Conecte con nosotros
Un inesperado balotaje en Perú: ¿podrá Pedro Castillo ganar a Keiko Fujimori en la segunda vuelta? Un inesperado balotaje en Perú: ¿podrá Pedro Castillo ganar a Keiko Fujimori en la segunda vuelta?

Mundo

“No se meta en mi país”: Keiko Fujimori arremete contra Evo Morales por su afinidad con las propuestas de Pedro Castillo en Perú

Avatar

Publicado

en

Publicado:

La candidata de derecha dijo que los peruanos no aceptarán la supuesta ideología “comunista” del exmandatario boliviano.

La candidata presidencial de la derecha peruana Keiko Fujimori atacó este martes al exmandatario de Bolivia Evo Morales, quien había expresado su simpatía por Pedro Castillo, el principal contrincante de la aspirante de Fuerza Popular para en balotaje de Perú.

“No se meta en el Perú”, dijo Fujimori, quien además aseguró que el objetivo del expresidente boliviano era imponer “su ideología” e instaurar el “comunismo”, un discurso repetido a calco por la derecha regional para tratar de deslegitimar a la izquierda mediante la estrategia del miedo. La maniobra no es nueva e incluye la vinculación obsesiva con Venezuela, el abuso de lugares comunes y la constante evocación de los ‘fantasmas’ del macartismo.

Horas antes, Morales había declarado en la red social Twitter su “respeto y admiración” por Castillo, quien se impuso como el candidato más votado el pasado 11 de abril con 18,97 % de los sufragios válidos, seguido por Fujimori con 13,39 %, según el escrutinio de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Castillo “tiene un programa similar al nuestro: revolución democrática y cultural pacífica, defendiendo recursos naturales e impulsando una asamblea constituyente, en beneficio del pueblo para que haya justicia social”, destacó Morales en su publicación.

Tras esas palabras de Morales, Fujimori respondió: “Nosotros los peruanos no vamos aceptar su ideología; al socialismo del siglo XXI le decimos ‘fuera’, al comunismo le decimos ‘fuera’, le decimos ‘fuera’ a [el presidente de Venezuela, Nicolás] Maduro, le decimos ‘fuera’ a el expresidente de Brasil Luiz Inácio] Lula [da Silva]”.

La contienda electoral que definirá en segunda vuelta al próximo presidente de Perú el próximo 6 de junio genera plena atención de los líderes políticos de la región, debido a que se enfrentarán dos modelos opuestos

Por un lado, la candidata de Fuerza Popular Keiko Fujimori, defensora del liberalismo económico, representará al partido de derecha Fuerza Popular. Por el otro, Pedro Castillo, un líder sindical y rural de izquierdas que sorprendió al salir primero en los comicios generales, plantea la necesidad de llevar a cabo una reforma económica con mayor intervención del Estado, así como nacionalizar empresas de sectores claves para la soberanía económica del país.

Una campaña expectante

Para el abogado y politólogo peruano Luis A. Hallazi, el próximo mes y medio tendrá a Perú “en una posición políticamente expectante“, porque la derecha apostará fuerte a “sembrar el miedo” para impedir que gane la opción de izquierdas, en este caso representada por Castillo.

Hallazi augura que Castillo tiene que atravesar un camino “muy difícil” si aspira superar a Fujimori. “Va a ser una batalla muy dura y también atractiva, porque ahora sí existe la posibilidad de un debate de fondo sobre la persistencia del modelo neoliberal o la reconstrucción de un tejido social, que está en situación crítica desde el punto de vista institucional”, vaticinó el analista.

La campaña para la segunda vuelta también se prevé agresiva porque, además, está en juego el proceso judicial que se le sigue a Keiko Fujimori. A la candidata de Fuerza Popular, hija del expresidente Alberto Fujimori —en la cárcel, por crímenes de lesa humanidad—, se le acusa de haber recibido tres millones de dólares por parte de la compañía constructora Odebrecht para sus campañas electorales de 2011 y 2016.

Hasta el año pasado, Keiko Fujimori estuvo en prisión preventiva y tiene un proceso abierto por los presuntos delitos de lavado de activos, organización criminal y obstrucción de la Justicia. Si gana las elecciones, el proceso judicial quedaría en suspenso hasta 2026.

Nazareth Balbás



Fuente de la Noticia

Tendencias

%d bloggers like this: