sido excelente:

  Acer Book RS Porsche Design Lenovo Creeator 5 MateBook 14 (2020) AMD Huawei MateBook X Pro 2020 LG Gram 17 Asus ZenBook 13 (UX333F) Acer Swift 5
Procesador | RAM Intel Core i7-115G7 | 16 GB Intel Core i7-10750H | 16 GB AMD Ryzen 5 4600H | 16 GB Intel Core i7-10510U | 16 GB Intel Core i7-8565U | 8 GB Intel Core i5-8265U | 8 GB Intel Core i5-8265U | 8 GB
Geekbench 4 CPU (Single) 6.546 puntos 5.670 puntos 5.244 puntos 4.812 puntos 4.843 puntos 4.314 puntos 4.115 puntos
Geekbench 4 CPU (Multi) 22.354 puntos 25.323 puntos 17.553 puntos 14.961 puntos 12.304 puntos 12.648 puntos 12.217 puntos
Geekbench 5 CPU (Single) 1.451 puntos 1.267 puntos
Geekbench 5 CPU (Multi) 5.714 puntos 6.425 puntos
PC Mark 10 4.952 puntos 4.836 puntos
Cinebench R15 CPU 527 puntos 1.261 puntos 1.123 puntos 446 puntos 544 puntos 482 puntos 446 puntos
Cinebench R15 OpenGL 91,86 fps (MX 350) 143,95 fps (GTX 1650) 58,44 fps 76,53 fps 43,85 fps 49.47 fps 44,24 fps
Cinebench R20 1.959 puntos 2.944 puntos

Los procesadores de Intel, sin ser tan eficientes en relación potencia por W como los actuales de AMD, son espectaculares en estas últimas generaciones gracias a una potencia total realmente sorprendente tanto en solitario (cada núcleo) como en conjunto.

El uso que hemos estado haciendo del Acer Book RS Porsche Design ha sido el típico que hago con mi MacBook Pro de 15″ de 2017: trabajar en el día a día en la web, gestionar correo/redes sociales, ver mucho vídeo de YouTube en alta definición y editar tanto foto como vídeo sin sufrir calentamiento en el chasis gracias tanto a la doble salida de aire caliente como al chasis de aluminio (que funciona como disipador) y a los dos tubos de cobre conectados al procesador y GPU.

En vídeo, debido a que la MX 350 no da para mucho, he tenido que editar a 1.080p en lugar de a 4K porque el tiempo de exportación se disparaba en UHD, pero he podido editar foto y realizar el resto de mis tareas diarias sin problema y de forma muy cómoda tanto por la GPU/CPU como por el SSD.

Tenemos un SSD de 1 TB que se queda en poco más de 800 GB y que está conectado a la placa mediante el puerto PCIe. Nos ha dado una gran velocidad de lectura, por lo que las aplicaciones abrían prácticamente al instante, pero lo mejor es que la escritura también ha sido muy consistente, facilitando la exportación rápida de datos pesados (como lotes de fotografías RAW ya procesadas).


Buscar un portátil para trabajar no es tarea sencilla. Además del disco duro o el procesador hay que fijarse en otros tantos componentes de vital importancia. Te contamos qué debes tomar en cuenta.

Os dejamos la velocidad del SSD y la comparamos con otros portátiles analizados recientemente:

CrystalDiskMark Acer Book RS Porsche Design Lenovo Creator 5 MateBook X Pro 2020 Asus Zephyrus G14 HP Elite Dragonfly
Lectura secuencial 2.394,47 MB/s 2.210 MB/s 3.520 MB/s 1.876 MB/s 2.091 MB/s
Escritura secuencial 1.982,19 MB/s 1.077 MB/s 2.904 MB/s 1.079 MB/s 567,29 MB/s

Respecto al software, realmente no hay mucho que decir. Tenemos Windows 10 Pro y es un sistema que, poco a poco, Microsoft ha puesto a punto para convertirlo en un sistema muy fiable, ágil y rapidísimo.

Con un buen SSD, como es el caso, el sistema rinde de maravilla y no nos hemos encontrado ningún tipo de problema en las semanas que estuvimos con él. Contamos con el Software Care Center que sigue la tendencia del software de cada fabricante: ha ido mejorando con el paso de los años y es útil en ciertas ocasiones.

Nos proporciona los datos completos del equipo por si tenemos que echar mano de la garantía, tiene una herramienta de copia de seguridad y gestión del SSD, otra herramienta que proporciona datos de rendimiento y estado de los componentes del equipo y un actualizador.

Sin embargo, también tenemos software preinstalado, y en esta ocasión no se trata de personalización de Porsche (que se limita a un fondo de pantalla y nada más) sino a juegos que no vamos a probar nunca y a apps promocionales como Booking, Dropbox y anuncios sobre Pinterest o apps de Adobe. Afortunadamente, las podéis desinstalar sin problema.

Y respecto al desbloqueo, el lector de huellas funciona a la perfección, aunque me habría gustado que estuviera integrado en el botón de encendido. Esto es algo que Huawei y Honor hacen muy bien porque cuando pulsas el botón de encendido, el portátil registra la huella y automáticamente accedes a la sesión de Windows.

Teclado cómodo para escribir muchas horas al día y un touchpad preciso

Y si la pantalla es fundamental en un portátil, en uno enfocado a la productividad, el teclado y el touchpad también son partes esenciales. Vamos a pasar muchas horas escribiendo y controlando el ratón y cuando más cómodo sea, mejor tanto para la experiencia… como para nuestros dedos.

En el modelo analizado no teníamos el teclado español ni el formato ISO, lo que quiere decir que algunos símbolos están cambiados, que no tenemos una tecla pintada como eñe (aunque no es un problema porque la tecla ‘:’ funciona como nuestra eñe en Windows 10) y la tecla intro es de formato de una sola fila.

En cuanto os acostumbréis a esto, estaréis de lo más a gusto escribiendo porque tanto el recorrido de las teclas como su tacto y sonido es de lo más agradable. El teclado está retroiluminado en color blanco.

Respecto al touchpad, cada vez los fabricantes Windows van dando más en la tecla. La experiencia no llega a ser tan excelente como la de los MacBook, pero los gestos funcionan bien, es preciso y no me ha dado dobles pulsaciones en las semanas que estuve probando el equipo.

Motor eléctrico suficiente para una jornada de trabajo, aunque no consigue la pole

Hay varios aspectos que influyen en la autonomía de un equipo y, evidentemente, la pantalla y el procesador son dos de los más importantes porque son los que más van a consumir. AMD con sus Ryzen nos ha enseñado las bondades de los procesadores de 7 nanómetros y, claro, cuando tenemos un procesador Intel, vemos que el consumo… sube.

El i7-1165G7 está construido en una litografía de 10 nanómetros SuperFin, que no es más que una manera para seguir estirando el proceso de construcción 3D de sus chips, ya que parece complicado que bajen a los 7 o 5 nanómetros a corto plazo.

El consumo de esta unidad es de 28 W y Acer ha montado la memoria LPDDR4X para que el consumo total sea lo más bajo posible. Eso sí, no hay que olvidar que, al lado del Intel está la GPU discreta de Nvidia, que también consume su parte.

La batería cuenta con 56 Wh y en nuestras pruebas (Slack, navegación web, ofimática Spotify, ratón Bluetooth y brillo al 50%) hemos tenido unas siete horas de autonomía en el perfil de rendimiento


Las baterías de litio son uno de los elementos más importantes para numerosos dispositivos. Ahora, la industria se enfrenta a un problema, el del reciclaje de las baterías de los vehículos eléctricos.

Si bajamos al perfil del modo ahorro, estiramos hasta las ocho horas y veinte y el rendimiento, realmente, no se resiente demasiado en tareas del día a día.

No es una autonomía fuera de serie en su segmento, pero al menos nos da para una jornada lejos del enchufe. 

Sobre la carga, tenemos dos cargadores en uno. Por un lado el de ‘viaje’, un cargador de 65 W por USB Tipo-C. Por otro, el cargador propietario. Está bien que Acer incluya los dos en la caja y tenemos una carga completa en unas dos horas con una carga rápida que nos ofrece un 25% de la batería en 30 minutos de carga.

Aunque la autonomía no sea fuera de serie, lo cierto es que me gusta el detalle de incluir las dos opciones de carga en el paquete. Bien, Acer, en este sentido.

Opinión del Acer Book RS Porsche Design: muy buen portátil en el que priman los materiales premium

Es complicado valorar un producto como el Acer Book RS Porcshe Design. Si atendemos solo a los componentes, nos encontramos un portátil muy equilibrado que nos ha permitido trabajar a la perfección, así como disfrutar de algunas partidas a juegos no muy exigentes gracias a su MX350.

El teclado es muy cómodo, cuenta con lo último en conectividad gracias a Bluetooth 5.1 y al Wi-Fi 6 y la verdad es que la experiencia visual es excelente gracias a un panel IPS muy bien calibrado. En cuanto consigues ubicar bien el ángulo de la pantalla para que no haya reflejos, la experiencia es muy, muy buena trabajando y viendo contenido.

Intel no consigue bajar de los 10 nanómetros, pero sus procesadores siguen demostrando un gran rendimiento tanto en solitario como en conjunto gracias a su tecnología que adapta la frecuencia de manera precisa y automática dependiendo de lo que estemos exigiendo al equipo y lo cierto es que el SSD de este Acer Book RS está a la altura del apellido ‘Porsche’ en lo que a velocidad se refiere.

La disipación de calor es correcta y los acabados son muy premium, pero claro, sabemos que estamos pagando de más por ese logo de Porsche Design y la tapa de fibra de carbono ‘de verdad’. Nos habría gustado que, para completar esa experiencia premium, la batería fuera algo mayor (aunque eso podría comprometer tanto el grosor como el peso) y, sobre todo, que la pantalla subiera hasta los 120 Hz de refresco.

Es un producto muy, muy premium, además de caro, y no es para todo tipo de usuarios, pero si apuestas por él, no te decepcionará. 


El Acer Book RS Porsche Design es el nuevo portátil premium de Acer con acabados de lujo como la fibra de carbono 3K y el aluminio cortado por diamante.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: