in

10.000 firmas exigieron el accionar de la Supersalud sobre el hospital 

POR: NINOSKA REYES URDANETA 

La intervención del Hospital Rosario Pumarejo de López, era una decisión esperada por el gremio de la salud, organizaciones civiles, políticos, comunidades e incluso por autoridades de gobierno de la localidad. Era la última carta para jugar, muchas fueron las advertencias y los intentos, pero finalmente el objetivo es salvar el centro de salud que desde el 14 de enero quedó a manos de la Superintendencia de Salud.

Fueron 72 hallazgos financieros, asistenciales y administrativos, además del incumplimiento en el Plan de Mejora acordado el año pasado, los argumentos de la Supersalud para tomar posesión del hospital durante un año, tiempo en el cual se buscarán alternativas para principalmente cumplir con el personal de la salud que por años ha esperada la dignificación de su trabajo.

Pero además se busca ganar la confianza de la comunidad hacia este hospital de referencia en la región, que necesita igualmente el apoyo de las aseguradoras que han emigrado en su mayoría al sector privado.

La medida fue ejecutada por el mismo superintendente de Salud, Fabio Aristizábal Ángel, quien ha manifestado que el nuevo agente interventor, Duver Vargas Rojas, presentará en 30 días un plan de acción que encaminará el futuro del hospital Rosario Pumarejo de López.

LAS FIRMAS DECIDIERON 

 

Pero ¿Cuál fue la gota que derramó el vaso para finalmente tomar la decisión?

Julio Julio Peralta, médico que hasta el año pasado lideró las luchas en defensa de los derechos de los trabajadores y la misma comunidad, manifestó que aunque es un poco tarde, es acertada porque el hospital Rosario Pumarejo de López se encuentra sumergido en una profunda crisis, postrado bajo la administración de quienes lo han conducido al colapso y a la debacle. “De quienes con su actuar politiquero han saqueado todas sus arcas y yo el hospital está conectado a un ventilador y en cuidados intensivos”.

Recordó que en el mes de julio de 2021 fue radicado un derecho de petición ante la Supersalud, legitimado por más de 10.000 firmas exigiendo la intervención forzosa administrativa y seis meses después se da. “Consideramos que la decisión es acertada, retornarán los pacientes del régimen subsidiado al hospital y bajo esta administración se le dará un manejo transparente a las finanzas, de tal forma que en un tiempo más temprano que tarde, logremos todos en el Cesar y su área de influencia, ver renacer al hospital Rosario Pumarejo de López”.

De igual manera, anunció que será conformado un comité de veeduría ciudadana que permita hacerle seguimiento a todas las actuaciones que se tomen al interior del centro asistencial.

“Hago un reconocimiento público a todos los trabajadores del hospital, esos que se pusieron la camiseta y se la siguen poniendo en defensa de la institución. A quienes a sol y a sombra recorrieron las calles de Valledupar, recolectando las más de 10.000 firmas radicadas ante la Supersalud para exigir la intervención. Contribuyeron a arrancarle de las garras el hospital a quienes lo llevaron al fracaso financiero”, afirmó.

HOSPITAL

HABLAN OTROS SECTORES 

Claudia Margarita Zuleta, diputada de la Asamblea Departamental del Cesar, y quien el año pasado lideró las sesiones de control político al hospital Rosario Pumarejo de López, dijo que la intervención es la decisión que el Cesar esperaba.

“Celebro la decisión de la Supersalud, es la única y más viable salida para salvarlo. Estaremos acompañando de cerca el proceso y haciendo el mismo ejercicio de control fiscalizador, para procurar que las medidas adoptadas por el agente interventor, sean adecuadas, pertinentes y oportunas.

Asimismo, la diputada Petra Romero, agregó que este nuevo paso a favor del hospital, no debe ser un cambio de gerencia solamente, son necesarios los resultados y la reivindicación con sus trabajadores, usuarios y la salud pública del Cesar.

Por su parte, el representante a la Cámara, Christian José Moreno Villamizar, reiteró que en diferentes escenarios cómo mesas de trabajo y audiencias públicas se había advertido de la difícil situación financiera del centro hospitalario por causa de la corrupción propiciada por el ente territorial.

Los indicadores suministrados por la Superintendencia de Salud dan cuenta del saldo en rojo que arrastra el Rosario Pumarejo de López: pérdidas cercanas a los 60.000 millones de pesos, déficit presupuestal de 36.135 millones de pesos y una cartera de 104.357 millones de pesos a corte de junio de 2021. Todo esto conduce al hospital a un estado de insolvencia crítica.

Corresponde ahora que el Interventor designado Duver Vargas Rojas tome las medidas adecuadas para encaminar por el rumbo correcto al principal centro de atención en salud pública del Cesar y cerrarle el paso a la corrupción, afirmó el Representante.



Post Views:
29

Redacción
Author: Redacción

Written by Redacción

Cae supuesto articulador de homicidios y actividades de narcotráfico del ‘Clan del Golfo’ en el oriente del país

Cae supuesto articulador de homicidios y actividades de narcotráfico del ‘Clan del Golfo’ en el oriente del país

La función Walkie Talkie de Microsoft Teams ya está disponible para todos los usuarios

Todo el mundo quiere ser Wordle